Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Trump entrega su respaldo a Viktor Órban, el ultranacionalista que va a la reelección en Hungría

Dime con quien andas dice la expresión popular que aplica largamente en el caso del apoyo irrestricto entregado por el ex presidente estadounidense Donald Trump al primer ministro húngaro de cara a las elecciones de abril próximo. En un comunicado, Trump afirmó que el dirigente magiar cuenta con su "total apoyo y aprobación" para los comicios que tendrán lugar en abril.

Luis Hernán Schwaner

  Miércoles 5 de enero 2022 12:34 hrs. 
Viktor Orban

Trump considera que el dirigente magiar ha hecho un trabajo “maravilloso protegiendo a Hungría, deteniendo la inmigración ilegal, creando empleos, comercio, y se le debe permitir que continúe haciéndolo en las próximas elecciones. Es un líder fuerte y respetado por todos”, señaló.

Es posible que esas mismas fueran esas las razones por las cuales el ex presidente republicano recibió a Órban en la Casa Blanca en 2019, en una reunión que resultó  especialmente significativa para el Premier debido a la relación complicada que mantiene con la Unión Europea, además de recibir el desaire tanto del actual presidente estadounidense Joe Biden, como del predecesor de Trump, Barack Obama, ambos demócratas.

Algunos altos cargos del gobierno de Trump afirmaron entonces que el objetivo era mantener en el redil occidental a un líder que parecía tantear el terreno con Rusia y el entonces secretario de Estado Mike Pompeo insistió en reunirse con activistas opuestos a Órban durante una visita a la bella Budapest.

Órban ha sido elogiado tanto por el ala “trumpista” del Partido Republicano, como por líderes europeos de extrema derecha como Marine Le Pen en Francia, en especial por su negativa a aceptar refugiados. Ahora, el dirigente húngaro espera recabar apoyo electoral a su oposición a los derechos LGBTQ+, prohibiendo la “promoción y exhibición” de la homosexualidad, y con un referéndum sobre una ley que afecta a esta comunidad, el que se efectuará en conjunto los comicios parlamentarios de abril.

Así, el gobierno espera que sea la ciudadanía la que, a través del plebiscito, se pronuncie definitivamente sobre su iniciativa legal que limita que se toque o discuta en las escuelas cuestiones como la homosexualidad o temas referidos a cuestiones transgénero, señaló hace pocos días Gergely Gulyas, jefe de gabinete de Órban.

Lo cierto es que cuando éste último anunció el referéndum planeado por su gobierno y aprobado por el Parlamento, inmediatamente se supo que con esa medida se  intensificaba su contienda cultural con la Unión Europea.

De hecho, recordemos que a mediados de 2021 la Comisión Europea -el Ejecutivo de la Unión- inició acciones legales debido a tales medidas contra Polonia y Hungría, las que han incluido las comentadas enmiendas a las leyes de educación y protección infantil. El fallo desfavorable del Tribunal de Justicia Europeo (TJUE) a la reforma judicial polaca y a la decisión de Hungría de ir en contra de los derechos fundamentales de la comunidad LGTB+ sólo lograron que Varsovia y Budapest se reafirmaran en sus convicciones. Y es aquí donde Bruselas podría ahora cerrar la llave al millonario financiamiento, al menos mientras Budapest mantenga las restricciones.

La Comisión Europea, en un informe reciente, enumeró las serias preocupaciones que le asisten acerca del Estado de Derecho existente en Polonia y Hungría, algo que claramente podría ayudar a decidir si recibirán o se retrasarán los miles de millones de euros de fondos de la UE que ambos países necesitan con urgencia para recuperarse de la pandemia de coronavirus.

Viktor Órban, quien ocupa el cargo de Primer Ministro desde 2010 gracias a sucesivas reelecciones, algunas de las cuales fueron incluso denunciadas como fraudulentas por sus opositores, se enfrentará en las urnas a varios contendientes, el principal de los cuales es Peter Marki-Zay, un conservador católico tradicional, quien ha prometido que si es elegido eliminará en el más corto plazo posible las que califica como “leyes homofóbicas”.