Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 17 de mayo de 2022

Escritorio MENÚ

Despido del director del SENCE tensiona a la Nueva Mayoría

Paula Correa

  Martes 1 de julio 2014 21:14 hrs. 
Blanco y Salas

Nuevas tensiones políticas ha dejado de manifiesto la decisión del ministerio del Trabajo de solicitar la renuncia al director del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE), Julio Salas, al parecer debido a una serie de discrepancias sobre la forma de implementar el programa para el próximo año y la calidad de las instituciones que asumirían ese rol. La salida del funcionario volvió a instalar los viejos cuestionamientos al lucro indebido en el negocio de la capacitación.

Después de que el director nacional anunciara la implementación del programa de fiscalización del SENCE para este trimestre, el ministerio del Trabajo solicitó su renuncia, supuestamente debido a discrepancias entre el funcionario y la ministra Javiera Blanco.

Sin embargo, el subsecretario del Trabajo, Francisco Díaz afirmó que Julio Salas no habría estado dispuesto a concursar en el Sistema de Alta Dirección Pública, lo que habría molestado a las autoridades.

Radio Universidad de Chile conversó con el ahora ex director, militante socialista y miembro del Comité Central del partido, quien confirmó su salida. “Efectivamente se me pidió el cargo de Director del SENCE, yo prefiero no hacer declaraciones sobre el tema. Lo que sí puedo comentar es que había discrepancias sobre la implementación del programa del próximo año y sobre eso, se basó la petición de renuncia”, explicó.

Según comentan fuentes al interior del organismo, esas diferencias pasan principalmente a los programas de capacitación para 150 mil jóvenes y 300 mil mujeres que contaban con una inversión pública de setecientos mil millones de pesos en cuatro años.

Salas habría estado en desacuerdo con que los Organismos Técnicos de Capacitación (OTEC) con fines de lucro o comerciales fueran parte del programa de Gobierno y que, a la vez, se excluyera a las universidades, lo que Salas habría manifestado por escrito a la propia titular del ramo.

De hecho, los mismos OTEC han declarado que tienen utilidades de un 27 por ciento, lo que ya es alto. Allí se habría producido la discrepancia, ya que el Gobierno sostendría que no se debe “discriminar” a las instituciones por su tipo.

A esto se suman cuestionamientos a la transparencia de los OTEC, los que reciben subsidios del Estado, y antiguas críticas sobre la eficacia de las políticas de capacitación que imparte el SENCE.

La salida del director tomó por sorpresa a los parlamentarios. El senador socialista,  Fulvio Rossi, de la Comisión de Educación de la Cámara Alta, en conversación con nuestra emisora afirmó que actualmente hay muchos colegios particulares subvencionados que tienen OTEC, porque como cuentan con infraestructura educativa y profesores, “les sale más barato y hacen un buen negocio”.

Además, indicó que habló con Julio Salas y que él “en ningún momento se ha negado a participar en ningún concurso”, agregando que “no se explica el despido de un tremendo funcionario público con gran formación académica”. El senador aseguró también que conversará el tema con la Ministra.

Otras voces de la Nueva Mayoría indicaron que la tensión pasa por roces entre el PS y la Democracia Cristiana, explicando que varios militantes DC son dueños o sostenedores de colegios particulares subvencionados, los que a su vez poseen OTEC, las que precisamente Salas habría intentado marginar del programa.

En esa línea, que la ministra sea muy cercana a la DC le ha valido críticas como posible favorecedora de negocios privados  con recursos públicos. Se apunta también un círculo de asesores, provenientes de la conducción de Andrés Velazco que “siguen haciendo las cosas bajo el paradigma de años pasados” quienes estarían contribuyendo a agravar la posible des-sintonía con la jefa de Estado.

Por su parte, el diputado DC Patricio Vallespín, de la Comisión de Trabajo, descartó de plano razones políticas de fondo y afirmó que la salida se debería a “otros temas de gestión” según conversaron “en su minuto” con Javiera Blanco. Además, indicó que no sería categórico en la prohibición de las OTEC con fines de lucro “hay que ser muy selectivo, lo importante es que hagan muy bien su función”, indicó.

El parlamentario añadió que en el re-diseño del SENCE se debe abordar con claridad la política de Estado de un servicio que es clave para el desarrollo del país.

En tanto, el ex director del Servicio y militante de la Democracia Cristiana, Fernando Rouliez, sostuvo que se debe hacer una revisión sobre el rol de estos organismos: “Hay que remirar su rol. Si vamos a aplicarle a la Educación que las sociedades o las corporaciones que hagan educación en Chile no tengan fines de lucro, a lo mejor igual hay que aplicarle ese concepto a las OTEC”, dijo y añadió que hoy eso no les toca, porque “no han sido las reglas del juego”.

“Esto va a depender del gobierno”,  afirmó el especialista bajo la mirada de quien fue también ex director regional del programa Chile Califica, que trataba el tema a través de una coordinación tri-ministerial, desde las carteras de Educación, Trabajo y Economía.

El actual director del Instituto Tecnológico de la Universidad de Playa Ancha, apuntó a elementos estructurales  y se refirió a temas internos, como la necesidad de revisar el presupuesto y la entrega de fondos a las regiones, afirmando que después de algunos años de expansión, en el gobierno pasado se volvió al centralismo.

La salida de Salas no sólo evidencia las diferencias internas en el bloque oficialista, también revive los cuestionamientos a lainversión pública en capacitación, que la sindican como ineficaz y capturada por los operadores.

De hecho, diversos estudios indican que la inversión pública en capacitación es ineficaz, no tiene mayor impacto y hoy está siendo capturada por los operadores del mercado.

Las primeras críticas vienen del 2008. En 2011, la Comisión Revisora del Sistema de Capacitación señaló no se cumplía con las condiciones necesarias para justificar el financiamiento con recursos públicos del organismo, debido al sesgo en la cobertura hacia las grandes empresas y los trabajadores de mayores ingresos.

Luego, en 2013 se realizaron diversos cambios, eliminando cursos breves que no tenían la mejor efectividad y centrándose en entregar más calidad en lugar de ampliar su cobertura sin contar un impacto mayor.

Este martes primero de julio, el Ministerio del Trabajo designó como nuevo Director Nacional en calidad de Transitorio y Provisional, a Pedro Goic Boroevic, médico veterinario de la Universidad de Chile y magíster en gestión y políticas públicas del Departamento de Ingeniería Industrial de esa casa de estudios.

La cartera destacó que Boroevic tiene una trayectoria de quince años como profesional y directivo del sector público, especializándose en el diseño y ejecución de políticas públicas en áreas de fomento productivo y desarrollo económico territorial y empleo, incluyendo responsabilidades de distinto nivel en el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), en el Programa de Desarrollo Económico Territorial Chile Emprende (SERCOTEC) y en el Programa Pro- Empleo del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, donde se desempeñaba antes de asumir el cargo.