Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 29 de mayo de 2022

Escritorio

Partido Socialista por eje DC-PS: “Se está levantando un fantasma que ya no existe”

Algunos militantes sostienen que la redefinición en la política de alianzas de la colectividad se viene gestando desde las elecciones presidenciales de 2017. Mientras algunos consideraron anticipado ponerle una lápida a la relación con su aliado histórico.

Natalia Palma

  Viernes 24 de diciembre 2021 15:34 hrs. 
ps_0

Varias son las señales que han sonado por estos días sobre la posibilidad de incorporar al Partido Socialista al futuro gobierno de Gabriel Boric, idea que tomó fuerza después de que el propio presidente electo se reuniera con partidos de Apruebo Dignidad y se barajara la opción de ampliar los acercamientos con la centroizquierda.

Sin embargo, la reunión sostenida el jueves entre el senador y timonel del PS, Álvaro Elizalde, con el diputado por Magallanes en la denominada “Moneda Chica” podría ser el primer paso para formalizar el vínculo.

Según consignó La Tercera, fuentes del Frente Amplio señalaron que Boric, previo al encuentro con Elizalde, les habría transmitido que haría una invitación a los socialistas para que se sumaran de forma activa a su próxima administración.

Entre las fórmulas planteadas por el Presidente electo está, por ejemplo, la posibilidad de que el PS junto a otras fuerzas de la centroizquierda se sumen a equipos ministeriales sin la necesidad de que esto implique una apertura de la coalición gobernante.

Con todo, en un punto de prensa el senador Álvaro Elizalde abordó este encuentro e insistió en que no serán un partido de oposición y que están comprometidos a avanzar en el programa de transformaciones propuesto por Boric.

Sin embargo, esta disponibilidad se contrapone con la de su aliado histórico, la Democracia Cristiana que, si bien decidió apoyar a Gabriel Boric en segunda vuelta, se declaró en oposición al futuro gobierno. Este hecho ha llevado a ciertos sectores cuestionarse el fin del eje DC-PS.

Al respecto, el diputado de la colectividad, Leonardo Soto, sostuvo que “la manera en que se va a plantear esta colaboración, es decir, si va a ser incluyendo dentro al Partido Socialista dentro de la coalición de gobierno, fuera de ella o con incrustación de algunas figuras históricas en los gabinetes o en los cuadros técnicos nacionales o regionales, es una definición que va a tener que hacer el Presidente de la República. Nosotros nos ponemos al servicio de su gestión presidencial”.

En cuanto a su relación con la DC, el legislador dijo que “no creo que esa alianza partidaria exista ya. Si usted mira en la elección de 2017, la Democracia Cristiana fue con candidata propia a la presidencial con Carolina Goic  y fue con una lista parlamentaria propia. El Partido Socialista tuvo un camino distinto. Creo que se está levantando un fantasma que ya no existe. El PS está redefiniendo su política de alianzas partidarias hace mucho rato y hoy día ha tomado la iniciativa de coordinarse con las fuerzas progresistas que tienen representación parlamentaria, como el PPD, el Partido Radical, el Partido Liberal, Nuevo Trato, que también formaron parte del Frente Amplio”.

Mientras, el expresidente del PS y actual militante de Comunes, Gonzalo Martner, expresó “seamos claros. La candidata de la exConcertación, Yasna Provoste, sacó el 10% de los votos. Entonces, no sé de qué Concertación podemos estar hablando. Aquí quien ganó la segunda vuelta fue Gabriel Boric” y añadió que lo esencial en estos momentos es que Apruebo Dignidad logre consensos en el Congreso.

En esa línea, detalló que “Apruebo Dignidad no tiene mayoría parlamentaria y qué mejor que buscar acuerdos con aquellos con los que firmó un apoyo mutuo en segunda vuelta. Creo que no hay que complicarse más la vida. Aquí ya hay un acuerdo programático. Si el Partido Demócrata Cristiano decide no participar en el gobierno y oponerse al programa que firmó eso ya es su problema. Entonces, me parece que lo lógico es que él (Gabriel Boric) esté haciendo consultas para ver de qué manera se produce un acuerdo parlamentario y eventualmente si los invita o no a participar del gobierno”.

El diputado Jaime Naranjo matizó respecto de estas últimas posturas y consideró que “claramente cada partido va a ser independiente de qué decisiones tomar. De acuerdo al curso de los acontecimientos, porque la Democracia Cristiana se ha definido como un partido de oposición al gobierno, nosotros no hemos tomado esa decisión ni ahora, ni creo que la vamos a tomar mañana, y probablemente aquello nos pueda diferenciar e incluso alejar de los puntos de encuentro que tuvimos durante tantos años. Pero la política es muy dinámica, entonces es anticipar de manera poco concluyente que podamos separarnos definitivamente”.

En tanto, sobre una incorporación propiamente tal del Partido Socialista a la coalición de gobierno, el legislador sostuvo que “esas son palabras mayores y eso requeriría de un debate interno para poder tomar una decisión. El problema que tenemos dentro del PS es que si bien tenemos una directiva que está en ejercicio, en marzo tenemos elecciones. Entonces, me parece que sería precipitado que el partido tomara la decisión cuando vienen nuevas dirigencias y nuevas estructuras internas que podrían tener, no una opinión discrepante, pero algún tipo de matiz. Por tanto, creo que lo ideal es que el PS termine sus procesos electorales”.