Diario y Radio U Chile

Año XI, 19 de agosto de 2019

Escritorio

Fallece sacerdote Alfonso Baeza, ex vicario de la Pastoral Obrera

Este viernes, el arzobispado de Santiago informó el deceso del monseñor Alfonso Baeza, quien en 1977 fue nombrado Vicario de la Pastoral Obrera, iniciando con ello un amplio trabajo de apoyo a los trabajadores. En dictadura, se fue a vivir a la población José María Caro.

Juan San Cristóbal

  Viernes 6 de diciembre 2013 10:24 hrs. 
baeza

“Un cura especial”, es el comentario unánime que surge ante la figura de Alfonso Baeza, sacerdote que falleciera este viernes, a la edad de 82 años, quien estaba hospitalizado en el Hospital Clínico de la Universidad Católica. Baeza sufrió una descompensación que lo llevó a ser internado, producto de una insuficiencia estomacal.

“Nuestra tarea era ayudar a la reorganización sindical y con ello la Iglesia creció en legitimidad entre trabajadores que a veces sentían que la Iglesia estaba más cerca de los ricos. Uno de los frutos del trabajo de esos años fue mostrar que en los tiempos actuales no se puede hacer una evangelización verdadera sin preocuparse de materias como la explotación de los trabajadores”, declaró Baeza en una reciente entrevista, quien subrayó que “era indispensable estar cercano a las vivencias de los obreros y pobladores; de sus condiciones de trabajo; de sus dificultades y anhelos”.

En 1977, el padre Alfonso Baeza fue nombrado Vicario de la Pastoral Obrera por el cardenal Raúl Silva Henríquez, luego de trabajar en la Vicaría de la Solidaridad y el Comité Pro Paz, organismos de la Iglesia Católica destinados a la defensa de los derechos humanos, bajo la dictadura.

La Conferencia Episcopal de Chile destaca que “fue clave en la transición a la democracia y en la lucha de los Derechos Humanos y los trabajadores. Fue Director de Caritas Santiago y actualmente se desempeñaba como Administrador Parroquial en la comunidad Sagrado Corazón de Jesús de Estación Central”.

Ordenado sacerdote en 1960, el año 2010 se llevaron a cabo distintas actividades por 50 años de sacerdocio. Se destaca su defensa de los derechos humanos, y su especial acercamiento a los pobres y pobladores, mostrando una especial sensibilidad social a través del ejercicio sacerdotal.