Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de mayo de 2020

Escritorio MENÚ

Las dudas que debe despejar el Gobierno para aumentar el apoyo a la Reforma Educacional

Aumenta el respaldo ciudadano, pero baja la percepción de factibilidad: la última encuesta Adimark tiene un apartado sobre las reformas Tributaria y Educacional y ambas muestran la misma tendencia.

Héctor Areyuna

  Jueves 7 de agosto 2014 23:44 hrs. 





La última encuesta de evaluación del Gobierno de la empresa Adimark registró un alza en el apoyo a la Reforma Educacional. Si bien no es tan significativa, revierte una tendencia a la baja que se explicaría con los “hitos” que el Ejecutivo ha tenido que implementar en medio de una ofensiva comunicacional emprendida por la oposición.

El apoyo al proyecto que impulsa el Ejecutivo subió tres puntos y alcanzó un 52 por ciento de apoyo, seis puntos menos que cuando se comenzó a medir. Esto contrasta con el reducido 34 por ciento que cree que el Gobierno de Michelle Bachelet implementará un sistema educativo gratuito y sin fines de lucro.

Para la analista política del Instituto de Asuntos Públicos (INAP) de la Universidad de Chile, María Cristina Escudero, la discusión ha sido confusa y todavía se mantiene en ese estado, a causa de las opiniones divergentes que se han visto.

Para resolver esta situación el Gobierno ha ido estableciendo hitos, reuniones, señales de apoyo y encuentros con sectores claves, pero aún falta que haya concreción y claridad.

Falta saber además si es que la reacción ciudadana es ante las formas en que se plantea la reforma o sus objetivos, aunque lo más probable es que se descarte esto último, ya que, a juicio de la especialista, se “ha ido despejando” la ofensiva comunicacional de la oposición, que desde el oficialismo calificaron como “campaña del terror”.

“En la medida que no haya hechos concretos, tampoco a la ciudadanía le es posible distinguir lo que se va a implementar. En ese sentido, los dichos de una y otra parte sí afectan la opinión pública. No hay algo que la ciudadanía pueda observar, eso va a ocurrir cuando haya algún trámite y esté legislado en el Congreso”, sostuvo la especialista.

Según la experta del INAP, se trata de un debate muy ideológico, incluso más que en el caso de la Reforma Tributaria, ya que se enfrentan posturas sobre el rol del Estado.

“Sabíamos que la campaña del terror que ha realizado la UDI y la derecha a lo largo de Chile, demonizando la reforma, iba a tener algún impacto en las encuestas”, dijo el diputado socialista Fidel Espinoza, quien anticipó un robustecimiento del despliegue territorial de la Nueva Mayoría para promover la iniciativa.

“La idea es salir con mucha más fuerza a la calle a defender nuestra reformas, salir a las poblaciones, al campo, hacerlo en todos nuestros gobiernos regionales, con nuestra gente, para que la ciudadanía tenga la plena tranquilidad y confianza de que las reformas son para construir un Chile distinto con mayores igualdades”, enfatizó el parlamentario.

Desde el movimiento Amplitud, el diputado Joaquín Godoy dijo que la encuesta revela una oportunidad para el rediseño de las reformas: “El llamado que queremos hacerle al Gobierno es a repensar sus propuestas. La Reforma Tributaria es una mala reforma, la va a pagar la gente de clase media y finalmente no va a recaudar lo que están pidiendo. Lo que es más relevante es que tenemos que hacer un gran acuerdo en educación, porque nuestros niños no pueden seguir esperando. Poner los recursos en las universidades y no a temprana edad es un error enorme”, argumentó.

¿Qué hitos justificarían el alza? El Gobierno hizo un llamado al orden en el último cónclave de Cerro Castillo, donde perdieron fuerza los cuestionamientos internos de la Nueva Mayoría, encabezados por el presidente de la DC, Ignacio Walker.

Esto se complementaría con el “Mapa de la Reforma”, tríptico que está siendo difundido en distintas instancias políticas y sociales y que aclara cómo se implementarán los distintos proyectos de ley.

Para los próximos meses será relevante qué efecto cobra el “agosto movilizado” comprometido por el movimiento estudiantil, que en 2011 aglutinó un apoyo más que masivo a la consigna de una educación gratuita, de calidad y sin fines de lucro.