Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 22 de abril de 2024


Escritorio

Profesor en Derecho Constitucional

Francisco Soto: “La Constitución del 80 es la base de todas las desigualdades”

El académico de la Universidad de Chile, magister en derecho constitucional, abordó la discusión que se ha dado en nuestro país respecto de cambiar la Constitución que nos rige: “Es un proceso relativamente largo que afecta varios estamentos. Si queremos un cambio, es necesario activar el tema ya desde la sociedad civil”, advierte.

Diario Uchile

  Jueves 26 de marzo 2015 14:16 hrs. 
francisco soto barrientos

Compartir en

En conversación con Radioanálisis, el Profesor en Derecho Constitucional de la Universidad de Chile, Francisco Soto, se refirió al debate que surgió luego de los últimos casos de corrupción detectados en nuestros país, respecto de reformar nuestra institucionalidad mediante la redacción de una nueva Carta Fundamental.

Al respecto el académico sostuvo que “este es un debate largo y que hasta ahora ha encontrado dos respuestas: la primera tiene relación con la idea de que en Chile han aumentado las expectativas y las exigencias son mayores y la segunda, tiene que ver con la crisis sistémica de nuestras instituciones concentrada en la Constitución de 1980”.

El profesor Francisco Soto señaló que “nuestro sistema de participación ciudadana es de los más arcaicos en el mundo, dado que no le da mayor responsabilidad al elector más allá de votar y ese es un problema propio de nuestra historia democrática”.

Respecto de los temas que deben ser abordados a la hora de hablar de nueva Constitución, recordó que él integró una comisión especial que abordó este tema y que presentó un abanico de propuestas que afectan a prácticamente todos los capítulos de nuestra Carta Fundamental”,  en ese sentido el académico sostuvo que “esto es un reflejo de nuestro déficit constitucional”.

El profesor Soto se refirió, además, a la tesis que motivó la constitución del 80 y que fue ideada por el ex líder gremialista, Jaime Guzmán, en ese sentido el académico sostuvo que “la tesis que se elabora no pretende confrontar la crisis generada en 1973, sino que pretende confrontar el liberalismo. Se esboza un concepto de democracia con apellido, “una democracia protegida” y que básicamente tiene como argumento que Chile, producto del liberalismo, comienza a establecer una libertad a espaldas de la sociedad civil. Guzmán creía que con ésta Constitución el país iba a actuar de acuerdo a sus valores tradicionales, tesis que los movimientos sociales echaron por tierra”, señaló.

Respecto de cuál debe ser el mecanismo idóneo para cambiarla, el académico sostiene que “la experiencia señala que el mejor mecanismo es el que hace deliberar a la sociedad, que en el fondo las personas vuelquen un periodo de su vida a discutir cómo debe ser una Constitución”, en ese sentido el abogado criticó aquellos métodos “entre cuatro paredes, que elaboran las élites”.

De todas formas, fue cauto con la idea de efectuar una asamblea constituyente recordando que hay sistemas que no son de este tipo y que sí son participativos como el que vivió en su momento Brasil. De todas formas recordó que para llevar a cabo un proceso que radique en el Congreso, es necesario dotarlo de una serie de mecanismo de participación que nuestro sistema no reconoce, por lo que dicha experiencia en nuestro país no resultaría.

Francisco Soto fue categórico además en señalar que nuestra Constitución “es la base de las desigualdades e inequidades que enfrenta el país. En Chile los derechos económicos, sociales y culturales están deformados y se transforman en ‘libertades’, lo que es bastante extraño”, sentenció.

Respecto del proceso constituyente, Francisco Soto señaló que “es relativamente largo, sobre todo si uno quiere instalar un debate que afecta a diferentes estamentos, si queremos activar este tema, hay que hacerlo ya desde la sociedad civil”, en ese sentido agregó que “estamos iniciando recién un debate de fondo y ese es un punto que complejiza la situación”, advierte.

Síguenos en