Diario y Radio U Chile

Escritorio

Cinta “Las cosas como son” reflexiona sobre la desconfianza y los prejuicios

La última película del cineasta nacional Fernando Lavanderos ha sido premiada en el Festival Internacional de Mar del Plata, donde se llevó el reconocimiento a Mejor largometraje latinoamericano, y en el certamen de Cine de La Habana en Nueva York, donde fue galardonado como mejor director.

Damaris Torres C.

  Lunes 12 de agosto 2013 18:28 hrs. 
Las cosas como son

Un apático barbón que oculta una singular vida, vive en una  gran y descuidada casa en Providencia arrendando dormitorios a extranjeros que se encuentran de paso en Chile. Su rutina la lleva a cabo tratando de mantener el inmueble a pesar de las dificultades.

De pronto toca a su puerta una atractiva actriz noruega, llamada Sanna. La chica, que pareciera ser una persona sin tapujos, se encuentra realizando talleres para niños en riesgo social y, a través de su conversación y deseos, logra sacar de la monotonía a Jerónimo, el personaje principal interpretado por el fotógrafo Cristóbal Palma.

La cinta lleva por nombre “Las cosas como son” y es del cineasta Fernando Lavanderos, quien después de su película “Y las vacas vuelan” (2004) decidió inmiscuirse en los rincones más escondidos de la identidad nacional.

La película estrenada el pasado 8 de agosto en los cines del país, muestra a Jerónimo hurgueteando en las cosas de Sanna, mientras ésta se encuentra fuera de casa, construyendo de esta manera una relación sentimental que no llega a ser ni de amor, ni de amistad. “Es una situación extraña”, declaró Lavanderos en el programa “La música que vemos” de nuestra emisora.

“Las cosas como son” explora la desconfianza y prejuicios entre las personas, y cómo éstos cambian a medida que se conoce la historia de cada uno de ellos, aseguró el director. “Acá se presenta la cosa mentirosa e encubridora del chileno, pero no es lo más importante, pues tiene más que ver con la desconfianza y las relaciones entre las personas, con los prejuicios y cómo éstos cambian. Además, se muestra como los espectadores varían su opinión sobre los personajes a medida que se va avanzando en la cinta”.

Reflexión social

La relación entre Jerónimo y Sanna cambia repentinamente cuando se suma a sus vidas un nuevo personaje: un muchacho proveniente de un sector pobre de Santiago que es protegido por la noruega.

De esta manera se muestra las diversas realidades que existen en una ciudad. Se encuentran los sectores sociales, la diversidad, e incluso las diferentes miradas de Santiago que hay entre un europeo recién llegado y un chileno cansado de la desigualdad y las cosas sin terminar en el país.

Al respecto Fernando Lavanderos explicó que le sirvieron los años de trabajo en la serie documental “Mi mundo privado”, donde se empapó de la realidad que se vive en Chile:

“Uno necesita empaparse de la realidad para poder contar algo. Para mí es imposible ver el cine como algo abstracto o desconectado con lo que está pasando con determinada sociedad. De hecho, el joven que aparece en la película, el personaje de Milton, yo lo encontré en un taller de un colegio en Quilicura y a esa escuela llegué por uno de los capítulos de Mi mundo privado”.

La banda sonora de la película fue realizada por Sebastián Vergara, quien comenzó a trabajar en ella antes de grabarse el filme. Lavanderos sostuvo que se imaginó “un quinteto de cuerdas porque deseaba que la música diera intriga y calidez para enfatizar el mundo del personaje”.

“Las cosas como son” obtuvo el premio al Mejor Largometraje Latinoamericano en el Festival Internacional de Mar del Plata del 2012, en el Festival Internacional de Cine de Viña del Mar, en el Festival de Cine B (Chile), y el de Mejor director en el Festival de Cine de La Habana en Nueva York. Además, fue distinguido en el Independent Camera del Festival de Cine de Karlovy Vary de Europa del Este.