Diario y Radio Uchile

Año IX, 22 de noviembre de 2017

Escritorio
Medio Ambiente

Celebran renuncia definitiva de Energía Austral a proyecto Hidroeléctrico Río Cuervo

Rodrigo Fuentes |Jueves 31 de agosto 2017 7:49 hrs.

A_UNO_río-cuervo

Ciudadanos, organizaciones sociales y ecologistas de Aysén esperan que prontamente la compañía entregue los derechos de agua y devuelva los terrenos donde iba a ser construida la central.

Claves: , , , ,

Pobladores de comunidades de gran parte de la región de Aysén manifestaron su satisfacción por los antecedentes que apuntarían al desistimiento definitivo de Energía Austral  sobre el proyecto Central Hidroeléctrica Río Cuervo.

Por más de 10 años la ciudadanía de Aysén, organizaciones y ecologistas, dieron lucha en contra de la idea originada desde la también rechazada planta de aluminio Alumysa, que pretendía instalar una industria para producir dicho metal y utilizar energía eléctrica de la central para funcionar.

Para el vocero de la organización Aysén Reserva de Vida, Peter Hartmann, “esto es un logro ciudadano, no es un regalo de la empresa ni del Estado”.

Hartmann, precisó que ahora se espera, que la compañía Energía Austral, de capitales suizos y australianos, devuelva los derechos de agua de Río Cuervo y también las más de 20 mil hectáreas adquiridas, indicó, “a precio irrisorio, vía pituto a través de gestiones realizadas por la familia Walker”, conocida en la zona austral del país.

“Esto comenzó hace más de una década con el proyecto Alumysa e Hidroaysén de la familia Walker, ellos fueron los que se consiguieron los derechos de aguas y los terrenos con sus influencias políticas, esperamos ahora que la compañía devuelva esos derechos y las hectáreas obtenidas, los conviertan en un área de protección, cosa que habían prometido en su proyecto“, argumentó.

Peter Hartmann, también coordinador de la Coalición Ciudadana por Aysén Reserva de Vida, agregó que pese a la buena noticia, se mantienen en alerta, ya que pueden venir otras iniciativas que se sustentan bajo la misma matriz extractivista.

Uno de los reparos, que consideró la empresa,  es que la línea de transmisión submarina que se analizó no era viable. Para la directora de la fundación Terram, Flavia Liberona, el proyecto contenía falencias técnicas, impedimento para sacar la energía de la zona apartada, además, que la construcción del embalse de 13 mil hectáreas estaba proyectada sobre una falla geológica activa. Esto último, -según advirtió la ambientalista-implicaría la desaparición de humedales, lagunas y la destrucción de un área de interés ecosistémico para el país.

“La empresa lo dice, mientras existió Hidroaysén podrían haber llegado a un acuerdo para sacar la energía de la región de forma conjunta, porque hay que recordar que tanto Hidroaysén como Río Cuervo, ninguno fue proyectado para abastecer de electricidad a la zona, si no que estaba dirigida para el norte del país”, detalló.

Cabe destacar, que organizaciones ciudadanas y ecologistas de la Región de Aysén, trabajan en conjunto con la subsecretaría de Energía y Medio Ambiente en una “Hoja de Ruta Energética”, y así evitar que se viabilicen en el futuro megaproyectos de compañías trasnacionales referidos a hidroeléctricas, extracción de mineral, producción de aluminio, entre otros.

Al respecto, el seremi de Energía de la región de Aysén, Juan Antonio Bijit, precisó que la intensión de los convocados es que para el 2050, la zona cuente con un sistema energético sustentable, diversificado, promoviendo calidad de vida de sus habitantes.

“El 2018 viene la nueva fijación tarifaria y esperamos que ahí ya hayan ingresado proyectos, en su mayoría eólicos, que podrían apoyar la matriz energética del territorio, ahora hay que entender adicionalmente, el que se incorpore este tipo de proyectos va a aumentar la parte de energías renovables, considerando el gran potencial que tenemos en la materia”, subrayó.

Para la región, junio de 2014 fue una fecha clave. El Comité de Ministros rechazó el polémico proyecto Hidroaysén y distintas agrupaciones locales plantearon que era necesario priorizar alternativas energéticas limpias.