Diario y Radio Universidad Chile

Año XV, 30 de enero de 2023

Escritorio

Modificación a ley de inscripción automática divide a senadores

El Gobierno y el Congreso avanzan en modificaciones a la Ley N° 20.568 sobre inscripción automática, acusando el golpe de la baja participación en las elecciones municipales del 2012, mirando hacia las primarias parlamentarias que se realizarán este año. Existen cuestionamientos sobre el contenido de la modificación, el que, según legisladores y especialistas, no apuntaría a establecer cambios trascendentales al sistema electoral.

Héctor Areyuna

  Miércoles 10 de abril 2013 20:49 hrs. 
voto_1_0

Compartir en

Con dudas manifestadas desde distintos sectores se aprobó el proyecto de ley sobre primarias, que el Senado discutió a partir de la mañana de este miércoles en una sesión especial para la iniciativa que se encuentra en segundo trámite.

La discusión apunta a perfeccionar las disposiciones introducidas por la Ley N° 20.568 sobre inscripción automática, buscando solucionar las falencias que evidenció la alta abstención observada en las últimas elecciones municipales.

Sin embargo, la iniciativa ha generado opiniones dispares, mientras el senador de la Democracia Cristiana Eduardo Frei Ruiz-Tagle asegura que “las primarias van a ser una chacota”, su par y presidente de la misma colectividad, Ignacio Walker, destacó el proceso y sus consecuencias.

“Las primarias son absolutamente indispensables para la vitalidad de nuestra democracia. No son una panacea, no resuelven todos los problemas, pero apuntan en la dirección correcta de fortalecer nuestra democracia, que está cuestionada en muchos sentidos, que hace agua periódicamente y por lo tanto nosotros tenemos que hacernos cargo de esa situación como partidos políticos y como coaliciones”, manifestó.

Una similar buena disposición ante la normativa expresó el senador RN Alberto Espina. “Estas especies de anuncios apocalípticos que se hacen respecto de como esta ley va a resultar yo no los comparto en absoluto. Tampoco creo que estamos haciendo la ley menos mala, sino una buena ley, por cierto con la incertidumbre de que es una nueva ley. Todas las leyes tienen que pasar la prueba de la blancura, que es su aplicación práctica”, señaló.

Por otra parte, ha sido especialmente crítico el senador del Movimiento Amplio Social, Alejandro Navarro, que dijo que este no es un proyecto ciudadano, incorpora situaciones inaceptables y desvirtúa el concepto de primarias.

Navarro resumió esto como una pequeña reforma que persevera en la institucionalidad y que “en definitiva, cada vez que se intenta modificar el sistema de elección nos encontramos frente a muchas barreras de entrada y con esfuerzos como este que solo buscan perseverar en el rol controlador de los partidos políticos del sistema institucional, particularmente el del duopolio: la Concertación y la derecha”.

Coincidió en esto la académica del INAP de nuestra casa de estudios, Francisca Quiroga, que subrayó que esto “todavía no son las cuestiones de fondo que se requieren, principalmente que una primaria tiene que ser abierta, convocar a la mayor cantidad de actores, que muchos independientes sientan que tienen la posibilidad de elegir y que sea vinculante la elección, sobre todo en la selección de los parlamentarios, que es la gran discusión que tenemos existiendo un sistema binominal que merma la posibilidad de elección y sesga mucho el resultado final”.

Quiroga aseguró que estos son cambios administrativos a la normativa, la que por ahora deberá volver a la Cámara Baja para su revisión.

Síguenos en