Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 25 de junio de 2022

Escritorio

Raúl de la Puente: ANEF rechaza el reajuste ofrecido e inicia movilizaciones

El reajuste salarial del sector público enfrenta posturas al interior de la Mesa que agrupa a los quince gremios de trabajadores. A juicio de la ANEF, es imposible ser parte de un acuerdo en el que no se consideran las necesidades reales de los trabajadores.

Diario Uchile

  Martes 25 de noviembre 2014 11:52 hrs. 
Raúl de la Puente

Hasta altas horas de la madrugada negociaron las agrupaciones que conforman la llamada Mesa del Sector Público para alcanzar un acuerdo en materia de reajuste salarial con el gobierno. Luego de extensas horas de conversación, se anunció que doce de las quince representaciones de trabajadores habían logrado pactar con el Ejecutivo un incremento del seis por ciento de incremento nominal.

Sin embargo, la información que impactó fue que tres organizaciones se restaron de firmar el documento. De este modo, la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), la Confederación Nacional de Funcionarios Municipales (Asemuch) y  la Confederación Nacional de Trabajadores de la Salud (Confenats), dijeron no a lo propuesto desde el ministerio de Hacienda.

En conversación con Patricio López en Radio Universidad de Chile, el dirigente de la ANEF, Raúl de la Puente, explicó que estos tres gremios se restaron por considerar que el incremento no va acorde a las necesidades de los trabajadores del sector: “Un reajuste nominal quiere decir que se incluye el IPC, por lo que el reajuste real que se entregaría alcanza al 0,5 por ciento y no al 6 del que se habla. El porcentaje restante es solo una recuperación de lo perdido por inflación”, dijo.

Además, aseguró que asistirán al Congreso para pedir a los parlamentarios que suban el porcentaje antes de la aprobación de la ley.

¿Las otras doce organizaciones hicieron una mala negociación?

No podemos calificar al resto de las organizaciones, cada uno tiene sus motivaciones. Algunos han privilegiado otros beneficios que existen en la negociación. Valoraron de distinta manera y creyeron que así se podía compensar el poco reajuste que se obtenía.

¿Usted cree que esta es la mejor manera de negociar los reajustes de los trabajadores del sector público, partiendo de cero cada año con esta metodología o habrá otras mejores para cautelar los intereses y deseos del sector?

Sin duda siempre se pueden mejorar las maneras de negociar. Sin embargo, es necesario considerar que todas las organizaciones que están en la Mesa son variadas, heterogéneas, por lo tanto, no es fácil llegar a un acuerdo que debe ser doble: por un lado, entre los dirigentes y, por otro, con el gobierno. Aun así, es bueno que exista diversidad y que se expresen los intereses que tienen los distintos trabajadores.

En el caso de la ANEF, que es la más grande e histórica de las agrupaciones del sector, hemos creído que el reajuste hoy ofrecido no es conveniente para los funcionarios públicos. La decisión se ha tomado en plena consciencia, nos hemos reunido con todas las organizaciones que conforman la agrupación para poder representar el universo de trabajadores y que nuestro rechazo no haya sido solo el reflejo de la decisión del directorio nacional o de este presidente. Este rechazo es la propuesta de toda la organización.

¿Cómo han andado las condiciones laborales durante los primeros meses de este gobierno?

Nosotros instalamos una mesa de negociación sectorial, que es solo de la ANEF con el gobierno, para ver las situaciones de empleo en la administración pública, eso ha ido avanzando. El problema es que el trabajo en el sector se ha temporalizado, flexibilizado, precarizado, por cuanto el setenta por ciento de los funcionarios públicos no tienen estabilidad laboral, están sujetos a contrata o a honorarios, por lo tanto, el empleo es un problema grave.

Esta mesa de negociación sectorial seguirá avanzando en esa lógica, pero hemos tenido el contratiempo de una oferta de reajuste que no se condice con los funcionarios públicos. El promedio de los reajustes reales han sido de un dos por ciento sobre el IPC, de haberse cumplido esta cifra, ahora tendríamos que haber aprobado un incremento del 7,5 por ciento nominal.

El otro problema que tenemos es que este país no justifica el por qué no le entrega a los trabajadores el fruto del crecimiento económico, por qué tampoco llega a los funcionarios públicos. Son muchas las razones en las cuales no estamos de acuerdo y, por eso, no queremos que esto sea aprobado sin antes ser modificado y mejorado.

¿Hoy hay una convocatoria a paro, cuál va a ser la situación en los servicios y cuál sería la recomendación a los usuarios?

Este reajuste también importa a la ciudadanía. Al país le importa, porque si este gobierno quiere avanzar en equidad es importante mejorar las condiciones de los trabajadores.

Respecto del accionar de estos días, nosotros nos trasladaremos hoy a la Cámara y mañana lo veremos en el Senado, para tratar de subir la oferta. En cuanto a las movilizaciones, estas se extenderán hasta mañana.

Es importante recordar que hoy no van a funcionar los ministerios y servicios públicos dependientes de ellos, incluso los que atienden público como Impuestos Internos, el Instituto de Previsión Social, el de Seguridad Social, Serviu, Tesorería General, SAG, etc.