Diario y Radio U Chile

Año XII, 2 de diciembre de 2020

Escritorio MENÚ

Requisitos del Plan Nacional Docente preocupa a decanos de pedagogía

Para el 2020 se pedirán 550 puntos en la PSU o estar dentro del 30 por ciento del ranking de notas. Las autoridades universitarias prevén que esta medida pueda afectar la demanda en los próximos años, principalmente, en regiones.

Rodrigo Rojas

  Martes 5 de mayo 2015 20:15 hrs. 
decanos



En la tercera jornada de discusión del Plan Nacional Docente, los decanos de Educación expusieron en la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados.

En la discusión, se evidenció que una de las principales preocupaciones de las autoridades es el puntaje mínimo de ingreso que pedirá esta política.

Esto porque el proyecto de ley exigirá un piso mínimo en los puntajes de PSU o una ubicación específica para el ranking de notas. Por ejemplo, para 2016, se pedirá 500 puntos en la PSU o estar dentro del 50 por ciento del ranking de notas. Dos años más tarde aumentarán 25 puntos los requisitos en la PSU o pertenecer al 40 por ciento superior en el ranking. Finalmente, para 2020 se solicitarán 550 puntos o ubicarse dentro del 30 por ciento superior del ranking de notas.

El decano de la Universidad de Tarapacá, Alfonso Díaz, afirmó que las realidades regionales son distintas a las de la zona central, explicando que la carrera de pedagogía en su casa de estudio es una de las facultades que pide mejores puntajes en la PSU, con 500 puntos, por sobre ingeniería que exige 450 puntos o de derecho y psicología con 475 puntos.

“En Arica con la realidad actual, tenemos escasez de profesores. Por ejemplo, a mí me llaman directores de colegios que necesitan profesores de matemáticas. Hay una realidad en las zonas extremas que se deben tomar en cuenta porque si se aplican estos estándares en la zona central no pasa nada.”, aseguró Díaz.

A través de un gráfico, Oscar Nail, presidente del Consejo de Decanos de Facultades de Educación del CRUCH, explicó que los requisitos podrían afectar a tres carreras pedagógicas, que en la actualidad ya ven aquejada su demanda: educación básica, diferencial y parvularia.

“Con la cifras del 2015 la tendencia (en número de matriculados) es igual o más baja en relación al año pasado. Es preocupante que sin estas medidas haya una situación de riesgo.”, expuso el decano de la Facultad de Educación de la Universidad de Concepción.

De la misma forma, Saúl Contreras, director del Departamento de Educación de la USACH, planteó que es complejo solo contar con una prueba estandarizada para mediar el ingreso a los programas de pedagogías, declarando que cada programa de estudio cuenta con una demanda disímil.

“No tenemos en las manos la fórmula para responder a las distintas variables que se manejan con distintas dinámicas, en las distintas universidades y para los distintos programas. Nosotros observamos que las carreras de ciencias son las que tienen menor matrícula. Faltan profesores de física, biología, pero tenemos, por ejemplo, muchos profesores de lenguaje. Si se colocan más requisitos para ingresar a las carreras probablemente nos encontraremos con escenarios bastantes más complejos.”, afirmó Contreras.

Además de los requisitos, los programas universitarios tendrán que estar, obligatoriamente, acreditados. Conjuntamente el Ministerio de Educación planteó que las exigencias podrían aumentar con el nuevo sistema de aseguramiento de la calidad en educación superior, aunque esta información se detallará el segundo semestre, cuando se presente la reforma universitaria.