Diario y Radio U Chile

Año XII, 7 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Secundarios anuncian incremento en movilizaciones luego de fallida marcha

La detención del vicepresidente de la FECH, Fabián Araneda, y la irrupción de Carabineros en el Instituto Nacional y la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile marcaron la fallida marcha convocada por las coordinadoras de estudiantes secundarios. Los voceros del movimiento social por la educación pidieron “responsabilidad” de parte del Intendente Metropolitano, Juan Antonio Peribonio, para las futuras convocatorias a movilizaciones.

Narayan Vila

  Martes 28 de mayo 2013 23:12 hrs. 





Un segundo semestre “especialmente movilizado” han anunciado los voceros del movimiento social por la educación en reiteradas oportunidades, llamando a intensificar y radicalizar las formas de protesta durante la segunda parte del año.

El anuncio cobró fuerza luego del discurso del 21 de mayo, donde, a juicio de los líderes secundarios y universitarios, el presidente Sebastián Piñera confirmó que no atenderá las exigencias de los estudiantes.

Por ello, la fallida marcha de este martes 28 de mayo preocupa a los voceros, especialmente porque la demora de la Intendencia Metropolitana en responder los permisos se ha tornado reiterativa.

A ello, se suma la escasa voluntad de diálogo que exhibió Juan Antonio Peribonio para consensuar un trazado que permitiera a los estudiantes marchar este martes por una avenida importante y visible.

Así lo manifestó Isabel Salgado, vocera de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios, ACES, quien aseguró que, pese a que la marcha no se concretó y, por el contrario, derivó en una serie de enfrentamientos, quedó de manifiesto que “el movimiento nunca más aceptará la imposición de recorridos”.

“Creemos que esto fue una prueba donde le demostramos al Intendente que no íbamos a aceptar su recorrido, que no se nos iba a imponer un recorrido y para las próximas movilizaciones, esperemos que esté dispuesto a dialogar con nosotros”, expresó.

Este martes, y tal como se preveía, se produjeron enfrentamientos entre manifestantes y Fuerzas Especiales de Carabineros, debido a la imposibilidad de poder marchar por la Alameda.

Los hechos más graves se produjeron en el puente Pio Nono, lugar donde fue detenido Fabián Araneda, vicepresidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, quien portaba un lienzo junto a otros alumnos de nuestra casa de estudios.

Además, un carro laza gases derribó la reja de uno de los acceso de la Escuela de Derecho de nuestra universidad.

Pese a que la marcha no se pudo concretar, Moisés Paredes, vocero de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios, CONES, aseguró que “pese a la represión, pese a las persecuciones, pese a que nos puedan golpear y no nos dejen marchar y nos puedan desalojar de las tomas que queramos generar, nos vamos a seguir levantando, vamos a seguir movilizándonos en las calles por una educación estatal, gratuita y de calidad, porque lamentablemente la elite política de este país ha demostrado que no tiene la voluntad de generar los cambios que Chile necesita”.

Para el próximo mes ya hay agendados dos paros de carácter nacional. El más inmediato se efectuará el jueves 13 de junio.

Andrés Fielbaum, presidente de la FECH, emplazó al intendente Juan Antonio Peribonio a dejar la intransigencia de lado y dialogar con el movimiento social por la educación.

“Nosotros sabemos que el gobierno prácticamente terminó pero no podemos permitir que la Intendencia se mantenga así de intransigente, tomando decisiones de manera caprichosa y arbitraria. Hacemos el emplazamiento desde ya para que la marcha y el paro nacional del día 13 de junio podamos llegar a algún acuerdo en que se nos autorice utilizar algún tramo de la Alameda”, planteó el dirigente.

La ministra de Educación, Carolina Schmidt, no se refirió a la marcha ni a las demandas de los estudiantes. Quien sí habló fue el titular del Interior, Andrés Chadwick, quien aprovechó la oportunidad para reiterar el llamado al Congreso, para que aprueben el proyecto de ley que endurece las penas para quienes protagonicen desórdenes con el rostro cubierto.