Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 28 de noviembre de 2021

Escritorio MENÚ

Expertos urgen por auditoría al INE y caso pasa a la Justicia

El Fiscal adjunto Jorge Morales ordenó a la Unidad de Alta Complejidad de la Fiscalía Metropolitana Centro Norte que inicie las investigaciones por la eventual manipulación de datos del Censo 2012 y que provocó la salida el director de la institución, Francisco Labbé. En tanto, el académico de la U. de Chile David Bravo aseguró que “acá hay un tema de credibilidad", que se debería resolver con auditorías externas.

Cristián Zúñiga Pozo

  Sábado 27 de abril 2013 16:02 hrs. 
censo


Continúan las repercusiones de la denuncia sobre supuesta manipulación de datos al interior del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en las cifras del Censo 2012.

Y es que además de las reacciones políticas, este caso ha vuelto a poner bajo la lupa el sistema estadístico del país que, en el último tiempo, ha sido fuertemente cuestionado por las alteraciones en la Encuesta Casen, los cambios de metodologías en la Encuesta de Seguridad Pública y ahora con los cálculos de inflación y del Censo del INE. La situación del organismo es especialmente delicada porque, precisamente, el gobierno había planteado que algunas de las mediciones más importantes – como la Casen – pasaran a manos del Instituto.

El director del Centro de Micro Datos de la Universidad de Chile,  David Bravo,  comentó a nuestra emisora que este nuevo caso pone en duda la credibilidad del organismo, que es considerado como la piedra angular del sistema estadístico del país y aseguró que las autoridades deberían actuar con rapidez para identificar con precisión los eventuales errores y tomar las medidas que necesarias,

En este sentido, el profesor y director del organismo académico señaló que: “Se tiene que identificar rápidamente si es que hubo problemas, dónde estuvieron, cuál es la magnitud  y cuáles son las medidas y las recomendaciones porque se debe proceder muy rápido. Yo creo que es fundamental que un panel de distintos expertos haga una auditoría, pero tiene que ser externo al Gobierno, porque parte de lo que se trata acá, es de restablecer la credibilidad”.

Respecto de este “manto de duda” que afectaría al organismo estadístico, la Asociación Nacional de Funcionarios del INE (ANFINE)  por medio de una declaración señaló que “no podemos aceptar que el INE sea instrumentalizado como un elemento de apoyo servil a la coyuntura política. Tampoco podemos aceptar que el desprestigio que actualmente sufre la institución, sirva de pretexto para efectuar modificaciones a nuestra institucionalidad a espaldas de los trabajadores”.

Mientras tanto, este problema ya se encausó por la vía judicial, tal como lo había adelantado el subsecretario de Economía, Tomás Flores.  En horas de la tarde de ayer la Fiscalía Metropolitana Centro Norte incautó computadores y documentos desde las oficinas del INE luego del inicio de una causa judicial por la supuesta manipulación de los datos del Censo.

El Fiscal adjunto Jorge Morales ordenó a la Unidad de Alta Complejidad de la Fiscalía que iniciara la causa judicial que corresponde para investigar todos los aspectos de este caso vinculados con el centro estadístico.

Razones políticas

Durante esta jornada, el ahora ex director del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Francisco Labbé intentó defenderse después de que ayer renunciara a su cargo luego de estas acusaciones.

En declaraciones a la prensa, Labbé justificó su salida “porque encontré que eran demasiadas las mentiras que se estaban diciendo y yo no estoy dispuesto a estas cosas, a que pisoteen mi nombre, a que sigan destruyendo el INE”. Respecto de que las denuncias provienen de los funcionarios dijo que “no me cabe duda que son razones políticas disfrazadas de aspectos técnicos y estoy preparado para defenderme, pero no en estos momentos”.

La supuesta manipulación se habría presentado a raíz de la decisión del ex director de presentar a 16 millones 600 mil habitantes “empadronados” en el Censo como “efectivamente censados”, siendo que en realidad fueron 15 millones 800 mil personas.

En este hecho, se sumaron los habitantes de 600 mil casas sin moradores para alcanzar menos del 2 por ciento de omisión que se propuso el INE, junto al ministerio de Economía, para validar un Censo que duró tres meses y que utilizó encuestadores pagados.

Ante esto, la jefa de bancada de los senadores DC Ximena Rincón pidió explicaciones de los ministros de Economía, Pablo Longueira, del Trabajo, Evelyn Matthei ydel propio Presidente de la República.

La parlamentaria dijo que la situación es delicada porque se debe resolver la reajustabilidad de los salarios considerando el error que estaría arrojando el IPC y si va a ser retroactivo. Actualmente se está ofreciendo un reajuste del 6 por cieno para el salario mínimo.

En esa línea, la senadora DC indicó que “esto es serio y el país merece una explicación. En pocos días más vamos a celebrar el día del trabajador y lamentablemente el país enfrenta la manipulación de la información estadística, situación que abre preguntas e incertidumbres sobre el efecto que va a tener en las familias de nuestro país, en especial, respecto de los ingresos, deudas y ahorro previsional”.

Cabe recordar que las dudas sobre la fidelidad de los resultados del Censo 2012 se iniciaron a partir de una investigación periodística del sitio electrónico Ciper, donde la asesora del mismo director Mariana Alcérreca, ratificó a Ciper que “en el censo 2012 sí existió manipulación”.