Diario y Radio U Chile

Año XII, 21 de enero de 2020

Escritorio MENÚ

Trabajadores bancarios aseguran que mayoría de pensiones será menor a 150 mil pesos y piden fin de las AFP

La Cámara de Diputados acogió a tramitación el proyecto de ley que busca crear una AFP estatal, para que el Estado pueda incorporarse como un actor económico más en esta industria. Mientras, la Confederación Bancaria rechazó las "soluciones" planteadas por el Banco Central y los empresarios de las AFP para mejorar las bajas pensiones y dio a conocer una propuesta de nuevo sistema previsional que entregaría jubilaciones dignas a los trabajadores.

Javier Candia

  Viernes 25 de enero 2013 10:34 hrs. 

El consejero del Banco Central, Joaquín Vial, aseguró hace algunos días que, en promedio, un 60 % de las personas que comenzaron a cotizar en el sistema cuando se creó hoy no superan los 20 millones de pesos de saldo acumulado en sus cuentas. De este modo, si se pensionan hoy obtendrían una pensión no mayor a 150 mil pesos, es decir, menos que el sueldo mínimo.

Estas palabras reabrieron la polémica sobre la necesidad de crear un sistema solidario de reparto, distinto al actual modelo previsional, basado en la capitalización individual.

Según Luis Mesina, secretario general de la Confederación de Sindicatos Bancarios, Vial solo muestra un síntoma del problema de fondo e incluso se queda corto en las dramáticas cifras: “Las AFP están pagando pensiones inferiores a los 122 mil pesos. Eso es real, son datos de la Superintendencia de Pensiones. Dice él que un 60 por ciento de los trabajadores tiene acumulados 20 millones de pesos en sus cuentas de ahorro y que van a aspirar a una pensión de 150 mil pesos, otra mentira grande. La mayoría de los trabajadores tiene, en promedio, 18 millones de ahorro, lo que les va a permitir pensiones inferiores a los 100 mil pesos, siempre que no tengan pérdidas al final de sus vidas activas”, aseguró.

“Por lo tanto, va a ser el Estado el que deberá concurrir con sus recursos para cubrir las pensiones asistenciales mínimas, lo que es francamente increíble, dada la gran cantidad de ahorros que tenemos los trabajadores que son de nuestra propiedad y que, sin embargo, no podemos disponer de ellos”, agregó.

Mesina recordó que su organización sindical, junto a la Confusam, la Fenpruss y sindicatos del mundo privado, plantean un sistema totalmente distinto de seguridad social: “Exigir al Estado chileno, concretamente al Gobierno y al Congreso, que se ponga fin a las AFP y que se permita que los trabajadores puedan instalar corporaciones privadas sin fines de lucro, donde los verdaderos propietarios de estos recursos, que son los mismos trabajadores, administren sus fondos con un sentido claro de dar pensiones. Ese debe ser el objetivo, no dar estos recursos al sistema especulativo y al financiamiento de los grandes grupos económicos, en circunstancias que ese no es el rol fundamental de la seguridad social”, dijo.

Mientras, el proyecto que crea la AFP estatal, que en el pasado había sido objetado por “razones de admisibilidad”, fue acogido a trámite y será visto por la comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados.

Esta decisión fue aplaudida por el principal impulsor de la iniciativa, el diputado socialista Osvaldo Andrade, quien sin embargo reconoció a nuestra emisora que “el que piense que con una AFP estatal se resuelve el problema de las pensiones en Chile comete delito de ingenuidad”, dado que se requieren cambios fundamentales en el mercado del trabajo, porque el principal enemigo de una buena jubilación es la flexibilidad laboral excesiva.

Por su parte, Gonzalo Cid, economista del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (Cenda) , dijo que sin cambiar las reglas del juego de las AFP que lucran con años de trabajo de los chilenos, la aseguradora estatal jugaría un papel similar al BancoEstado  en el mundo financiero.

“Sería equivalente a cuando el problema de la educación y de los préstamos que se hacían a los estudiantes por parte de bancas privadas se trató de resolver a través de los créditos Corfo, porque era una empresa estatal. Hoy vemos que todos los jóvenes que adquirieron esos créditos Corfo están absolutamente endeudados, no son capaces de responder, la deuda a veces es dos o tres veces más que la inicial y hay padres que hasta se han suicidado a causa de la angustia. Es por ello que valoramos que en el país se ha abierto un debate necesario sobre generar reformas estructurales en el sistema previsional”, indicó.