Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Las deudas pendientes del estado chileno en materia de Derechos Humanos

Este lunes y martes Chile expone en el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en conjunto con organizaciones civiles, que a su vez entregan un informe alternativo al Ejecutivo. En la instancia, se señalan diversas deudas pendientes por el Estado, como la situación de los migrantes, la participación de las mujeres en política, tipificación de la tortura, entre otras.

Pamela López

  Lunes 7 de julio 2014 22:50 hrs. 





El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CCPR, por sus siglas en inglés) situado en Ginebra, Suiza, revisó este lunes, en su primera jornada, los progresos y las materias pendientes de Chile en términos de derechos humanos, según el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, suscrito por el país.

La delegación está encabezada por el subsecretario de Relaciones Exteriores, Edgardo Riveros, quien debe dar cuenta de los avances en cuanto a la implementación. Además, el Comité también recibe información del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), como organismo estatal, y un “informe alternativo” redactado por 21 organizaciones de la sociedad civil, como contrapunto a la información que entrega el Estado.

Entre las organizaciones civiles que expusieron se encuentra Corporación Humanas, desde donde manifestaron que el Estado tiene  dificultades en el cumplimiento de las indicaciones formuladas en 2007.

Según Camila Maturana, abogada de la Corporación, la intervención  oral de la organización civil se centró en temas con la discusión legislativa, como lo son la participación de la mujer en la política y el aborto.

“La intervención oral que tuvo Corporación Humanas básicamente son dos problemas. La insuficiente participación política de las mujeres es un tema de derechos humanos, que cuando el país discute el sistema electoral e incorpora las vías de participación política de las mujeres es una oportunidad, sin duda para revertir este déficit. Otro tema relevante es la mantención y criminalización del aborto que no resiste más”, precisó la abogada.

Por su parte, Amnistía Internacional reconocieron ciertas preocupaciones en relación a diversas materias, como la justicia y reparación en materia de violación de derechos humanos en época de dictadura, tipificación de la tortura, uso excesivo de la fuerza por parte de Carabineros en manifestaciones sociales y la actual normativa sobre migración. Así lo manifestó su directora ejecutiva, Ana Piquer.

“Por una parte está la preocupación con la legislación actual, pero también con el proyecto de ley que está actualmente en el Congreso y que estamos expectantes de ver qué va a hacer el actual gobierno con ese proyecto de ley. Como por ejemplo, los plazos para reclamar la expulsión que son muy breves ya habían sido materia de recomendación para el Estado en otras ocasiones. Son varios así los ejemplos que el proyecto de ley actual no nos disipa”, señaló Ana Piquer.

En ese contexto, el diputado Hugo Gutiérrez, presidente de la comisión de Derechos Humanos, cuestionó la necesidad de que se mantenga vigente el decreto ley de amnistía dictado por Augusto Pinochet, planteando dejarlo sin efecto.

“Nosotros hemos insistido en que el decreto ley de amnistía nos parece que es indecente que se mantenga aún como una norma vigente, dictado por Pinochet, y eso me parece que ya no soporta más. La solución que hemos planteado como organismo de derechos humanos no es la derogación, porque eso no sirve de nada. Por lo tanto, la salida es dejarlo sin efecto”, indicó el legislador.