Diario y Radio U Chile

Año XII, 5 de junio de 2020

Escritorio MENÚ

Espionaje en Internet:

“Esperamos que ahora haya voluntad para reglas del juego más claras”

Mark Zuckerberg manifestó su molestia frente a prácticas de espionaje en redes sociales realizadas por el Gobierno estadounidese. Los expertos apuntan a la estrategia comercial que esconde la postura del creador de Facebook y advierten sobre la precariedad en la legislación de privacidad de datos.

Camila Medina

  Sábado 15 de marzo 2014 2:09 hrs. 





El creador de Facebook, Mark Zuckerberg, expresó su molestia por las prácticas de espionaje de las autoridades estadounidenses en internet, queja que hizo llegar directamente al Presidente Barack Obama. De este modo, quiso desvincular a su red social de los casos de espionaje destapados por el ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Edward Snowden, quien acusó  a la organización de enmascarar sus servidores como si fueran de Facebook, para infiltrarse y acceder a datos de los usuarios.

Claudio Magliona, profesor de derechos digitales de la Universidad de Chile consideró que la embestida de Zuckerberg forma parte de una estrategia comercial que contempla la privacidad de los datos como un valor diferencial en el mercado.

Por su parte, José Huerta director ejecutivo de la ONG Cívico, explicó las razones del creciente interés por parte de los Gobiernos, para acceder a datos de los usuarios en las redes sociales: “Particularmente para Estados Unidos se ha vuelto muy importante, porque a través de la triangulación de datos, ellos pueden localizar a personajes que consideren peligrosos para la seguridad de su país. Justamente las redes sociales como Twitter o Facebook, al tener relación con los nombres reales o con datos de localización de los usuarios, las agencias de Gobiernos como la NSA son capaces de cruzar estos datos con los que ellos manejan de sus sistemas de inteligencia, para determinar cuáles son las actividades de ciertas personas”, explicó Huerta.

Francisco Vera, director de proyectos de la ONG Derechos Digitales, explicó que las empresas privadas tienen una responsabilidad importante en el abuso de la recolección de datos. Además, se refirió a los efectos que estas prácticas conllevan, cuando son ejecutadas por los Gobiernos.

Al respecto, explicó que “hay consecuencias graves, que tienen que ver con los mismos ciudadanos y activistas de los países que hoy día temen ejercer su libertad de expresión o decir sus opiniones políticas, aunque sea de manera privada por internet, porque saben que alguien los puede estar interceptando. Muchas veces estas formas de intercepción se ocupan como insumo para otras acciones militares en Estados Unidos, por ejemplo, muchos reportes indican que la NSA guía aviones no tripulados que circulan en medio oriente, para que maten gente, basados en la ubicación del celular que detecta esta agencia de inteligencia. Entonces estas acciones que amenazan nuestra privacidad, terminan afectando la libertad de expresión, la seguridad física y también la posibilidad de acceder incluso a un trabajo o a otros servicios. Porque el nivel de información que hay de los usuarios, especialmente en Chile, hace que las empresas privadas tomen decisiones que los usuarios no saben por qué se toman”,  señaló Vera.

En Chile, Facebook cuenta con más de nueve millones de usuarios ¿Qué tan protegida está esa información?  Para Patricia Peña, académica del  Instituto de Comunicación de la Universidad de Chile, la legislación vigente de datos personales y privacidad, que data de 1999, es “muy precaria en relación a la protección de información personal en los servicios digitales. Se venden nuestros datos a través de bases y frente a eso los usuarios no tenemos mucho que hacer. Sin embargo, esperamos que ahora haya una voluntad para establecer reglas del juego más claras. Además, cada día aparecen nuevas aplicaciones que intentan establecer mayores garantías en temas de seguridad respecto a los mensajes privados y a los archivos que se comparten”, aseguró la académica.

Actualmente, existe un proyecto de ley que pretende establecer salvaguardas para la gestión de bancos de datos de los usuarios.  Al respecto, Claudio Magliona, director del Magíster en Derecho y Nuevas Tecnologías de la Universidad de Chile, advirtió que las medidas deben procurar un equilibrio entre el derecho a la privacidad y el comercio digital: “Es muy fácil tentarse con la sobreregulación y ofrecer privacidad y protección. Sin embargo, entre más se restringe el tráfico económico y jurídico de los datos personales, más se está trabando el comercio y el intercambio de bienes e información de las personas. Los datos personales tienen que ser protegidos, pero se tiene que lograr un balance de manera que no exista una sobreprotección que termine afectando el comercio electrónico”, señaló el abogado.

En esa línea, Patricia Peña consideró contradictoria la solicitud de Zuckerberg quien pidió al Gobierno estadounidense ser más transparente, “cuando Facebook es uno de los servicios que más datos nos piden y esto ocurre luego de que su empresa comprara WhatsApp lo que implica que ahora tendrán acceso a millones de datos de teléfonos celulares en el mundo”, advirtió Peña.

En febrero, ejecutivos de Google, Microsoft, Yahoo, Twitter, AOL y LinkedIn, expresaron sus frustraciones por los programas de espionaje de Estados Unidos y pidieron un acuerdo del Gobierno de que no se recolectará datos en masa de comunicaciones por internet. Obama ya ordenó una serie de cambios a los programas de vigilancia masiva y pidió a las agencias de inteligencia obtener un permiso de la corte antes de acceder a registros de los usuarios.

Por ahora, los expertos coinciden en la necesidad de poner atención a la letra chica de los contratos al acceder a servicios digitales, para conocer las condiciones a las que se expone el usuario, además de ser más críticos frente a las solicitud de información en redes sociales y generar mejores instancias de educación digital.