Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Fernando Araneda, dirigente de Sidarte: “Necesitamos que la gente sienta el interés de salir a recuperar la vida cultural”

Cada 11 de mayo se conmemora un nuevo Día del Teatro. En ese contexto, el secretario general del Sindicato de Actores y Actrices sostuvo que el sector apenas se ha recuperado de la crisis vivida durante los primeros meses de la pandemia.

Abril Becerra

  Martes 10 de mayo 2022 19:42 hrs. 
WhatsApp Image 2022-05-10 at 11.44.17

Si la crisis sanitaria marcó un antes y un después en el quehacer cultural, la reapertura de los espacios artísticos también ha generado un enorme desafío en el sector. Ya no se trata, por ejemplo, de explorar herramientas tecnológicas para mantener activas las carteleras. Ahora, en cambio, las dificultades tienen que ver con el poder generar un ambiente de confianza para que las y los espectadores vuelvan a retomar los hábitos culturales y el público regrese a las salas. 

Ese es un diagnóstico clave. Fernando Aravena, secretario general del Sindicato de Actores y Actrices de Chile (Sidarte), señala que, pese a que el Gobierno impulsó los aforos completos para los espacios culturales, en la práctica, ha sido muy difícil retomar el ritmo de los días previos a la pandemia. 

Por ello, sostiene que, en el marco de la celebración del Día del Teatro, que se conmemora cada 11 de mayo, tomando como referencia la fecha de nacimiento del director teatral Andrés Pérez Araya, Sidarte realizará un extenso programa, que combina distintas disciplinas y que apuesta por recuperar el espacio público. 

Las actividades serán gratuitas e iniciarán a las 15:00 horas con un Teatro Lambe Lambe abierto a la comunidad. Posteriormente, a las 15:45 horas, se presentará el músico Chinoy y luego será el turno del Colectivo Experimental de Músicas de Violeta Parra. El festejo incluirá un homenaje al actor Mario Lorca y finalizará, pasadas las 20:00 horas, con la obra El inicio de la compañía Su Versión. 

“Este año, en la Región Metropolitana, se va a homenajear a Mario Lorca, un tremendo del teatro chileno. Creo que se viene un tiempo en donde queremos recuperar la memoria de nuestro teatro y relevar a todos aquellos que han sido invisibilizados o que no han logrado ser reconocidos”, dice Araneda respecto de estas actividades. 

“Este reencuentro con nuestros viejos, viejas, es fundamental para nosotros. También lo es la recuperación del espacio público. Por eso el acto central de Sidarte va a ser en el frontis del teatro en Ernesto Pinto Lagarrigue 131 y con una programación cultural variada, con obras de teatro, con música, con danza y abierto a la comunidad para interactuar con ella y todos quienes quieran acompañarnos”, añade. 

WhatsApp Image 2022-05-10 at 13.10.40

Durante los primeros meses de la pandemia, las y los trabajadores de la cultura vivieron un periodo sumamente complejo. ¿Cómo se han ido sobreponiendo a esa crisis inicial? ¿Ha servido el poder contar con aforos completos en las salas?   

En primer lugar, es difícil llevar gente al teatro. La taquilla, la venta de tickets es un porcentaje muy pequeño en torno al valor de las obras de arte escénico. Como son equipos de personas que trabajan durante meses, son muchos recursos. Entonces, la taquilla en general no sostiene. Evidentemente, nos beneficia un montón el retomar el aforo del 100 por ciento, porque nos da la posibilidad de llenar una sala y también va generando una sensación de seguridad en las personas. Pero, de algún modo, pensamos que el arte y las manifestaciones culturales tuvieron un tratamiento tardío. Volvieron los estadios, los restaurantes, pero no volvían ni los teatros ni las salas de cine. Después, salieron estudios que demostraban, científicamente, que eran los lugares con el menor riesgo para la población, pero fuimos los últimos en retomar el aforo del 100 por ciento. Entonces, más que pensar en volver a llenar las salas, tenemos que retomar un hábito que ya era difícil y que, después de la pandemia, se vio muy mermado. Hay una sensación en la gente de recién estar volviendo y muchos no van porque no se sienten seguros, porque el lugar va a estar lleno. Entonces, necesitamos que la gente se sienta segura nuevamente y sienta el interés de salir a recuperar la vida cultural y la entretención a través de manifestaciones de este tipo.

¿Cómo se ha vivido este proceso en las regiones?

El aforo del 100 por ciento está orientado, principalmente, al circuito que tiene el centro del país. Es decir, Santiago tiene una red de salas independientes de teatro con mucha programación y, varias de ellas, logran sostenerse a través de la venta de tickets. En regiones eso no existen. En regiones, en general, son los festivales o las corporaciones o las fundaciones las que compran programación, pero no hay una sala de teatro con una programación disponible para que uno vaya y compre su entrada. En ese sentido, estamos en un escalafón más abajo de lo que se vive en el centro, en donde, si bien la competencia es mayor, la posibilidad de acceder a este tipo de espacios también es mayor. Claramente las regiones tienen una brecha gigante con el centro del país.

Ahora, ¿cómo ha sido la relación del Sindicato con la nueva administración del Ministerio de las Culturas?  

Lo vemos con mucha esperanza. Nunca fuimos recibidos por la ministra anterior, nunca pudimos cruzar palabras con ella, solamente con el subsecretario. En cambio, en esta administración, creo que hay dos cosas que son claves: la primera es que han incluido a agentes que tienen experiencia y formación en nuestro campo. O sea, hace unos años, por ejemplo, en Magallanes, el seremi de cultura del gobierno anterior había sido dentista y no tenía ningún tipo de conexión con nuestro mundo, por lo tanto, era súper difícil interlocutar. Ahora eso no ha pasado. Estamos gratamente sorprendidos de los nombramientos (…). Lo segundo es que, inmediatamente instalado, fuimos recibidos por la Ministra y pudimos expresarle, de manera directa, cuáles eran nuestras principales necesidades, porque tampoco pretendíamos darle un diagnóstico que ella conoce bien. Partir de ahí es muy importante. Pudimos hablar más en profundidad detalles que nosotros consideramos relevantes y, cuando sucedió el tema de los derechos de autor, inmediatamente acusó recibo del llamado a dialogar con los gremios y las organizaciones. Nos recibió para conversar y aclarar las cosas con un afán constructivo. Eso es inédito. Parte de nuestro malestar con la administración anterior era el #notenemsoministra, porque no la veíamos, no estaba en ningún lugar. Ahora hay una apertura a conversar y eso lo valoramos enormemente.

Un tema que fue heredado de la administración anterior tiene que ver con el Bono Patricio Manns que iba dirigido a las y los trabajadores del sector. ¿Cómo han avanzado con las actuales autoridades en ese tema? 

Nosotros fuimos parte de la mesa de trabajo que negoció este bono el año pasado en conjunto con muchas otras organizaciones de las artes y las culturas. Lo recibimos con bastante alegría, porque son recursos que estaban asignados en plena pandemia, el año pasado, pero el Gobierno anterior no tuvo la altura para poder implementar un recurso que estaba asignado para el mundo de las culturas, comprendiendo las dificultades particulares que estaba viviendo nuestro sector. Ahora ya está en marcha la focalización del bono. Ya estamos en el proceso de postulación de quienes quieran acceder a él. Hemos sido parte de la difusión de estos mecanismos. Uno de ellos es el registro de agentes culturales que también es un elemento importante que ha impulsado el Ministerio, porque es uno de los primeros catastros que se está intentado hacer y el bono que ya está en fase de postulaciones.

sidarte

Ustedes hicieron, hace unos días, un llamado a aprobar la nueva Constitución. ¿Por qué esta decisión? 

Nos reconocernos como parte del movimiento que levantó la gran demanda de una nueva Constitución para Chile. Hemos visibilizado desde antes del estallido social las tremendas desigualdades que consagraba la Constitución del ’80, creada en dictadura por un grupo de personas, en un contexto de sangre y muerte en nuestro país, y hoy estamos frente a un proceso democrático e inédito, donde por fin se puede escribir una Constitución en democracia, de manera consensuada y amplia. Entendemos que ese proceso tiene un gran valor y nosotros estamos dispuestos a defender ese proceso hasta el plebiscito de salida y hasta la instalación de una nueva Constitución (…). A veces hay elementos que no nos dejan satisfechos. En ese sentido, hoy lamentamos que no se haya aprobado el artículo 16 y 19 sobre trabajadores de las culturas e investigadores, pero aún así, nos parece injusto que una parte de nuestros intereses atente contra un proceso tan relevante como el de la nueva Constitución. Entonces, llamamos a aprobarla de todos modos. La nueva Constitución es un avance desde nuestro punto de vista.

¿Cómo interpretan que el artículo sobre derechos laborales y sociales de las y los trabajadores de la cultura no haya sido aprobado? 

Entendemos la línea argumental sobre no generar normas particulares para algunos sectores del mundo del trabajo. Es decir, trabajadores de la cultura no van a tener una consideración especial, porque no van a haber consideraciones especiales, porque se quiere consagrar el derecho al trabajo y la dignidad de éste, lo que nos parece fabuloso. Solamente queremos aportar que nuestro trabajo tiene muchas particularidades que lo mantienen en un estado precarizado y creemos que es fundamental que se reconozca eso y que haya un resguardo especial, no solo para artistas. Estamos hablando del mundo de la cultura, de los investigadores, que generalmente trabajan con una escases de recursos y con cero protección laboral. Entonces, nos parecía pertinente que la Constitución lo rescatara. Ahora, no siendo así, valoramos de todos modos las normas que se han hecho en función de los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

¿Qué mensaje les gustaría dar frene a las celebraciones de un nuevo Día del Teatro? 

El primer llamado es a seguir acompañándonos en el teatro, seguir yendo al teatro, retomar nuestra vida cultural (…). Por último: el reencuentro, el volver a encontrarnos entre compañeres es fundamental y también se está dando en las distintas regiones del país, en donde cada filiar está organizando sus propios encuentros para poder seguir construyendo una organización de base como la nuestra.