Diario y Radio U Chile

Escritorio

Entrevista al director del espacio, Francisco Ossa

El Teatro del Puente no se cierra

El pasado sábado la Municipalidad de Santiago informó que entregará apoyo al Teatro del Puente, con el objetivo que éste no cierre sus puertas, tal y como sus gestores lo anunciaron en abril de este año. Radio Universidad de Chile conversó con uno de los directores del recinto, quien señaló que si bien este es un buen paso, queda mucho por hacer.

Damaris Torres C.

  Martes 13 de agosto 2013 20:18 hrs. 
Teatro del Puente

Un día faltaba para que se cumpliera la fecha tope que había anunciado Freddy Araya y Francisco Ossa el pasado 17 de abril, cuando por medio de un comunicado de prensa afirmaban que el Teatro del puente, ese recinto que alberga a las compañías emergentes y que se encuentra sobre el río Mapocho, cerraba sus puertas para siempre.

En aquel escrito, los directores del recinto exponían los problemas económicos que arrastraban y que les impedía continuar con el proyecto, por lo que anunciaban su término definitivo para el 11 de agosto.

Pero no ocurrió así. El pasado sábado 10 de este mes la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Santiago anunció un plan de apoyo que permitirá el funcionamiento del espacio. Entre los anuncios se encuentra la integración del teatro en el presupuesto de cultura 2014, un plan de mejoramiento en la infraestructura externa y un proyecto de co-financiamiento para la programación del mismo.

“Se está haciendo un esfuerzo coordinado por cuidar este importante espacio del teatro independiente y autogestionado. Esta política cultural del municipio es prioridad para la actual administración, que busca mantener este lugar que es tan emblemático para el teatro chileno independiente, para la comuna y para la ciudad de Santiago”, señaló la Directora de Cultura del municipio, Morgana Rodríguez, aquel día.

Si bien esta respuesta de la municipalidad, en conjunto con el Consejo Nacional de Cultura y las Artes, dejó tranquilo a los gestores del recinto, éstos declararon que “no soluciona los problemas de fondo”. “Lo que aquí queremos es tener políticas culturales serias”, dijo Francisco Ossa.

¿Cuáles son los cambios que esperan?

Lo que pasa es que con nosotros se está solucionando un caso en particular, el “Teatro del Puente”, pero no el general. Acá no se han dado cuenta que los problemas de los teatros independientes tienen como base la  educación, entonces, mientras no tengamos una educación de calidad y para todos, es difícil que la cultura mejore.

Nosotros por ejemplo, quisiéramos que el Estado nos entregue algunos recursos como deber con la cultura. Aunque estamos seguros que habrá gente que dirá por qué tendríamos que pasarle dinero. Bueno, en ese caso respondemos porque es una herramienta para educarnos. Un país culto es un país educado, y no podemos meter los espacios culturales en el mercado, porque para eso ya está la televisión.

Que es algo que se ha venido repitiendo…

Sin ánimo de comparar, pongo el caso de Argentina donde pueden estar endeudados hasta las masas, pero ellos continúan asistiendo al teatro, a conciertos, haciendo lecturas, etc. En ese contexto, es bueno que nosotros creemos nuestra forma de ver y crear la realidad cultural del país, pues tenemos necesidades y costumbres distintas que al otro lado de la cordillera.

Pero ¿cómo mejorar esta situación?

Tenemos que organizarnos, para eso nos estamos juntando en la Red Salas de Teatro que ya está conformada para armar una estructura fuerte que pueda generar propuestas, entendiendo que el financiamiento de los espacios culturales lo debemos mejorar entre todos. Queremos entregar propuestas claras sobre cómo queremos que sea esta especie de subvención.

¿Quiénes participan en esta Red?

Acá participan todas las salas de teatro de Santiago que están interesadas en trabajar en equipo. Hay reuniones todos los martes y se está tratando de conformar hace algunos años.

¿Consideras que gracias a su anuncio de cierre se develó este problema en las artes?

Lo que ocurre ahora es que estamos acompañados y valorados en el trabajo, pero yo creo que se sabía, sólo no era tan público. Cuando lo anunciamos no aguantábamos más, no podía ser que tuviéramos que trabajar y tener que poner plata de nuestros bolsillos todos los meses por un proyecto que nos beneficia a todos. La cultura en Chile no puede estar dependiendo de un fondo, tiene que permitirnos proyectarnos a futuro. En ninguna parte del mundo los teatros se mantienen con corte de ticket.

¿Qué tienen pensado para el próximo año ahora que estarán funcionando?

Nos encontramos armando una postulación al Fondart para un proyecto a tres años que devolverá los conciertos musicales en el teatro, llamado el Río suena. No cambiaremos la línea editorial de nuestro espacio y queremos tener funciones de martes a domingo, pero aún no sabemos de qué forma (ríe).