Diario y Radio Uchile

Año IX, 20 de septiembre de 2017

Escritorio
Política

J. A. Kast: “Existe una especie de manto de protección sobre Sebastián Piñera”

P. López y C. Medrano |Martes 12 de septiembre 2017 12:27 hrs.

kast

El candidato presidencial independiente de derecha conversó con Radio y Diario Universidad de Chile sobre sus propuestas para el país y reiteró su invitación a Sebastián Piñera para debatir frente a la ciudadanía. Además, el abanderado a La Moneda remarcó su postura frente a temas, como aborto, matrimonio igualitario y derechos humanos.

Claves: , , ,

“Lo mejor que le puede pasar a Chile es que Sebastián Piñera y José Antonio Kast pasen a la segunda vuelta presidencial”, afirmó en conversación con Radio y Diario Universidad de Chile el candidato a La Moneda y actual diputado exUDI, José Antonio Kast.

El parlamentario abordó los principales aspectos de su campaña y también aprovechó de referirse a la polémica que se produjo este lunes durante el acto de conmemoración del Golpe de Estado Cívico Militar, donde fue increpado por la diputada Denise Pascal a causa de su idea de retirar de la Plaza de la Constitución la estatua de Salvador Allende.

Al respecto Kast señaló que se trata de una idea tendiente a terminar con las figuras que generan división en la ciudadanía e hizo un llamado a la población a dejar atrás el pasado y mirar hacia el futuro.

¿Cuál fue el espíritu que lo animó ayer a concurrir a la ceremonia en el Palacio de La Moneda?

Tenía dudas, porque no tenía intención de concurrir a un homenaje a Salvador Allende, pero la invitación decía que se trataría de un acto litúrgico, un acto de reflexión y bajo ese espíritu decidí asistir. Pero luego todo derivo en un acto en homenaje a Salvador Allende y en ese momento yo planteé que La Moneda es de todos los chilenos. En 1973 se produjo un quiebre institucional y eso no fue por generación espontánea, hubo violencia, algo muy similar a lo que ocurre en Venezuela y en esa línea, yo consideré que el acto tenía que representar no solo  la visión de un sector, y finalmente eso fue lo que ocurrió. No había más representantes de mi sector y dije estoy aquí para representar a otros chilenos que no se sienten representados por Salvador Allende.

No todos entendieron el gesto de la misma manera, usted tuvo un entrevero con la diputada Denise Pascal que lo increpó y que dicho acto fue motivado por su idea de sacar la estatua a Salvador Allende de la Plaza de la Constitución. ¿No considera que más allá del enunciado que usted plantea, respecto de que sacar la estatua contribuiría a la reconciliación, sea visto como un gesto que violente a las víctimas de la dictadura militar?

Tengo entendido que ese fue el punto que, efectivamente, motivó el acercamiento de Denise Pascal hacia mi persona, cosa que puedo entender. Yo no soy una persona que conteste de manera alterada así que le dije que se calmara, pero lo que me llama la atención es que fue la única persona que me dijo algo, siendo que estaba el propio Guillermo Teillier, al lado de ella, y aún así no me dijo nada. No tengo problemas en que exprese su discrepancia, pero tuvo la oportunidad y no me dijo nada de frente, yo soy distinto, pero más allá de eso, el tema de la estatua de Allende pasa porque él sigue siendo una persona que genera división, además, ésta estatua está en un lugar público. No tengo problemas que se emplace al interior de un museo que lleve su nombre o algo por el estilo, el tema es que estando en la Plaza de la Constitución, generará una división permanente. Aprovechando que hace poco se aprobó una ley para instalar una estatua de Patricio Aylwin, una persona que representa más una visión de encuentro, propuse reemplazar la de Salvador Allende por la de Aylwin. Han pasado 44 años. ¿Cómo miraremos al futuro?, ésta estatua nos lleva al pasado.

Si el criterio es el espacio público o que divide a los chilenos, uno podría decir que la plaza que lleva el nombre del general Pinochet o el memorial a Jaime Guzmán en Vitacura también dividen a los chilenos.

La diferencia es que Salvador Allende fue puesto al margen de la Constitución por el mismo Congreso, a través de un acuerdo apoyado por la Democracia Cristiana. Está la imagen de Allende, pero solo se cuenta la historia desde el 73 hacia adelante. Yo no estoy inventando nada, hay un acta del 22 de agosto de 1973 que dice que Allende está fuera del marco legal. Allende responde que es una sedición por parte del Congreso, pero hay incluso un acta de una reunión privada entre Frei Montalva y los empresarios, donde Frei les dice que se vayan a reclamar a los cuarteles. Todo eso está ahí, es parte de la historia, pero, a mi juicio, se trata de reescribir la historia y yo no estoy en eso.

Ahora este tema de ponerse al margen de la ley uno también lo puede ocupar para el Golpe Militar.

Yo estoy de acuerdo que éste es un tema que genera división y no nos vamos a poner de acuerdo, por lo mismo yo digo que miremos hacia adelante. Estas elecciones son una posibilidad real y la gente podrá manifestarse respecto de lo que se quiere hacia adelante, yo estoy en la línea que dos candidatos de derecha pasen a segunda vuelta, si logramos eso este país experimentará un cambio radical.

José Antonio Kast fue entrevistado por Patricio López en la primera edición de Radioanálisis

José Antonio Kast fue entrevistado por Patricio López en la primera edición de Radioanálisis

¿Por qué no hubo espacio para el diputado José Antonio Kast en la candidatura de Sebastián Piñera?

Yo fui invitado a las primarias y no acepté porque consideré que no eran unas primarias reales. Lo que aquí se requiere es un debate real y además planteé siempre que un candidato contra una amplia gama de candidatos de izquierda era más difícil de sostener, esto no se resuelve en primera vuelta, por lo mismo, hay que colaborar a que más parlamentarios de derecha vayan al Congreso, si no fuera así, levantaría una lista independiente, cosa a la que no estuve dispuesto a realizar. Esas primarias, que no eran de verdad, impedían este debate de ideas contra una izquierda que está sobre ideologizada.

¿No es en parte consecuencia de que la llamada “familia militar” se sintió abandonada durante la administración de Sebastián Piñera?

No, al menos en mi candidatura no. Ellos sintieron que no se les cumplió con las promesas que se hicieron. Piñera planteó que él iba a intervenir en los procesos y al final todo fue al revés, se presentaron más querellas, se cerró el penal Cordillera y eso produjo un distanciamiento con Piñera, pero eso no justifica mi candidatura. Mi candidatura va más allá, mi candidatura es de los emprendedores, mi candidatura se levanta por las víctimas de la violencia en la Araucanía, es una candidatura que busca enfrentar al terrorismo, mi candidatura se levanta por  todos aquellos “ferianos” que son propietarios de un patrimonio. Cuando entré en la política, lo hice para defender valores y eso lo he hecho siempre, no es que ahora me haya puesto un traje, siempre los he defendido sin ambigüedades. Esto lleva adelante una candidatura que marca un hito y que representa a una población chilena que está en contra de las banderas de izquierda.

¿Por qué piensa usted que Sebastián Piñera no quiere debatir con usted y cuáles son las diferencias que existen entre su campaña y la del candidato de Chile Vamos?

No sé por qué no quiere debatir Sebastián Piñera, encuentro que sería muy potente que dos candidatos de derecha debatan con seis de izquierda y en el fondo al no debatir me hace la tarea más difícil, porque me toca debatir solo con Marco Enríquez, con Guillier, con Carolina Goic. Si él estuviera conmigo en esos debates ganaríamos por 10 a 0, entonces, sigo invitándolo a que vaya a debatir, no contra mí, sino que con la izquierda.

Pero usted ha señalado el punto que Sebastián Piñera no quiere debatir contra usted

No, lo que yo he dicho es que Sebastián Piñera no quiere debatir con nadie. Lo que veo es que hay un manto de protección en torno a Sebastián Piñera porque lo quieren proteger, porque va a arriba en las encuestas y no quiere arriesgar nada. El tema es que no está arriesgando nada porque aunque baje a 25 puntos igual va a pasar a la segunda vuelta y lo mejor que le puede pasar a Chile es que pasen Piñera y Kast a la segunda vuelta. Yo en la Araucanía vengo hablando hace mucho de tiempo de terrorismo, que el Transantiago hay que terminarlo ya, en esa línea de planteamientos directos y completos yo soy más directo y lo otro es decir que los números no han salvado a ni un gobierno, él (Piñera) hizo un gran gobierno económico pero perdimos y caímos en este desastre de gobierno. Se necesita poner rostro a los problemas. Hay una falta de empatía con las personas tremenda, se habla del 7 por ciento de salud, pero si ellos no perciben una mejoría en la atención y la calidad, el 7 por ciento les da lo mismo y eso al gobierno parece no importarle.

¿Usted siente que hay un sector considerable de Chile Vamos que reniega de las ideas de derecha?

Más que renunciar a una propuesta política doctrinaria, muchos tienen temor a no salir reelectos y piensan, equivocadamente, que tomando las banderas de la izquierda se harán más cercanos a la gente. Yo me defino como un candidato de derecha y no tengo vergüenza de decirlo y hay otros que depende de cómo esté el ambiente ponen la foto con uno o con otro. Yo defiendo principios y eso ha quedado en el olvido durante los últimos años y ahí estoy levantando una bandera que han apoyado muchos más de lo que se pensaba.

¿Qué haría respecto de la ley de despenalización del aborto en tres causales y el matrimonio igualitario?

He sido súper claro, el primer proyecto que presentaré es uno que derogue la ley de aborto, algunos me dicen que eso es populismo, y yo digo que no, decir las cosas que uno va a hacer es todo lo contrario al populismo, porque si uno se guía por las encuestas, sería impopular estar en contra del aborto. Hernán Larraín me dijo populista y a los dos días Piñera dijo que había que revisar el proyecto. Esto no está todo zanjado, falta aprobar el reglamento y es probable que eso derive otra vez en el Tribunal Constitucional, pero si se llega a aprobar el reglamento y se aplica, el tema del aborto no será mi foco en salud, mi atención estará puesta en todas las enfermedades del AUGE que están ahí y nadie hace nada. Y respecto del otro tema, yo soy contrario al matrimonio homosexual, siempre dije que los problemas hereditarios o de protección pasaban por otras leyes, si no se ha aprobado no le daría ningún tipo de urgencia a esa ley.

¿Cuáles serían las opciones entonces?

Eso se solucionó en base al Acuerdo de Unión Civil, eso está normado, el concepto de matrimonio es una especie de reconocimiento social, no veo porqué tiene que haber una ley que regule el amor, además contempla la adopción de niños y acá también soy contrario.

Hay una serie de hecho sociales que son datos duros, primero, los embarazos adolescentes son mucho mayores en los sectores bajos que en los altos y eso está relacionado con la educación sexual. Lo segundo es que los abortos existen en todas las clases sociales, pero aquellos que se producen en sectores más pudientes se realizan fuera del país o en otras condiciones. ¿Cómo nos hacemos cargo de ese problema?

Yo creo que esos son todos juicios que se emiten para defender el tema del aborto. Primero decir que la educación sexual no es patrimonio de un sector. El estado no ha hecho su trabajo, yo fui Concejal en la comuna de Buin y mi discusión era que las Jocas no servían. Las Jocas eran muy prácticos, cuando le entrego un plátano a un niño con un preservativo y no trabajo su emoción eso no lo comparto. Las relaciones sexuales son sentimiento, no solo un desahogo físico y el Estado no ha sabido dar una real educación sexual. En el tema de los abortos mismos, Chile tiene después de Canadá la tasa de mortalidad más baja materna. En los países donde el aborto se aprobó hay más muertes, cuando una niña de 12, 15 años queda embarazada por violación quiere decir que hay un abuso reiterado y el embarazo es cuando se descubre el abuso, por ende, el Estado llega tarde al abuso reiterado y en ese caso la solución tampoco es el aborto. En muchos países incluso el aborto autorizado encubre al abusador. Estuve con una hija de una mamá que fue violada. Hoy día a los 24 años esa joven lo que hace es acoger a otra niñas que han pasado por esa situación.

Ya sabemos y la experiencia nos demuestra que en cuatro años no se puede hacer mucho en un gobierno. ¿Cuáles serían los ejes de su eventual presidencia?

Primero decir que si paso a la segunda vuelta es más fácil que de los 4 pasemos a los 8 años, porque eso sería un golpe muy duro a la izquierda chilena, por eso es muy importante que pasemos a la segunda vuelta, las medidas principales que yo tomaría sería cortar a todos los operadores políticos, a todos los hermanos, los primos de, yo trabajaría con un Estado austero, reducción total y no porque no crea en el Estado, sino que creo en un Estado mínimo. Luego las urgencias reales, estamos discutiendo del matrimonio homosexual pero la gente no piensa en eso, está preocupada de que va apretada en el Transantiago. Lo tercero es el estado de derecho tenemos que garantizar para que la gente camine tranquila y finalmente la reactivación económica y eso vendrá cuando se le dé certeza a las personas que no les cambiarán las leyes día a día.

Puedes ver la entrevista completa aquí.