Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 29 de febrero de 2024


Escritorio

Privados se apropian de terrenos públicos a vista de la Administración del Estado

Columna de opinión por Patricio Herman
Miércoles 26 de abril 2023 12:41 hrs.


Compartir en

Por estas cosas curiosas de la vida hemos tomado conocimiento que unos habilidosos empresarios, actualmente son dueños de extensos territorios urbanos, con superficies del orden de las 6 hectáreas localizadas en la ribera sur del río Mapocho, comuna de Vitacura.

Lo anterior, pues con posterioridad al desborde en el año 1982 de dicho curso de agua, algunos privados se las ingeniaron, a partir del año 1990, para rellenar artificialmente terrenos que formaban parte de la caja de ese río. En efecto, ello fue posible pues con recursos públicos el MOP construyó enrocados y espigones para proteger su ribera sur de futuras inundaciones, infraestructura “aprovechada” por esos privados para sus propósitos mercantiles.

Ello se produjo debido a la inactividad, por no decir negligencia, de todas las instituciones del Estado, por ende, esos nuevos “propietarios” sin que nadie se percatara, como buenos hombres de negocios, las inscribieron a sus nombres en el Conservador de Bienes Raíces de Santiago (CBRS).

Recordemos que la referida inundación de 1982 se produjo cuando no existía la comuna de Vitacura, por lo tanto, el posterior despojo se produjo a vista y paciencia de todos aquellos que tenían competencias para evitarlo: durante los primeros meses de la administración del presidente Aylwin, cuando el alcalde de la comuna de Las Condes era el político Sergio Trucco, se debió impedir lo que se relata.

La avenida Costanera Sur, vialidad pública no concesionada, que discurre desde la avenida Andrés Bello, comuna de Providencia hasta la Av. La Dehesa, comuna de Lo Barnechea, está interrumpida, como consecuencia de la apropiación territorial de los anteriores. Con este bloqueo el MOP deberá desplazar hacia el norte esta vialidad, dejándose en claro que mientras se ha mantenido la incomunicación vial se ha perjudicado a los automovilistas quienes deben introducirse en la colapsada avenida Vitacura o bien pagar peajes en la concesionada autopista Costanera Norte para llegar a sus destinos.

El alcalde Trucco de Las Condes no hizo nada en defensa del interés fiscal y por ello, cuando en el año 1992 se crea la comuna de Vitacura, su primer alcalde Adolfo Ballas (QEPD), como buen funcionario público, tomó el toro por las astas y con toda la documentación técnica de respaldo, demostrativa del ardid privado, interpuso acciones judiciales en contra de esos empresarios y en paralelo puso en alerta al Consejo de Defensa del Estado (CDE) para que este servicio público, que cautela el interés fiscal, asumiera su responsabilidad, lo que posteriormente sucedió.

Este burlesco episodio está radicado desde el año 1993 en el 24º Juzgado Civil de Santiago, caratulado Fisco de Chile contra Goycoolea Manuel, Rol Nº C-1216-93. Cuando los lectores lean esta columna de opinión podrán estimar que el columnista se equivocó al aseverar que la causa judicial se inició hace 30 años, a quienes les respondo que no se trata de un error : sí señores, ese es el prolongado tiempo, asunto gravitante, que ha estado en conocimiento pleno de todos los alcaldes de Vitacura, Las Condes y Lo Barnechea.

Afortunadamente la actual alcaldesa de Vitacura, Camila Merino, le asignó al Asesor Urbano municipal, arquitecto Vicente Joannon, la tarea de analizar en detalle el antiguo juicio en comento para que, con la asistencia de la Directora Jurídica municipal, abogada Sandra Ponce de León, dispongan de la información actualizada para enviársela al nuevo presidente del CDE, Raúl Letelier.

Conociendo el correcto desempeño del CDE, podríamos estimar que éste asumirá su rol y próximamente se conocerá el fallo judicial pendiente, existiendo la posibilidad que el privado, con el patrocinio y poder entregado a sus excelsos jurisconsultos, obtenga una sentencia a su favor, habida cuenta que existe una extraña transacción judicial del 03/05/2005, suscrita entre el Fisco de Chile y Aguas Cordillera de los Goycolea Espoz, que favorece a ésta, al entregarle una parte de estos terrenos. Hoy en día dicha empresa sanitaria le pertenece a la españolísima Aguas Andina.

Conclusión: Actualmente en el Plan Regulador Comunal (PRC) de Vitacura, las 6 hectáreas ribereñas ganadas por el sagaz privado, no tienen normas de uso de suelo ni de edificación, por lo tanto el avispado privado tendrá que esperar un tiempo más para obtener, si la Corte Suprema así lo llegara a resolver, el beneficio económico derivado de su artificiosa “toma” y así construir allí su lucrativo proyecto inmobiliario, existiendo la posibilidad cierta de que el CDE recapitule, dejando en nada la mencionada transacción judicial y que, por ello, el máximo tribunal del país acoja la inobjetable tesis del CDE, reflejada en su fundada demanda del año 1993.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.