Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Obama lanza titánico trabajo de persuasión sobre intervención en Siria

Un maratón de entrevistas en la televisión espera a partir de este 9 de septiembre a Obama dentro de la campaña que ha lanzado para convencer al Congreso de apoyarlo para lanzar una intervención militar en Siria como respuesta al ataque químico del régimen sirio. La opinión pública está mayoritariamente en contra.

RFI

  Lunes 9 de septiembre 2013 9:59 hrs. 
obama persuacion

Lo que se dispone hacer Obama a partir de este lunes lo definió Hollande este fin de semana: “un trabajo de persuasión” luego de haber expresado “la responsabilidad de actuar” en Siria. El mandatario francés hablaba de su propio gobierno pero se podría utilizar la misma fórmula en el caso del mandatario estadounidense.

Obama está comprometido en una tarea de persuasión titánica ya que deberá convencer a un Congreso y a una opinión pública que se muestran entre reticentes y francamente hostiles a lanzar una intervención militar en Siria en reacción al ataque químico el 21 de agosto en las afueras de Damasco que Washington atribuye al régimen sirio.

Al decidir consultar al Congreso, a pesar de que la Constitución no lo obliga, Obama se expone a un rechazo a una iniciativa en la que se ha comprometido personalmente. En la calle, su plan de intervención militar en Siria carece de un fuerte respaldo. El representante republicano de Carolina del Norte, George Holding, afirmó este domingo: “He recibido muchos mensajes de nuestros electores vía e-mail y SMS: un poco más de un millar en dos días. Los que están a favor de la intervención son muy escasos”.

En el Congreso, la batalla más difícil será en la Cámara de Representantes donde los republicanos tienen la mayoría. Según los medios estadounidenses, el gobierno está muy lejos de los 217 votos necesarios. Algunos líderes republicanos han manifestado además que la decisión no se tomará de manera precipitada, sino en los próximos quince días, dando a entender que para ellos no hay urgencia. No sorprende por tanto que Obama se haya visto obligado a lanzar una enérgica campaña de cabildeo (lobbying), “la más importante en Washington desde su elección en 2008”, según el New York Times.

Es imposible prever el resultado de la votación de los legisladores. La situación es impredecible porque se trata de una decisión que tiene visos de auténtico “caso de conciencia en el que es muy difícil dar una consigna de voto”, comentó Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata en la Cámara. Las líneas ideológicas han estallado, lo que ha dado pie a alianzas raras, por ejemplo, entre republicanos ultra-conservadores del Tea Party y demócratas antiguerra que han votado contra los conflictos en Irak y Libia.

Se espera que el voto en el Senado tenga lugar este miércoles. Para algunos, Obama tiene muy poco tiempo para invertir la tendencia actual. En este forcejeo, el presidente no podrá contar con la popularidad que gozaba en su primer mandato. Inclusive el influyente movimiento Moveon.org, que respaldó sus dos campañas electorales, hizo un llamado al Congreso a votar no.