Diario y Radio Uchile

Año IX, 14 de diciembre de 2017

Escritorio
EconomíaNacionalPolítica

Integrantes de la Mesa del Sector Público critican sostenida baja en últimos reajustes

Gonzalo Castillo |Miércoles 15 de noviembre 2017 20:29 hrs.

Reajuste

En medio de la negociación de los trabajadores del Estado con el Gobierno por el reajuste salarial para 2018, integrantes de la Mesa del Sector Público se refirieron al progresivo descenso de los incrementos ofrecidos por el Ejecutivo en los últimos años, situación que para ellos obedece tanto a la intransigencia del Gobierno como a errores propios de los gremios que debaten los reajustes salariales.

Claves: , , ,

Cuestionamientos hacia el Gobierno, pero también algunas autocríticas de parte de la Mesa del Sector Público, son las que algunos integrantes de esta instancia emitieron al ser consultados por Radio y Diario Universidad de Chile respecto del actual proceso de negociación del reajuste salarial a los trabajadores del Estado, así como de pasados debates.

Especialmente bajos han sido los reajustes en los dos últimos años, ya que en 2015 fue un 4,1 por ciento nominal el incremento, mientras que en 2016 fue de un 3,2 por ciento y el actual, hasta el momento, es de un 2 por ciento, según lo ofrecido por el Gobierno a la Mesa en la reunión de anoche, el cual se empinaría no más allá de un 2,5 por ciento, plantean los propios trabajadores.

Hugo Gerter, representante del Colegio de Profesores en la Mesa del Sector Público, aseguró que desde el Ejecutivo no ha existido voluntad de mejorar la situación de los trabajadores públicos, y que la primera causa es que el modelo macroeconómico de nuestro país propicia la mantención de bajos sueldos para los trabajadores en general.

Y de esa realidad no escapan los funcionarios del Estado quienes ganan, según han asegurado las organizaciones gremiales, 400 mil pesos en promedio.

Sin embargo, Hugo Gerter también planteó críticas a la forma en que la propia Mesa del Sector Público se ha planteado en los últimos años a la hora de negociar estos reajustes, en especial hizo mención a una eventual carencia de asesorías para enfrentar a la maquinaria de los ministerios de Hacienda y Trabajo.

“Si bien  los dirigentes de los trabajadores tienen la mejor disposición y hacen el mayor de los esfuerzos, pero sin duda que los trabajadores están huérfanos de apoyo técnico y de apoyo que les dé mayor fuerza negociadora, eso es verdad. Y es una autocrítica que todos los trabajadores y todas las organizaciones tenemos que hacerla. Si bien contamos con uno que otro asesor, pero no es suficiente como para llegar a un Ministerio de Hacienda y un Ministerio del Trabajo que tienen un staff de técnicos y especialistas en estos temas”.

Rebeca Cardemil, presidenta de la Asociación de Funcionarios de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Ajunji) sostuvo que en los últimos años ha primado el discurso sobre una eventual recesión en el país, de parte del Gobierno, lo que se ha traducido en los exiguos reajustes. “Ellos creen que solucionan los problemas económicos del país, con la rebaja o el congelamiento de los sueldos de los funcionarios públicos”, aseguró.

“Ellos creen que con perjudicar a los funcionarios en sus remuneraciones, tiene solucionado el problema de mantener los programas sociales y todas las cosas que son políticas de gobierno. Por ejemplo, han hecho mucho hincapié en lo que es el tema de la educación pública, gratuita y de calidad, es cierto, que esto se va a llevar gran parte de las arcas, pero esto es un deber que tenía el Estado con la ciudadanía”.

El representante del Colegio de Profesores, Hugo Gerter, además señaló que han sido varias las ocasiones en que la Mesa del Sector Público ha estado a punto de quebrarse, pero se ha priorizado la unidad, “y lo otro que opera fuertemente es la intervención del Gobierno”.

Cabe recordar que las reuniones entre el Gobierno y los trabajadores públicos continuarán esta semana en pos de alcanzar un acuerdo sobre el incremento salarial para los funcionarios del Estado, sin embargo hasta ahora las posiciones se encuentran muy distantes entre el 2 por ciento de reajuste que ofrece el Ejecutivo, y el 4,5 por ciento que exige la Mesa del Sector Público.