Diario y Radio U Chile

Año XII, 4 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Se agudizan las críticas al nombramiento de obispo de Osorno

La designación del sacerdote Juan Barros Madrid como nuevo obispo de Osorno, continúa levantando críticas entre la clase política de manera transversal. Este jueves, el ex senador por la región de los Lagos, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, quien sostuvo que “la comunidad debe ser escuchada” en relación con el rechazo de gran parte de la población osornina a que Barros tome posesión del más alto cargo eclesiástico de la ciudad. Además se anunció en esta jornada que la misa de despedida al sacerdote Barros que se llevaría a cabo en la catedral castrense de Santiago, fue suspendida.

Gonzalo Castillo

  Jueves 19 de marzo 2015 19:20 hrs. 





Para las 16 horas de este jueves estaba programada una misa para despedir al sacerdote Juan Barros en la Catedral Castrense Nuestra Señora del Carmen de Providencia, quien debe asumir este sábado como obispo de Osorno. Sin embargo, dicha ceremonia fue suspendida, tal como informó Carabineros, quienes llegaron al lugar en la mañana ante posibles protestas de detractores de Barros.

Esto se suma a nuevas críticas que surgieron en las últimas horas en contra de la futura investidura religiosa que Juan Barros en la región de Los Lagos.

A través de una declaración pública, el ex Presidente de la República, y ex senador por la Región de Los Lagos, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, expresó su rechazo al nombramiento del sacerdote Juan Barros, como nuevo obispo de Osorno, considerando sus vínculos con el ex párroco de El Bosque, e involucrado en casos de abusos sexuales, Fernando Karadima, y que este sábado a las 11 de la mañana asumirá en el cargo.

Frei sostuvo que en su calidad de católico, y tanto ex Primer Mandatario y ex representante de la Región, no puede quedar indiferente ante este nombramiento, y que es de público conocimiento el rechazo que su designación ha provocado tanto en la comunidad como entre distintas autoridades de la Iglesia chilena, en público y en privado.

Además, el ex senador señaló que esta situación ya ha traspasado las fronteras, haciendo alusión al artículo del diario inglés The Guardian, en donde plantean que esta designación es una prueba para los esfuerzos del Papa Francisco por terminar de encubrir situaciones de abuso sexual al interior de la Iglesia, por esta razón Frei espera de Barros “una actitud que permita superar esta situación”.

El representante en la Cámara Alta de la región de Los Lagos, senador (PS) Rabindranath Quinteros, también expresó su rechazo a este nombramiento, y anticipó que no estará presente este sábado en la ceremonia de investidura del nuevo obispo de Osorno.

Quinteros, quien fue autor de la iniciativa que le quitó la nacionalidad por gracia al sacerdote de los Legionarios de Cristo, John O’Reilly, quien fuera condenado por abusos sexuales, sostuvo que si bien el caso del sacerdote Barros es distinto, ambos demuestran que la ciudadanía ya no aguanta imposiciones y abusos de parte de ninguna autoridad, sea esta política o religiosa.

“Tenemos un caso no parecido, pero muy similar, cómo la jerarquía eclesiástica, según los propios católicos y la opinión pública de Osorno se opone al nombramiento del obispo. Pasa exactamente lo mismo. Una ciudadanía empoderada que tiene conocimientos, o han escuchado las denuncias, no acepta este tipo de nombramiento”.

Estas críticas se suman a las vertidas desde comienzos de esta semana por diferentes personalidades, como por ejemplo el superior provincial de los Sagrados Corazones, Álex Vigueras, quien declaró que este nombramiento los dejó “perplejos”, y espera que Barros presente su renuncia al cargo.

Por su parte, el sacerdote jesuita Felipe Berríos en declaraciones a CNN Chile, sostuvo que con estas designaciones, la Iglesia chilena se aleja cada vez más de la gente, y aseguró que le cree más a los testigos que denunciaron a Karadima, que a Barros quien manifestó no saber de los abusos sexuales cometidos en la parroquia de El Bosque.

Para la ceremonia de investidura de este sábado, autoridades religiosas y civiles ya han anunciado que no asistirán, aunque por tener compromisos ya agendados, como es el cardenal Ricardo Ezzati, y también el alcalde de la ciudad Jaime Bertín, quien si bien ha manifestado sus reparos a esta designación, aseguró que sólo “por motivos de agenda” no podrá estar presente.

Quienes sí confirmaron su presencia son el obispo de Concepción Fernando Chomalí, y el Nuncio Apostólico en Chile, Ivo Scapolo.