Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 28 de noviembre de 2022

Escritorio

Finlandia y la Reforma Educacional: Gobierno apunta a la moderación

Reconocido es el alto estándar de calidad en la educación finlandesa, motivo por el cual en el marco de la reforma, una comitiva chilena irá al país nórdico para aprender de esa experiencia. Sin embargo, miembros del seleccionado grupo advierten que las diferencias estructurales, no sólo en educación, sino también a nivel sociocultural, hacen que lo planteado en las modificaciones impulsadas por el Gobierno apunten sólo a “morigerar” los excesos del sistema nacional.

Héctor Areyuna S.

  Sábado 27 de septiembre 2014 10:11 hrs. 
finlandia educacion

Compartir en

La comitiva chilena que viajará a Finlandia tiene que cumplir una abultada agenda. Está considerada una reunión con autoridades del ministerio de Educación y Cultura y otras instancias estructurales del sistema de ese país, visitas a jardines infantiles, escuelas públicas y colegios, foros y reuniones en universidades de distintas ciudades y encuentros bilaterales.

La invitación es a observar y aprender de primera fuente, del mejor sistema educativo según la OCDE y los informes como la Prueba PISA.

Esto, en el marco de la discusión de la reforma, por lo que vale preguntarse: de los planteamientos que hacen tanto Gobierno como oposición, ¿se acercan a la estructura educativa mejor evaluada del planeta?

Para el senador Fulvio Rossi (PS), integrante de la comitiva y presidente de la comisión de Educación de la Cámara Alta, uno de los aspectos que más llama la atención es el de la profesión docente, ya que en el país nórdico es una de las carreras universitarias de mayor exigencia para su entrada y uno de los trabajos mejor remunerados.

El legislador socialista cree que hay un sistema de autoevaluación y otros aspectos que son muy relevantes de estudiar.

“Las mediciones de la calidad no se hacen para compararme con el otro, para estigmatizar a los que están en un nivel más bajo, sino para ver cómo yo mejoro. han logrado también la participación de los padres, tienen un sistema muy participativo. El rol del Estado, va a ser interesante de cómo en un país como el nuestro en donde se le tiene mucho miedo al Estado en la educación por parte de sectores más conservadores, ver cómo países que han logrado éxito en educación, tienen un estado que promueve, provee, fiscaliza, regula y da directrices”, indicó Rossi.

De todas formas, el modelo no puede llegar y replicarse ya que el sistema finés tiene una base sociocultural marcada por aspectos que van desde la climatología hasta la herencia luterana de la austeridad y el esfuerzo.

Comparándose con Chile, se trata de antípodas ubicadas en extremos absolutamente opuestos, lo que suscribe Mario Waissbluth, de la Fundación Educación 2020.

Considerando que en el país nórdico existe un 98% de cobertura estatal, es positivo que la reforma apunte a moderar la mercantilización excesiva en Chile.

Según Waissbluth allá el sector privado casi no existe en educación y lo que aquí se está intentando es morigerar la mercantilización del sistema educativo chileno y hacer que haya un sector particular subvencionado sin fines de lucro, sin copago, sin selección.

Además, a su juicio, “sin duda la gran asignatura pendiente en Chile es el fortalecimiento de la educación pública”.

Quedan otros ejemplos de Finlandia que no han sido abordados en la Reforma que hasta ahora apunta a cambios estructurales y administrativos. Por ejemplo, los alumnos allá no reciben tareas para realizar en sus hogares, tienen menos horas lectivas y la instrucción primaria obligatoria comienza a los 7 años no a los 6.

Además hay una fuerte participación de las familias, no en la selección de establecimientos, sino en la formación de los niños, tienen un promedio de 12 alumnos por sala e incluso tienen más horas de receso.

Síguenos en