Diario y Radio U Chile

Año XII, 4 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Marcel Claude: “La Asamblea Constituyente está en el ADN de cualquier proyecto democratizador”

El candidato presidencial plantea un nuevo escenario electoral luego de la renuncia de Pablo Longueira. A su juicio, con dos millones de votos una candidatura se instala en segunda vuelta. Y la suya no se amilana ante un enfrentamiento directo con la favorita Michelle Bachelet.

Juan San Cristóbal

  Martes 23 de julio 2013 22:26 hrs. 





“Hay un millón y medio de personas que están tan saturadas, que perfectamente podrían inclinarse con una candidatura como ésta, y si es así, entramos en segunda vuelta y ganamos”, asegura Marcel Claude, al explicar el escenario electoral que deja la crisis en el oficialismo y la opción de un enfrentamiento directo con Michelle Bachelet.

El candidato del Movimiento ‘Todos a La Moneda’ indica que, luego de los tres millones de electores que participaron de las primarias de la Alianza y Nueva Mayoría, se abre un flanco para convocar a los ocho millones de votos ausentes el 30 de junio. En ello, el descontento social y los movimientos laborales y estudiantiles son un grupo ávido de participación, que bien puede ser convocado por una candidatura fuera de estas coaliciones políticas.

¿En qué se sustenta la opción de efectivamente “Llegar a La Moneda”?
– Es imposible que la Concertación nos gane en segunda vuelta, no tienen discurso ni proyecto, sino una historia de traición, de servicio al capital, de deslealtad al pueblo chileno, distintas falencias que en dos meses de campaña lo pones en evidencia.

¿Dónde está el millón y medio de votos que necesita su candidatura?
– El discurso y la campaña que hemos desplegado tiene mucho potencial para convocar a los no votantes. Siempre está el riesgo que no voten, la clase política hizo que la gente se distancie de la práctica electoral, porque hasta ahora no ha tenido ningún sentido votar.

¿Cuál es la diferencia que le permitiría alcanzar una votación significativa?
– Desde siempre, hemos sido partidarios de la educación pública y gratuita, hemos defendido la recuperación del cobre, salud para la gente, Asamblea Constituyente. Lo hemos planteado toda la vida, hicimos la vida política fuera de las instituciones precisamente porque hemos sido fieles y perseverantes con ese proyecto político, sin estar en los cargos de representación, porque ellos defienden el modelo económico de Pinochet.

NUEVOS ELECTORES

marcel (1)Marcel Claude subraya la masiva respuesta de su propuesta en círculos universitarios. En 2011 recorrió el país al alero de la movilización estudiantil, lo que derivó en el movimiento político que hoy levanta su candidatura. En redes sociales, sus números lo instalan muy por encima de los otros  candidatos, sólo opacado por el favoritismo de la ex presidenta.

¿Cómo se concreta un movimiento sin financiamiento, sin capital político?
– Nos ha sorprendido que se autoconvoquen 350 comandos. Se ha ido despertando una épica muy interesante, este movimiento se va a consolidar, hay una convicción muy esperanzadora. Ya hicimos la historia que había que hacer, y en noviembre seremos un nuevo referente político. Y en el sentido que no ganemos, estaremos en la arena política, tendremos un porcentaje y vamos a influir, conduciremos a la sociedad chilena por la vía de la protesta, las tomas de calles, el hecho político expresado en las calles, hacer política desde la perspectiva ciudadana y no de estos señores.

¿Cuál es la transformación de las demandas sociales, que nacen en la calle, a pasar a ser propuestas políticas, de un candidato electoral?
– Los partidos políticos son resultado de movimientos sociales, de luchas salitreras, de movimientos obreros. La DC es la puja de los sectores medios vinculados al desarrollo del Estado. Son movimientos sociales que se politizan. Ahora está el concepto neoliberal de la política, con productores de referentes que deciden entre cuatro paredes quién será el candidato, la política para los políticos. Eso es una manera de entender la política, pero se olvidan de anónimos como Pancho Villa o Emiliano Zapata, eso es lo que no cabe en un análisis de salón. Campesinos iletrados conducían a los Sin Tierra, y decidieron terminar con el abuso y se levantaron en armas para ser actores políticos.

La inscripción automática y el voto voluntario incidieron en la última elección municipal y las primarias, ¿se observa un cambio ante el crecimiento del padrón?
– Le conviene a estos conglomerados el voto voluntario, han generado bastante descontento para desincentivar a la gente a que vote. Tienen un grupo de clientes, han estado en el poder durante 40 años, han construido redes. Si fuera automática la inscripción y obligatorio el voto, estarían en bastantes peores condiciones de las que están hoy.

¿Qué queda por sumar a la ciudadanía en un proceso electoral?
– El siguiente paso es despertar el grito de rebeldía, y movilizar a la gente, dar la lucha en todos los espacios de poder. En las urnas, alcaldías, centros de estudiantes, sindicatos, donde haya espacio para ejercer la voluntad popular. Hay que rebelarse y a eso llamamos, a tomarse el poder como gobierno democrático: autogobernarse y no depender de una casta política, dependiente del poder fáctico para sus campañas, y una prensa que los sigue.

LA CLASE POLÍTICA

Marcel Claude no aleja la opción de un acuerdo con Roxana Miranda y sumar al Partido Igualdad en su comando. Respecto de Alfredo Sfeir, apunta a los ecologistas como “una decisión interna, una forma de mantener el discurso”. Con el Partido Progresista y la candidatura de Marco Enríquez-Ominami, apela a su historial político, ligado a la Concertación, y las lealtades de lo que señala “un camino errático”. En su visión, esto explica la confluencia de distintas opciones de izquierda que postulan a La Moneda.

¿Cuál es el futuro de las coaliciones con esta ebullición de demandas sociales?
– La Concertación ya hizo el negocio con la derecha económica, ahora sólo le queda descansar, esperar. Michelle Bachelet se fue de vacaciones a Nueva York. Ellos hicieron el trabajo, consideran que tienen asegurada la elección en primera vuelta. Ahora queda llenar de carteles el país, que Bachelet diga un par de cosas mediante sus voceros, y nada más.

¿Cómo se grafica la relación efectiva del Estado con la ciudadanía?
– Que la torre del señor Paulmann cueste más que la crisis del Sename, son cosas que limitan con la crueldad y la estupidez, además con dinero de los trabajadores. Algo completamente descabellado. ¿Qué dicen los economistas de la crisis del Sename? Los economistas deben asignar bien los recursos, y hay una manada de ministros de Hacienda que ha entregado la plata de los trabajadores al señor Paulmann para que termine su Costanera, pero tenemos a 15 mil niños en estado de abuso, que perdieron su dignidad.

ASAMBLEA CONSTITUYENTE

claude“Si queremos democracia, tiene que operar el principio de autodeterminación, de la voluntad general. Como lo fue la Constitución de Estados Unidos, también en Francia y la mayoría de las sociedades que se basan en la voluntad popular. Todo lo otro es consecuencia de ello”, destaca el candidato, consultado por reformular la Carta Magna.

¿Cuál es su postura para cambiar la Constitución?
– La institucionalidad avala esto, en la Carta Magna se establece el plebiscito como mecanismo de poder ciudadano, por lo que el Presidente puede convocar a plebiscito, vinculante o no. Si yo fuera Presidente, lo voy a hacer, preguntaré a los chilenos si quieren una Nueva Constitución, algo que para nosotros es fundamental, un tema de génesis.

¿Qué modelo país surge en la propuesta de una Asamblea?
– La refundación de Chile sobre la base de la democracia, sustentado en la voluntad soberana del pueblo, el principio de autodeterminación. Cada comando tiene su autonomía, región por región se convocan para definir qué hay que hacer, ellos lo saben mejor que nosotros. Buscamos generar una democracia política al interior del movimiento, y hay comprensión de una responsabilidad moral por ello.

A su juicio, ¿qué descripción cabe al modelo que hoy gobierna con el binominal?
– Lo que hay en Chile es una clase dirigente que encarceló a este país, lo alimenta según como quiere: no hay derecho a huelga, no hay prensa alternativa, las universidades son un desastre, no hay formación política. La situación es más parecida a un campo de concentración que a un país que elige soberanamente a quienes lo gobiernan, y los carceleros son estos políticos, responsables criminalmente de lo que está ocurriendo.

¿Existe transición con una Constitución de 1980?
– Con estos arreglos para mantenerse en el poder, negando la democracia, demuestra que ellos son simples continuadores de la obra de Pinochet. Una elite que no tiene ni la altura moral, ni la altura intelectual, porque da vergüenza en ese aspecto, sólo saben corromper. No califican como conductores de un país, que tiene mucho más gente que puede ser responsable por sí mismo, llegar a un acuerdo político de cómo autogobernar, por eso la Asamblea Constituyente está en el ADN de cualquier proyecto democratizador.