Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de enero de 2020

Escritorio MENÚ

Alcalde Carter (UDI): “El caso Penta-U. Arcis es horrible e impresentable”

Con una férrea crítica al partido basada, según él, en el miedo a la modernidad, Rodolfo Carter, desenmascara los problemas de la Unión Demócrata Independiente en el último tiempo. Ésta, es la opinión del gremialista sobre el caso Penta, la interpelación al Ministro de Educación, las limitantes a las comisiones investigadoras, el Acuerdo de Vida en Pareja, la legalización de la marihuana y el aborto.

Rodrigo Rojas

  Jueves 27 de noviembre 2014 23:18 hrs. 

A días del Consejo Directivo ampliado de la UDI, el alcalde de La Florida, Rodolfo Carter, conversó con Radio Universidad de Chile. Con una mirada díscola, el Alcalde tuvo críticas  para el caso Penta, la interpelación de este miércoles, las limitaciones a las comisiones investigadoras a privados y los llamados “temas valóricos”, entre otras dificultades que han hecho que la UDI esté, según él, un tanto en shock.

Uno de los hechos que marcó la pauta la semana pasada fue la acusación del Diputado de Renovación Nacional y Presidente de la Comisión Investigadora del caso Arcis, Diego Paulsen, ante un eventual arreglo político entre dos partidos. A usted, ¿le parece que hubo un “arreglín”, como señaló el parlamentario, entre la UDI y el Partido Comunista?

El caso Penta ha levantado polémica respecto al financiamiento de la políticaFue un hecho estéticamente horrible. No tengo antecedentes, pero fue estéticamente impresentable. Esto porque el Partido Comunista hace gárgaras con la justicia o perseguir el lucro, pero cuando les toca a ellos por el escándalo no le gusta que los investiguen y mandan al Servicio de Impuesto Internos para la casa. Y tampoco corresponde que un partido como la UDI, si fuera así, que supuestamente está por la transparencia, llegue a un acuerdo para evitar que los investiguen por el caso Penta. No tengo todos los antecedentes y espero tenerlos en el futuro. Pero estéticamente fue horrible.

Y más allá de lo estético, ¿le parece que ocurrió?

No tengo antecedente de que haya existido un “arreglín”. Si el Diputado los tiene, sería bueno que los pudiera exhibir, yo no los tengo. Pero como se vio desde afuera, que fue mi caso, se vio pésimo. Porque la gente quiere saber porque en la Universidad Arcis se lucró y también hay muchas cosas que explicar en el caso Penta. Esconder la tierra bajo la alfombra es una falta de respeto con los ciudadanos. Está tan desprestigiada la política y este tipo de cosas parecen del Club de la Unión del año 20. Para la gente común y corriente estas cosas son inexplicables.

El martes recién pasado, nació un nuevo conflicto que exige a las comisiones investigadores a no indagar en información de los privados. Esto ocurre  cuando se constituyen las instancias para investigar a Penta y al financiamiento a las campañas políticas ¿Qué le parece esta situación?

Las comisiones investigadoras de la Cámara de Diputados están hechas para fiscalizar actos del Gobierno, no para analizar las acciones de privados. De hecho, ni la comisión Arcis ni la de Penta tienen fundamentos en estricto rigor. Las personas que fueron citadas, en los dos casos, no están obligados a ir.

No obstante, uno esperaría que con la importancia que tuvieron los dos temas, las personas colaboraran. El hecho de que se trivialicen o se pierda el norte, asociando al PC con Arcis o a la UDI con Penta. Y que cuando le pegaron el palo a los dos, ambas comisiones se cayeron, obliga finalmente a las personas a no entender nada. Para mí, eso es lamentable ya que se está abriendo el camino al populismo. Cuando los ciudadanos ven que las instituciones no funcionan, aparecen los populistas de izquierda y también los de derecha. Cualquiera de los dos atentan contra el régimen democrático que tanto nos costó establecer en Chile.

 

¿Qué le pareció la interpelación de ayer, realizada por María José Hoffman, parlamentaria de su partido, al Ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre?

eyzaguirre

La diputada Hoffman estuvo bien en su rol. Pero creo que estas instituciones no sirven para nada. Finalmente los ministros van con un discurso muy aprendido, sin ningún grado de flexibilidad o voluntad de dialogar. Usualmente los parlamentarios están muy pendientes de las cámaras y de lo que puedan sacar de cuñas para la prensa. Pero, finalmente termina en un empate y no tiene ningún avance en temas concretos para la educación.

¿Las interpelaciones se están transformando en un show político?

No sé si llamarlo así porque tiene una valor peyorativo. Las interpelaciones parlamentarias, que son propias de Estados Unidos e Inglaterra, son muy útiles. Esto, siempre cuando haya en el interpelador y en el interpelado, voluntad de preguntar y contestar.

Pero este tipo de cosas no solo han ocurrido en este Gobierno, en el pasado también. Simplemente se ha prestado para una guerra política para sacar cálculo corto. Claramente lo que preguntó la diputada Hoffman tiene sentido y fondo, pero lo que extrañé fueron las respuestas.

Los problemas de la UDI en su búsqueda por la clase media

El nuevo público donde se va enfocar la UDI, según declararon los líderes del partido en el último consejo, es la clase media. Le parece que, internamente, va existir un choque valórico cuando ocurra esta abertura.

Yo creo que este problema lo tienen todos los partidos políticos en Chile. Dado el binominal, la elite política del país, va desde el partido socialista hacia la derecha. Entes que están acostumbrados a repetir las mismas caras y los cargos. Lo que en general provoca rechazo en todos los partidos.

¿Y en el caso de su partido en particular?

La UDI ha estado muy atemorizada a la modernidad. Nos acostumbramos a beneficiarnos de un sistema binominal que favorece a los mismos de siempre. Yo diría que hoy el temor  frente a un Gobierno muy de izquierda, como el que tenemos, y después una derrota electoral muy fuerte, sumándole los problemas en el caso PENTA, la UDI está un tanto en shock. No sabe muy bien a dónde caminar. Para mí la formula no está muy lejos, está a la vuelta de la esquina. En la actualidad este es un país de clase media. Hoy la enorme mayoría ya no está en la extrema pobreza, pero se está preguntando por ciertos temores que ningún partido responde. ¿Qué va a pasar cuando yo esté viejo? ¿Quién me va a cuidar? Si yo me enfermo ¿Quién se hará cargo de mi familia o quién me va a pagar las cuentas? Si yo pierdo la pega ¿Cómo sigo con el estilo de vida que tengo, ahora que poseo un auto, casa o ahora que puedo tener vacaciones? Típicas preguntas de la clase media. Y ni hablar del tema más importante de todos: la educación. Hoy todos los chilenos quieren tener a sus hijos en la universidad.

Pero esto cambiará la tesis del partido ante los llamados “temas valóricos”…

Frente a los cambios la UDI tiene que abrirse a un debate más de fondo. No podemos tener respuestas de manual como tuvimos en los últimos 20 años, en donde se decía: “La economía de mercado dice A, B y C y eso es lo que hay que hacer”. Hoy se requiere un poco más de talento y tener la posibilidad de escuchar a los ciudadanos. La gran ventaja que tenemos ante la desaprobación que está teniendo el Gobierno de Michelle Bachelet, es escucharlos e intentar traducir eso en soluciones prácticas, concretas y muy respetuosas ante la gente.
Con Pablo Longueira planteamos un documento escrito, nosotros no podemos decirle a la gente cuando entre a una farmacia “por favor escoja entre estos 30 tipos de champú, pero yo le voy a decir cómo tiene que vivir”. Si las personas tienen derecho a comprar lo que quieran, también tienen derecho a vivir como quieran.

¿Qué pasará con la UDI ante problemas aún no resueltos como el AVP, el aborto, la legalización de la marihuana, entre otros?

Primero acostumbrarse que en el partido exista más de una opinión. Y segundo, a todos los temas no tener una respuesta estándar. No todos van a tener la misma respuesta. El AVP no es lo mismo que la legalización de la marihuana o la ley de aborto. Son ámbitos totalmente distintos y no podemos tomarlos como un bloque conservador, refractario e intolerante.
En el caso del AVP hay un compromiso que se asumió en la campaña del ex Presidente Sebastián Piñera y hay que cumplirlo. Respecto de las personas homosexuales que quieran compartir su vida, el Estado no tiene derecho  a decirles cómo vivir, tienen el derecho a vivir. Creo que dos personas adultas, desde el punto de vista estructural, tienen derecho a vivir como mejor les parezca. Pienso que el Estado no tiene que interferir en ello.Ernesto Silva

¿Mantiene esa opinión al hablar de matrimonio?

Eso ya tiene que ver con adopción, porque un matrimonio sin hijos no se comprende. En el caso del matrimonio si viene con adopción mi pregunta es la siguiente: “Si nos vamos a demorar cuatros años en desarrollar una Reforma Tributaria, si nos vamos a demorar 10 años en hacer una Reforma en Educación, ¿podremos hacer una reforma a la familia de un día para otro? Qué va a pasar con los niños cuando lleguen a un colegio básicamente heterosexual con el bullying e intolerancia que tiene nuestra sociedad. Esos niños lo pasarían terrible en un principio.

Mi propuesta es caminar hacia el AVP, provoquemos el cambio cultural en Chile de tolerancia y respeto. Y no nos cerremos a debatir el matrimonio homosexual de aquí a tres años más. Los chilenos deberían decidir voluntariamente, a través de un plebiscito, si una institución tan importante como esta tiene que ser cambiada. Pero como dije antes, hay que ir paso a paso. Primero AVP y luego ver qué ocurre, yo no me cierro a ningún debate.

Por lo que ha hecho en su comuna, se podría asumir su postura en relación a la legalización de la marihuana…

Con este tema es evidente que la ley 20.000 fracasó. También es una evidencia que no es lo mismo consumir marihuana que pasta base. Al que se le persigue es al cabro que se fuma un pito, se le mancha los papeles, se le criminaliza y nunca más va a poder encontrar pega. En cambio a los narcotraficantes no lo toca nadie.

¿Y para el aborto?

Ahí, creo compartir el discurso de la UDI. La vida humana es intangible. Si no aceptamos la pena de muerte para un delincuente, tampoco podemos tocar la vida de un bebe que está por nacer. Aunque existan casos por revisar como es el de una violación o la inviabilidad de un parto.

Alcalde, finalmente, luego de las últimas crisis que ha vivido la UDI, ¿Qué se espera de este partido para el futuro? 

Yo diría que la UDI no le puede tener temor a la libertad y a los cambios. No podemos seguir mirando Chile atados a los 40 años pasados, pendientes de lo que fue el Gobierno de Pinochet, de la Dictadura. El partido tiene que estar dispuesto a soportar que algunos hablen de Gobierno Militar y otros como yo, de Dictadura y que podamos trabajar tranquilamente. Esto implica que no estemos atados al pasado, que dejemos de representar para los chilenos un partido de clase. Sino un partido popular, de clase media y que se comprometa con el mérito. Y como lo dijimos en el documento realizado con Pablo Longueira se tienen que terminar las designaciones a dedo, los apellidos que se repiten y abrirnos a la clase media. Si queremos representar a ese sector medio, tenemos que partir por cambiar nosotros también.