Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 2 de marzo de 2024


Escritorio

Estudiantes radicalizan postura y aseguran que reforma va a la deriva

La Marcha Nacional que convocó la Mesa Social por la Educación contó con una masiva asistencia y en ella se pudo escuchar nuevamente un emplazamiento a las autoridades del Gobierno. La posición de varios de los actores se ve radicalizada ante el actuar del Gobierno y el debate sobre la Reforma.

Héctor Areyuna

  Jueves 21 de agosto 2014 18:40 hrs. 
marcha agosto propia 1

Compartir en

A las 10.30 hrs, se veían grupos segregados en las distintas esquinas de la intersección, pero una vez que Carabineros cortó el tránsito y comenzó a avanzar el bloque de gente por la Alameda, se pudo apreciar la magnitud de la convocatoria.

Los dirigentes de la Mesa Social por la Educación, cifraron en 80 mil los asistentes a la marcha, y si bien el Gobierno señaló que fueron 25 mil, la verdad es que la manifestación ocupó las calzadas de la avenida Libertador Bernardo O’Higgins por largas cuadras.

La reactivación de la movilización, trajo consigo un emplazamiento a las autoridades que se venía señalando de hace algunas semanas: que se priorizaran los acuerdos con el movimiento social por sobre la negociación con la oposición política o sectores a favor del modelo actual.

La presidenta de la FECH, Melissa Sepúlveda, expresó que más allá de las “cuestiones metodológicas”, las autoridades deben definirse en el fondo de la Reforma.

“Este es un emplazamiento directo al ministerio de Educación. Un emplazamiento que implica que ellos tomen una resolución y una decisión. ¿Con quién va a llegar a acuerdo? Lo va a hacer con los sectores tradicionales, con los políticos que defienden en lucro o con el movimiento social que estamos defendiendo el derecho a la educación de la mayoría de todos los chilenos”. “Necesitamos una decisión de avanzar con el movimiento social, de garantizar la educación como un derecho y no seguir regulando la educación como un mercado”, dijo.

En el balance, la presidenta de la FEUC, Naschla Aburman enfatizó que las marchas de la Mesa Social están lejos de oponerse a los cambios o defender al oficialismo.

Mientras, en esa línea, la presidenta de la Coordinadora de Padres y Apoderados por el Derecho a la Educación (Corpade), Dafne Concha, se diferenció de otras agrupaciones que defienden aspectos como la selección y el financiamiento compartido.

“Tienen todo el derecho a manifestarse, pero son organizaciones de plástico que nacieron para rechazar cualquier tipo de reforma y de avance que signifique ir a las bases de un modelo neoliberal que ha mercantilizado la educación. Nosotros queremos que nuestros niños no sean mercancía de cambio, ellos deberían pretender lo mismo”, emplazó.

Ante esto, el vocero de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (CONES) Ricardo Paredes llamó a la Confederación de Padres y Apoderados de los colegios particulares subvencionados, CONFEPA, a debatir sobre la reforma, lamentando “la política del terror de algunos grupos respecto a los cambios (…) Queremos contrastar posturas con todos los que quieran debatir transparentemente”.

A la marcha llegaron diversos organismos sociales y políticos. Entre ellos, Francisco Figueroa, de la Izquierda Autónoma, dijo que las modificaciones del Ejecutivo deben ser replanteadas y formuladas con los actores sociales.

“La reforma como está no va a ninguna parte, va a la deriva, está naufragando. Lo que hay que hacer es un nuevo planteamiento, una reforma consensuada con el movimiento. Ninguna reforma va a ser posible sin la alianza de todas las fuerzas democráticas, pero eso no puede ser con una pistola en la cabeza pidiéndole al movimiento social que apoye al Gobierno o a la derecha, no hay solo dos alternativas”.

Frente a la discusión que se ha dado en la cancha del ministerio, los dirigentes de la Confech dieron a conocer que este fin de semana se reevaluará la participación de los universitarios en el Plan Nacional de Participación Ciudadana, ante el evidente rechazo que hay a las condiciones de la instancia.

A esto se suma la radicalización de las posturas emprendida por la ACES y las tomas que se han repetido en varios liceos de la Región Metropolitana en la previa de la movilización.

La marcha, por su parte, terminó con enfrentamientos aislados enfocados en la Universidad de Santiago, pero durante la acción policial, resultaron varios manifestantes detenidos y heridos.

 “Aquí falta que el gobierno se defina”

En entrevista con Radio Universidad de Chile, el vicepresidente de la Fech, Sebastián Aylwin aseguró que en el próximo Confech, la federación de estudiantes que representa llevará la postura de “bajarse del plan de participación”. Esto debido a que ha habido desprolijidad y evidencias de que se están construyendo acuerdos en paralelo. “Es el propio gobierno el que termina deslegitimado el proceso”, enfatizó.

Según Aylwin no hay cambio de estrategia por parte del movimiento estudiantil, ya que siempre ha habido voluntad de diálogo acompañada de movilización. “Para nosotros la discusión no es bajarse o no, sino que por sobre todo como creamos una instancia vinculante para la reforma”, aseguró el dirigente.

“Esa puerta está abierta, el gobierno debiese más bien aprovechar que acaban de salir 80 mil estudiantes, apoderados, académicos y ciudadanos a la calle, para ocupar esa tremenda fuerza y decir vamos a hacer una reforma que conciba la educación pública en el centro”, indicó.

“Es un momento en que el gobierno debe tomar una posición. Creo que está muy clara la posición de la derecha, está muy clara la posición del movimiento estudiantil, aquí falta el gobierno que se defina”, criticó Sebastián Aylwin.

Síguenos en