Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Trabajadores en huelga acusan amenazas de directivos del MIM

Cinco días de huelga mantienen los guías del Museo Interactivo Mirador. La movilización se debe a malas condiciones laborales y salariales que se traducen en diferencias exorbitantes de sueldos entre los trabajadores y los directivos de la Fundación Tiempos Nuevos, institución a cargo de Sebastián Dávalos, hijo de la presidenta Michelle Bachelet.

Diana Torres

  Martes 21 de octubre 2014 19:00 hrs. 





El pasado 17 de octubre las y los guías pertenecientes al Sindicato Interacción del Museo Interactivo Mirador se reunieron para dar aviso de una huelga de brazos caídos. La situación se ha extendido durante cinco días sin respuestas desde la directiva de la institución.

Las razones se deben a malas condiciones laborales y salariales. Entre las que destaca el pago de siete mil pesos la jornada laboral, la desvinculación del personal de la institución sin la remuneración de los años de trabajo, la imposición de jornadas laborales,  el fin a las amenazas por despido ante la participación en las actividades. Además de exigir disculpas públicas del supervisor que amedrentó a los huelguistas.

La directiva de la Fundación Tiempos Nuevos, a cargo de Sebastián Dávalos, hijo de la presidenta Michelle Bachelet;  y la directiva del mismo no se han pronunciado.

El único procedimiento que han implementado fue la incorporación de personal (a contrata) para las labores de guía para el sábado 19. Acción que fue considerada por el sindicato como “rompe huelgas”. Estas personas,  recibieron 16 mil pesos por la jornada, hecho que indignó a los trabajadores, ya que en promedio perciben siete mil haciendo el mismo turno.

La mañana de martes, MIM informó al público el cierre temporal de la institución, hecho que se viene repitiendo desde el pasado domingo 19 de octubre.

La institución apeló a “razones ajenas a nuestra voluntad (…) Estamos abocados a solucionar las dificultades lo antes posible”, según hizo llegar al público a través de sus redes sociales.

1010463_739819266065764_2609180751848657738_n

Al respecto, la vocera del Sindicato Interacción MIM, Anita Jaramillo, indicó falta de consideración pese a la labor trascendental que llevan a cabo al enseñar a la comunidad:

“Nosotros estamos haciendo la labor de un profesor, pero más allá de eso nosotros trabajamos con todo tipo de público. Tenemos la capacidad de dosificar todas estas temáticas, conocimiento y para que sean entendidos por todos los visitantes. Da vergüenza, ya que tenemos un profesionalismo que no está siendo valorado”, señaló.

Cabe señalar que los guías del MIM han aportado al valor educativo que profesa la fundación, de acercamiento a la ciencia de manera interactiva y lúdica, desde la inauguración del espacio en el año 2000.

1964897_637945912991736_8691772593713954083_n

Otro punto a destacar son las cifras distantes que recibe un guía, en contraste al suelo de los directivos. La directora del MIM, Oreta Rojas (PPD), nombrada por el gobierno de turno, percibe un suelo de 4.204.992 mil, es decir 70 veces más que cualquiera de los y las guía.

La adhesión al paro ha aumentado y se traduce en un 100 por ciento de parte de los y las guías que integran el movimiento, de los cuales 50 son del sindicato. Estas medidas las han tomado ante las amenazas que acusan provienen de los supervisores, contra quienes mantienen contrato a plazo fijo.

En ese sentido, la sindicalista afirmó:

“Cuando nos hemos manifestado, han venido jefes director, supervisores específicamente y nos han dicho si ustedes adhieren a esta paralización, ya saben lo que va a suceder. Lo vemos como una actitud anti sindicalistas, porque están desbaratando la organización y tratando de segregarla”, afirmó.

Respecto de las medidas, la vocera indicó que luego de acudir a la Inspección del Trabajo, se logró una mediación para resolver la situación de algunos trabajadores.

Finalmente, Radio Universidad de Chile intentó contactarse con los directivos del MIM y la Fundación Tiempos Nuevos, sin recibir respuesta.