Diario y Radio U Chile

Escritorio

Así será la nueva vida del Teatro Universidad de Chile

El espacio ubicado frente a la Plaza Baquedano será remodelado para convertirse en la sede oficial del Ballet Nacional Chileno, mientras que la Orquesta Sinfónica se trasladará al nuevo edificio Vicuña Mackenna 20.

Rodrigo Alarcón

  Domingo 10 de diciembre 2017 16:11 hrs. 
37226196111_f2d598d318_b

Por casi tres décadas, quienes han querido escuchar en vivo a la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile han llegado a los alrededores de la Plaza Baquedano. También hasta ahí han acudido quienes quieren ver al Ballet Nacional Chileno (Banch). Justo bajo los Edificios Turri, en pleno centro de Santiago, ahí ha estado el Teatro Universidad de Chile, la sede oficial del Centro de Extensión Artística y Cultural (CEAC) de la casa de estudios, pero todo eso debería cambiar en los próximos años.

Primero, fue el anuncio de la construcción del proyecto Vicuña Mackenna 20 (VM20), un nuevo edificio que ocupará los terrenos adyacentes, donde estaba la antigua Facultad de Ciencias Químicas. En 2014 se aprobó que todos los elencos del CEAC se trasladen al nuevo edificio y dejen de arrendar el antiguo Teatro Baquedano.

Ahora, sin embargo, hubo un cambio en la historia: la Universidad de Chile acaba de anunciar que no abandonará el teatro. Por el contrario, dejará de arrendarlo, lo comprará y lo destinará como casa del Banch.

La Plaza Baquedano en 1945, con el letrero del Teatro Baquedano en lo alto de los Edificios Turri. Foto: En Terreno.

Plaza Baquedano en 1945, con el letrero del Teatro Baquedano en lo alto de los Edificios Turri. Foto: En Terreno.

“Revisamos en detalle el diseño arquitectónico de VM20 y nos dimos cuenta que había que hacer un cambio bastante dramático para darle sentido a todo esto. Originalmente se devolvería el Baquedano, se haría una sala de 650 personas para la Orquesta Sinfónica y una de 300 personas para el Ballet, lo cual daba dos salas más o menos pequeñas. Finalmente, se decidió tener una gran sala de conciertos para la Orquesta, de mil personas, en VM20; y destinar el Teatro Baquedano como sede permanente del Ballet. Los dos teatros estarán conectados de manera interna”, explica Diego Matte, director del CEAC.

Para eso, el antiguo cine será sometido a una remodelación similar a la que se hizo en el Teatro Oriente, con cambio de butacas y mobiliario, mejoras acústicas y otras modificaciones: “La idea es que la casa oficial del Banch sea un teatro de primera generación. Va a tener un foso para que también se puedan hacer actividades con orquesta, ballet y coro y otras actividades que podamos ir generando, dentro de nuestra línea editorial”, adelanta Matte.

¿Cuándo estarán listos ambos proyectos? ¿Cómo se financiarán? La adquisición del teatro tendrá un costo superior a los tres mil millones de pesos, que la Universidad de Chile pagará a través de un préstamo. “Básicamente se sigue pagando el arriendo, entonces finalmente es cambiar el propietario y la adquisición se va a poder financiar a un plazo de 20 años. Si se hubiera adquirido en su momento, ya se habría financiado”, dice Matte.

La adjudicación de las obras de VM20 está en proceso de licitación y en el CEAC estiman que no estará listo antes de tres o cuatro años. “Con el Teatro Baquedano no hay un plazo fijo todavía, porque es un proyecto en el que estamos trabajando, pero esperamos levantarlo de aquí a seis meses y luego salir a buscar los fondos necesarios. Estamos pensando en fondos externos. La universidad ya está haciendo un tremendo esfuerzo con el proyecto de VM20, entonces nos parece importante que así como el Gobierno Regional ha apoyado la mejora de muchos otros teatros a lo largo de Chile, también puede inyectar recursos a este lugar que es tan emblemático”, agrega Matte.

El Banch y la Sinfónica presentaron este año la obra "Sinfonías Farrenc". Foto: Patricio Melo / CEAC.

El Banch y la Sinfónica presentaron este año la obra “Sinfonías Farrenc”. Foto: Patricio Melo / CEAC.

El nuevo Teatro Universidad de Chile no será una realidad en el corto plazo, pero en el Banch ya se ilusionan con la idea de tener un escenario propio. “Es importante, porque el teatro está muy asociado a la Universidad de Chile y al CEAC. Para mucha gente, este es el teatro de la Chile, entonces que ahora sea la casa del Banch es una buena cosa. Se va a arreglar según las necesidades, con piso de danza y ese tipo de cosas específicas”, dice Mathieu Guilhaumon, director titular de la compañía, que también tendrá nuevas salas de ensayo en VM20.

El coreógrafo francés destaca que, por ejemplo, “podremos seguir haciendo propuestas con la Orquesta Sinfónica, porque este escenario tiene un foso y eso no estaba previsto en el proyecto original de VM20, que tenía dos salas distintas”.

Asimismo, dice Guilhaumon, el Banch podría contar con más tiempo para ensayar sus obras en el escenario, que ahora debe compartir con la orquesta: “Ahora siempre tenemos que jugar con tiempos de montaje muy cortos. Generalmente, entramos diez días antes del estreno y tenemos que contemplar el montaje técnico, de luces, ensayos con la orquesta cuando es necesario. Sería un lujo tener más tiempo, porque se puede entrar en más detalles, trabajar las luces directamente en el proceso creativo y no cuando ya existe una obra, por ejemplo”.

Finalmente, la adquisición del teatro tiene también un valor simbólico: “Es un lugar emblemático, ya tiene casi cien años y puede ciumplir otros cien más con una buena mantención. Para la ciudad también es importante: alguna vez hubo toda una red de teatros a lo largo de la Alameda y en el casco histórico que han ido desapareciendo bajo mucho deterioro o se han dedicado a otros fines. El Baquedano puede convertirse en un emblema de estos teatros antiguos que han superado el paso del tiempo. Es una apuesta por valorar este patrimonio. Hay una nobleza ahí, una historia. A veces solamente se trata de generar un proyecto, poner recursos y darle vida a espacios que para muchos tal vez están muertos”, concluye Diego Matte.