Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 27 de mayo de 2024


Escritorio

Confenats por reajuste: “El ministro (Arenas) negoció con pistola sobre la mesa”

Desacuerdo en reajuste salarial con funcionarios públicos amenaza con paralizar amplios sectores representados por la Anef, Asemuch y Confenats. El proyecto se envió con suma urgencia al congreso donde se iniciará hoy su tramitación en la Cámara de Diputados. Las organizaciones buscan frenar la instancia y amenazan con paros a nivel nacional.

Javier Muñoz

  Martes 25 de noviembre 2014 16:25 hrs. 
sector público

Compartir en

Luego de una larga negociación que se extendió hasta entrada la madrugada, tres, de las quince organizaciones que conforman la Mesa del Sector Público liderada por la CUT, no firmaron el acuerdo de reajuste salarial que se llegó con el Gobierno.

Los tres disidentes son la Asociación Nacional de Funcionarios Públicos (Anef), La Confederación Nacional de Trabajadores de la Salud (Confenats) y la Confederación Nacional de Funcionarios Municipales (Asemuch), organizaciones que se autoproclaman como las más grandes del sector.

Raúl de la Puente, presidente de la Anef,  grupo que ya hizo un llamado a paro, solicitó a la ciudadanía a no asistir a los servicios públicos, ya que sólo habrá turnos éticos y humanitarios durante esta jornada.

raul de la puente

Raúl de la Puente

La negativa de aceptar el 6 por ciento del ajuste nominal ofrecido por el gobierno y que será discutido el día de hoy con suma urgencia en primer trámite de la Cámara de Diputados, radica en que no se estaría ajustando a más del 2 por ciento real, como se ha hecho en gobiernos anteriores explicó De la Puente.

“El reajuste real que están entregando a los funcionarios públicos no es de un 6 por ciento, es de un 0,5 por ciento real. Nosotros el 5, 5 por ciento restante es recuperación del poder adquisitivo que han tenido los trabajadores por efecto de la inflación”, explicó.

Por otro lado Washington Sánchez, director nacional de Asemuch, se mostró optimista frente a este nuevo escenario y asegura que se logrará detener el avance del trámite en el Congreso y desestimó que exista un quiebre entre estas organizaciones, la CUT y el Gobierno.

“Yo creo que  todavía están las condiciones dadas, el diálogo no está cerrado, no hemos ‘pateado la mesa’ como se llama, y con esto queremos darle una señal al país y a los trabajadores que estamos preocupados porque esto funcione bien y que se mejore”, señaló.

Sánchez informó que los trabajadores piden un reajuste de 6,6 por ciento sobre IPC y que se está evaluando hacer un llamado a paro a los funcionarios municipales dependiendo de lo que suceda hoy en el Congreso.

Este monto hasta ahora no ha sido compartido con el ministro de Hacienda Alberto Arenas, quien ha destacado que el ajuste nominal de un 6 por ciento fue un “acuerdo del todo justo”. Frente a esto el diputado Tucapel Jiménez (PPD), hizo un llamado al gobierno a evitar nuevas movilizaciones y dijo no entender que el gobierno ofrezca un reajuste por debajo del IPC que es de 5.7%, ya que en lugar de mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores, significaría un desmedro de su ingresos.

Tucapel Jiménez

Tucapel Jiménez

El presidente de la Confenats, Víctor Silva, la tercera organización que se negó a firmar el acuerdo con el gobierno y que moviliza a cerca de 20 mil trabajadores, dijo esperar que las palabras del diputado se expresen en la votación del Congreso.

“Yo saludo lo que ha manifestado el diputado Tucapel Jiménez, pero me gustaría que ese saludo se traduzca en que cuando él tenga que votar el proyecto a la tarde en la sala también levante la mano para dar su saludo y rechace lo que el gobierno ha manifestado. De esa forma el Diputado saludará efectivamente a sus trabajadores, de lo contrario son meramente saludos a la bandera, yo espero que el diputado Tucapel Jiménez, consciente de su consecuencia, que ha tenido como la que tuvo su padre, él pueda demostrar en la sala en la tarde, votando en contra del proyecto, que no está de acuerdo con él”.

Además, Silva acusó que siempre hubo un quiebre con el Gobierno y que las negociaciones con el ministro Arenas no fueron amistosas y se sintieron constantemente amenazados, calificándolas como “con una pistola en la mesa”, donde su actuar habría sido siempre manifestando que debía tener “más información”, “más señales” y “que no había mucho rango de movilidad para él”.

“Nosotros partimos esta negociación con un 12,5 por ciento, mientras que el gobierno lo hizo con 3 por ciento. Al final las cifras llegaron a tal extremo que nosotros bajamos 6,5 por ciento y el gobierno subió apenas un 3 por ciento. Esas políticas de igualdad que dicen que tienen no están reflejadas digamos en la negociación”, agregó.

La Democracia Cristiana también se manifestó al respecto y el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, Pablo Lorenzini, calificó como insuficiente el reajuste nominal de 6% si es que se toma en cuenta que la inflación este año cerrará en un 5,2 o 5,3 por ciento. La propuesta de la DC, sería de un 6,5 por ciento según informaron medios de prensa.

En este momento, los representantes de los trabajadores, se encuentran en Valparaíso, para buscar influir en los parlamentarios y obtener una salida al posible conflicto que dejaría paralizados ministerios, salud y municipalidades.

Síguenos en