Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 2 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ

En medio de dudas se aproxima plazo para presentar indicaciones a Reforma Educacional

Este martes el Gobierno debe presentar sus indicaciones a la Reforma Educacional en medio de expectativas de quienes piden mantener los principios centrales del fin al lucro, el copago y la selección y señales de acercamiento del Ministerio con sectores que apuntarían a flexibilizar algunos contenidos.

Pamela López

  Domingo 7 de septiembre 2014 22:36 hrs. 
2214470_g_73549c_imgg


Para antes del nueve de septiembre el Gobierno se había comprometido a ingresar las indicaciones a los proyecto, pero aún no lo ha hecho y el plazo vence este martes. Esto ha generado una serie de especulaciones entre los actores, más cuando se ha hecho público el acercamiento entre el Ministerio y la Iglesia Católica sobre la posibilidad de mantener el arriendo de inmuebles y terrenos de colegios entre entidades relacionadas sin fines de lucro.

En este sentido, la Corporación Nacional de Colegios Particulares Subvencionados (Conacep) no tardó en reaccionar. Su presidente, Hernán Herrera, criticó “un trato distinto” entre los colegios católicos y los particulares subvencionados, en un tema que, cabe recordar, fue uno de los que gatilló la salida de la Confech del Plan de Participación ciudadana para la Reforma Educacional.

Tomás Leighton, presidente de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (CONES) señaló que es esperable que en este momento político se ejerzan presiones, que serían apoyadas por los sectores conservadores de la Nueva Mayoría y enfatizó en que tienen esperanzas de que el Gobierno no retroceda en los principios de la Reforma Educacional.

No obstante, reconoció que “sí asustan los acercamientos con ciertos sectores, previo a la presentación de las indicaciones”.

“Es lo que se dice en relación a no retroceder del piso mínimo que ha propuesto el mismo Mineduc desde el principio, que por ejemplo se cediera a la no selección en los establecimientos educacionales. Nos parece bien que el Ministerio escuche todas las voces de la sociedad, pero eso no significa que tenga que tranzar una reforma que es realmente necesaria y encontraríamos tremendamente malo que por ejemplo se accediera a lucrar con un mecanismo que ya se ha utilizado en las universidades”, afirmó y añadió que están escépticos con un gobierno que ya ha sido “ambiguo”.

 

Tomás Leighton

Tomás Leighton

 

Mientras, la reforma genera reparos de la oposición. Este fin de semana el senador RN Andrés Allamand comenzó una campaña para difundir en los colegios particulares subvencionados que el proyecto del Gobierno no entrega libertad para elegir y no se centra en la calidad.

Por su parte, el diputado Demócrata Cristiano, Mario Venegas, presidente de la Comisión de Educación de la Cámara Baja, señaló que “críticas por lo que se hace o no, son típicas en momentos de definiciones”, remarcando que el Ministerio escuchó a la ciudadanía y que “las indicaciones no desnaturalizan los objetivos principales”.

El parlamentario dijo que ahora se debe centrar el foco en la segunda etapa, y según su opinión, el profesorado es central por lo que “cabe preguntarse por la cantidad y con calidad de éstos, quién y cómo se forman, sus condiciones laborales, capacitación, entre otros temas.

“Esta es la típica actitud de quienes te dan palos porque bogas y porque no bogas, cuando el Gobierno escucha los planteamientos de actores importantes, que no son sólo la iglesia Católica, sino que también quienes dicen que hay una serie de colegios emblemáticos y sería indeseable de terminar con ellos, se abre una excepcionalidad y eso es una señal flexibilidad”, precisó Venegas.

Mario Venegas

Mario Venegas

Este martes se conocerá cómo La Nueva Mayoría responde a los diversos actores e intereses con las indicaciones y comenzará la segunda etapa de la reforma, donde el fortalecimiento a la educación pública, el financiamiento, comenzarán producir más tensión.

En esa línea el presidente del movimiento Progresista, Marco Enríquez- Ominami, afirmó que la discusión debe partir por una ley de acreditación universitaria vinculante. Que ésta obligue a los institutos y universidades a acreditarse, que en un transcurso de diez años si las universidades no avanzan en investigación pierdan la acreditación en pregrado y posgrado, y por último, desvincular a las universidades de las agencias de acreditación.

Aparece otro tema fundamental: el financiamiento. Este domingo través de una carta a El Mercurio, 47 ex ministros y expertos cuestionaron la gratuidad universal, afirmando “sería regresiva desde el punto de vista de la distribución de los ingresos”, argumento que atenta contra una de las principales exigencias del movimiento estudiantil y que augura tensiones en la segunda etapa del debate.