Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 13 de junio de 2024


Escritorio

Nombramiento contralora municipal: la misoginia oculta tras el supuesto rol fiscalizador

Columna de opinión por Virginia Palma Erpel
Martes 11 de julio 2023 14:19 hrs.


Compartir en

Sugerir que una mujer obtiene un puesto laboral solo por ser mujer y devaluar sus condiciones profesionales es desconocer, en gran medida y entre otras cosas, el avance en materia de equidad e igualdad de género por las que hemos luchado más de medio siglo.

Por otro lado, la ignorancia supina del rol y atribuciones que nos corresponde en nuestra tarea como representantes de los vecinos y vecinas ante el Concejo Municipal, y cuestionar una decisión enmarcada en un proceso transparente y con apego a la ley, poniendo como centro del debate el “favoritismo por género”, nos lleva a cuestionarnos el rol del ejercicio público de nuestras tareas.

Como concejalas y concejales debemos trabajar y velar por mejorar la calidad de vida de los vecinos y vecinas de Santiago; y aquello también implica validar las decisiones de la máxima autoridad comunal en materias tan importantes como el nombramiento de una autoridad municipal. Poner en cuestión el desempeño laboral de una profesional con vasta experiencia para el ejercicio de su cargo, por el solo hecho de ser mujer, es un asunto incomprensible en estos tiempos.

Los avances y derechos adquiridos por las mujeres, en una lucha de más de 70 años en Chile, nos ha llevado a acceder a distintos espacios públicos de nuestra sociedad. Nuestro desarrollo profesional e inserción en el mundo laboral sigue teniendo inmensos desafíos y brechas que debemos seguir acortando. Cuestionamientos como el realizado por el concejal Mena son un retroceso en nuestros derechos y una falta de respeto a nuestro trabajo como autoridades comunales.

El concejal Mena parecía haber entendido que las mujeres podemos avanzar por mérito propio al contratar, por ejemplo, a su asesora quien es familiar directo de su ex asesor, quien cometió delitos durante la revuelta social, hechos de nuestra historia reciente que él tanto criminaliza. Sin embargo, su misoginia solo deja de manifiesto que el amiguismo, favoritismo y “arreglos políticos” parecen conceptos cercanos a su forma de actuar y que hoy quiere traspasar para enlodar a una mujer que con trabajo y preparación ha obtenido un importante cargo en el municipio capital y barrial.

Virginia Palma Erpel
Concejala de Santiago
Presidenta Comisión de Género y Diversidades Sexuales

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.