Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio
Internacional

Argel, Capital de la reconciliación de los movimientos palestinos

Columna de opinión por Mohamed Sofiane Berrah, Embajador de Argelia en Chile
Sábado 15 de octubre 2022 18:49 hrs.


Compartir en


Por iniciativa del presidente argelino Abdelmadjid Tebboune, Argel ha acogido desde julio de 2022 rondas de negociaciones entre los movimientos palestinos, incluidos Hamás y Al Fatah.

Este proceso federativo, supervisado y acogido por Argelia, concluyó el jueves 13 de octubre con la firma de la “Declaración de Argel”, que pone fin a más de 15 años de división que han debilitado la causa palestina y prolongado el sufrimiento del pueblo palestino en los territorios ocupados y en la diáspora.

Se trata de una contribución concreta de Argelia a la unidad árabe en vísperas de la 31ª cumbre de la Liga Árabe que se celebrará en Argel a principios de noviembre, una fecha con una fuerte carga simbólica coincidiendo con la celebración del 68º aniversario del inicio de la gloriosa guerra de liberación argelina el 1 de noviembre de 1954.

La elección del lugar donde se firmó la Declaración de Argel no fue una causalidad. Es desde Argel que el difunto presidente palestino, Yasser Arafat, proclamó la creación del Estado de Palestina el 15 de noviembre de 1988. Argelia fue entonces el primer país del mundo en reconocer a este Estado, con el que estableció oficialmente relaciones diplomáticas plenas el 18 de diciembre de 1988.

Y fue de nuevo en Argel, 34 años después, que la unidad de las filas palestinas se selló solemnemente mediante un acuerdo histórico firmado por las facciones palestinas, bajo el nombre de “Declaración de Argel”.

 

Un día “memorable” para la unificación de las filas palestinas 

La “Declaración de Argel”, firmada por 14 movimientos palestinos bajo los auspicios del presidente Abdelmadjid Tebboune, constituye una sólida plataforma para la consecución de la unidad nacional palestina y restablece el papel central de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y sus instituciones afiliadas como representantes legítimos y únicos del pueblo palestino.

Se trata de la consagración de la iniciativa del presidente Abdelmadjid Tebboune, tras consultar con el presidente de la Organización para la Liberación de Palestina, Mahmoud Abbas, durante su visita a Argel en diciembre de 2021.

La declaración prevé la celebración de elecciones presidenciales y legislativas en el plazo de un año en los territorios palestinos, centrándose en los “objetivos nacionales”, a saber, “el derecho al retorno de los refugiados y el establecimiento de un Estado palestino independiente”.

Este documento crucial subraya la importancia de la unidad palestina como base de la resistencia contra la ocupación israelí y prevé la unificación de las instituciones palestinas, así como el despliegue de recursos para los proyectos de reconstrucción, subrayando la importancia de tomar medidas concretas para garantizar que la reconciliación se produzca realmente.

La declaración incluye varias disposiciones operativas, como la creación de un grupo de trabajo para supervisar la aplicación de las disposiciones del acuerdo. Simbólicamente, los firmantes acordaron celebrar la primera sesión del próximo Consejo Nacional Palestino (Parlamento) en Argel.

El documento es también una afirmación de la importancia de la unidad palestina como base de cualquier resistencia a la ocupación israelí y como única alternativa tras años de división, malentendidos y disputas.

El presidente argelino Abdelmadjid Tebboune dijo, durante la ceremonia de firma de la “Declaración de Argel”, que este acto es un día memorable para la unificación de las filas palestinas en espera de “la realización efectiva de la construcción del Estado palestino independiente con El Quds como capital”.

 

La causa palestina: Prioridad de la Cumbre de la Liga Árabe en Argel

El ministro argelino de Asuntos Exteriores y de la Comunidad Nacional en el Extranjero, Ramtane Lamamra, afirmó durante la ceremonia de firma de la “Declaración de Argel” que lo conseguido para la reconciliación palestina tendrá un impacto positivo en los trabajos de la Cumbre de la Liga Árabe, que tendrá lugar los días 1 y 2 de noviembre de 2022. “La reconciliación palestina está vinculada a la Cumbre Árabe, ya que es el barómetro de la capacidad de unión de los árabes, subrayando que Palestina seguirá siendo una noble causa en torno a la cual deben unirse, olvidar sus diferencias y debatir cuestiones de cooperación en diversos ámbitos.

Además, el jefe de la diplomacia argelina señaló el compromiso de Argelia con la iniciativa de paz árabe de 2002, y añadió que “lo que le importa a Argelia en estos momentos es el apoyo a la unidad y la reunificación árabes, en lugar de fomentar cualquier iniciativa que llame a la división”. “Creo que, gracias a los esfuerzos conjuntos y a las decisiones resultantes de la reconciliación palestina, los árabes recuperarán la iniciativa. Estamos dispuestos a participar en un proceso de paz serio que pueda alcanzar los objetivos y derechos básicos del pueblo palestino, a saber, la creación de un Estado independiente y la descolonización de todos los territorios árabes ocupados.”

Es decir que la Conferencia para la unificación de las filas palestinas no fue una simple operación de fachada para salvar las apariencias, sino el inicio de un verdadero proceso que implica a Palestina, a los países árabes y a Argelia.

 

Destacado liderazgo argelino 

Con la reunificación de las filas palestinas, la historia recordará que Argelia nunca ha eludido su deber de apoyo total e incondicional al pueblo palestino en su lucha hasta la victoria.

De hecho, Argelia, un país con una rica historia de logros diplomáticos, con una fuerte presencia diplomática y credibilidad en la escena internacional, es probablemente el único país que cree en las virtudes del diálogo y la reconciliación nacional para unir los actores políticos palestinos con el fin de empujarles a volver a centrar su acción en lo esencial, a saber, la construcción de un Estado palestino viable, de una sola pieza y con todos los atributos de soberanía.

El enfoque no es ingenuo, sino eminentemente militante y proactivo. Se basa en los principios que han estructurado la política exterior de Argelia y que han hecho que su mediación tenga éxito en varias crisis y conflictos, como la crisis de los rehenes estadounidenses en Irán, el conflicto de Malí y las guerras entre Etiopía y Eritrea y entre Irán e Irak.

Este enfoque se basa en la búsqueda paciente de un terreno común entre las partes interesadas y en la adopción de una postura equidistante y no excluyente con todas las facciones, independientemente de sus sensibilidades políticas o ideológicas.

La firma de la “Declaración de Argel” por parte de las facciones palestinas demuestra una vez más la pertinencia del enfoque argelino en la resolución de conflictos, así como la confianza y el respeto de que goza la comunidad internacional por sus meritorios y desinteresados esfuerzos en favor de la paz.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.