Diario y Radio U Chile

Año XI, 9 de diciembre de 2019

Escritorio

Pacientes exigen que endometriosis sea incluida en Plan Auge

En el marco del Día Mundial de la Endometriosis, la Fundación Chilena Contra la Endometriosis (Fuchen) realizará una marcha este sábado 19 de marzo a las 12.30 hrs. en el Parque Balmaceda para generar conciencia sobre esta patología, y además exigir que sea incluida en el Plan Auge.

Abril Becerra

  Jueves 17 de marzo 2016 17:24 hrs. 
Endometriosis-sintomas2--644x362

La Fundación Chilena de Endometriosis convocó para este sábado 19 de marzo a una caminata por el Día Mundial de la Endometriosis.

Durante la actividad, que comenzará a las 12:30 horas en el parque Balmaceda, se lanzarán globos para denunciar la falta de preocupación de las autoridades respecto del tema.

Marcela Araya, presidenta de la Fundación Chilena de Endometriosis (FUCHEN) explicó que “el principal fundamento es dar a conocer y difundir la endometriosis en Chile, ya que esta enfermedad no es reconocida por el Plan Auge y tampoco tiene códigos en las Isapres”.

Aproximadamente el 10 por ciento de las mujeres en edad fértil padecen esta patología que es crónica, dolorosa y silenciosa. Una cirugía puede salir sobre cinco millones de pesos, y en muchos casos la enfermedad reincide porque es crónica y no tiene cura.

Los tratamientos pueden ser de tipo hormonal, anticonceptivos, analgésicos o tratamiento quirúrgico denominado laparoscopía. “Por ejemplo, en el grado 1 sólo pueden necesitar pastillas anticonceptivas, pero hay otras niñas que necesitan una operación que se llama laparoscopía que ese es el tratamiento más caro”, comentó Marcela Araya.

La endometriosis es la implantación y crecimiento benigno de tejido endometrial fuera del útero; siendo las localizaciones afectadas por la endometriosis el peritoneo pélvico, los ovarios, las trompas. En algunas ocasiones pueden encontrarse lesiones en otras partes como intestinos, vejiga, estomago, pulmón. Este tejido tiene dependencia hormonal del ciclo menstrual, produciéndose sangrado y desprendimiento del mismo con la menstruación.

Los síntomas más comunes son períodos menstruales muy dolorosos, hemorragias fuertes, dolor pélvico abdominal y/o espalda, problemas digestivos, náuseas, vómitos, debilidad, fatiga, etc. Es una enfermedad compleja que necesita un tratamiento integral según la historia clínica de cada paciente, además de ser de muy difícil diagnóstico, en general se demoran entre 5 y 7 años en detectarla. Comúnmente es diagnosticada entre los 25 y 35 años y puede generar infertilidad en las mujeres.