Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 22 de febrero de 2024


Escritorio

SQM nuevamente bajo escrutinio: “Plan de Reducción de Extracciones” levanta cuestionamientos en Atacama

Se encuentra abierto el proceso de participación ciudadana del proyecto presentado por la empresa, denominado "Plan de Reducción de Extracciones en el Salar de Atacama".

Diario UChile

  Viernes 19 de enero 2024 17:28 hrs. 
Piscinas de evaporación SQM

Compartir en

El proyecto propone reducir la extracción de salmuera y agua, modificar el plan de alerta temprana y el plan de seguimiento ambiental, para adecuar la autorización ambiental con la que cuenta la operación, así como adecuar las medidas comprometidas a raíz del procedimiento sancionatorio iniciado en contra de la empresa por la Superintendencia del Medio Ambiente. Hasta el 22 de enero es el plazo para ingresar Observaciones Ciudadanas a este proyecto a través del sitio web del Servicio de Evaluación Ambiental.

No obstante, esta propuesta ha generado preocupaciones en torno a la explotación desmedida, por décadas, de los bienes comunes hídricos locales y sus consecuencias en la vida silvestre circundante a los humedales andinos, ya que pone de relieve la afectación de los acuíferos asociados al Salar de Atacama, mientras que los anuncios de asociación SQM-CODELCO señalan un aumento de explotación de 300.000 toneladas de carbonato de litio al año 2030.

Así, se han generado diversas interrogantes en la comunidad y suscitado un debate más profundo sobre las consecuencias socioambientales de la expansión de las operaciones mineras de litio en los humedales andinos.

“La reducción progresiva de las extracciones revela una realidad inquietante: la minería en el Salar de Atacama ha agotado considerablemente los acuíferos de la zona. Este ajuste, en lugar de ser una acción proactiva, parece más bien un intento de mitigar los daños ya causados y de manejar las crecientes preocupaciones socio-ambientales a nivel nacional”, afirma Ricardo Frez, abogado de ONG Defensa Ambiental, organización parte de la Alianza por los Humedales Andinos.

Un aspecto que las organaizaciones consideran particularmente preocupante del plan es la necesidad de adoptar medidas relacionadas con la pérdida de ejemplares de algarrobos en el área del pozo Camar-2, ya que pone de manifiesto la historia de devastación ambiental que ha caracterizado la actividad minera en la región, cuestionando la responsabilidad ambiental de SQM.

“Esto deja en evidencia la necesidad de revisar el Proyecto Salar Futuro de SQM, que ha servido de argumento para justificar la extracción del litio en un ecosistema agotado no solamente hasta el 2030 sino hasta el 2060, según el acuerdo de Codelco y SQM. Se tiene que cuestionar la base científica en los cuales se están evaluando los proyectos”, dijo Ramón Balcázar, coordinador de Fundación Tantí.

Las comunidades Lickan Antay y diversas organizaciones socio-ambientales han insistido durante décadas en la urgencia de abordar los impactos negativos de la minería en el Salar de Atacama, y si bien el plan presenta reducciones en las extracciones, no aborda las raíces del problema y plantea la pregunta fundamental sobre la expansión de las operaciones mineras de litio en la región, especialmente a través de la Estrategia Nacional del Litio y la demanda internacional para la electromovilidad.

“La comunidad merece una comprensión clara y totalmente transparente de los impactos actuales y futuros de la minería en la región, así como garantías de que se están tomando medidas concretas que vayan de acuerdo a tratados internacionales”, comentó Javiera Pérez Santos, abogada de ONG FIMA, parte de la Alianza por los Humedales Andinos.

Cabe destacar que los humedales andinos, como salares, bofedales y lagunas, son esenciales para el equilibrio de los sistemas de vida, resguardando una gran biodiversidad y siendo un soporte vital para los pueblos que los habitan, además de ser una fuente crucial de agua para toda la región atacameña.

La Alianza

La Alianza por los Humedales Andinos es una iniciativa que busca proteger y conservar estos ecosistemas vitales de biodiversidad única y valor esencial para los pueblos y las comunidades que los habitan. Está conformada por Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), la Red PUCARÁ (Pueblos Catamarqueños en Resistencia y Autodeterminación de Argentina) y Fundación Yuchan de Argentina; el Centro de Documentación e Información de Bolivia (CEDIB) y Empodérate de Bolivia; ONG FIMA, ONG Defensa Ambiental, el proyecto educacional Formando Rutas y Fundación Tantí de Chile; y por la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA).

Síguenos en