Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 27 de noviembre de 2021

Escritorio MENÚ

Movimientos políticos cuestionan cambios para formar nuevos partidos

Como la perpetuación del sistema binominal calificaron desde los colectividades políticas emergentes la indicación presentada por los diputados Andrade y Monckeberg para aumentar los requisitos para la formación de nuevos partidos: “La crisis de legitimidad va a seguir”, aseguran.

Gonzalo Castillo

  Miércoles 9 de septiembre 2015 20:51 hrs. 
camara-de-diputados-620x330


En el marco de la discusión del proyecto de ley de modernización de los partidos políticos, en la Comisión de Constitución de la Cámara, los diputados Osvaldo Andrade del PS y Cristián Monckeberg de RN, presentaron una indicación para elevar los requisitos para la formación de partidos.

La ley actual exige que un 0,25 por ciento del electorado que votó en las últimas elecciones es la exigencia para constituir un nuevo referente político, mientras que los diputados Andrade y Monckeberg quieren que se eleve a un 0,5 por ciento, para así evitar, a juicio de los parlamentarios, la atomización y proliferación de partidos políticos, reconociendo al mismo tiempo que se habría exagerado este requisito en la negociación que puso fin al binominal.

Desde las colectividades políticas que buscan constituirse como partidos, criticaron duramente el planteamiento realizado por los parlamentarios, señalando que sólo buscan mantener sus cuotas de poder y perpetuar de manera soterrada el sistema binominal, reduciendo al mínimo la posibilidad de que se renueven las fuerzas políticas en el Congreso, tal como sostiene Sebastián Depolo, coordinador nacional de Revolución Democrática.

“Lo que hacen Andrade y Monckeberg, es un intento por volver a subir esas barreras para seguir administrando los mismo de siempre el sistema tal como está, y yo creo que ante la crisis de partidos y de credibilidad en la política, lo peor sería volver a subir estas barreras porque la situación que quedaría para la ciudadanía, y no solamente para nosotros que somos incumbentes, es que esta gente de nuevo está tratando de arreglar las cosas entre cuatro paredes, y lo que necesitamos es oxigenar el sistema político, porque si no la crisis de legitimidad va a seguir, la gente no va a participar en política, y eso finalmente redunda en que tengamos una democracia más pobre”.

Depolo, además enfatizó en que, desde su punto de vista, el sistema político no toma conciencia de la crisis en que están inmersos y resisten medidas como la reinscripción de militantes.

Similar opinión tiene el diputado de Amplitud Pedro Browne, quien expresa que no le sorprende esta actitud de los diputados Andrade y Monckeberg, ya que estarían, a su juicio, buscando cualquier tipo de cortapisa para seguir monopolizando la política y seguir perpetuando el sistema binominal, y calificó como mezquina esta actitud de parte de los parlamentario y criticó que los partidos estén disponibles para sacar adelante este tipo de medidas, pero no para avanzar en transparencia o en la reinscripción de militantes.

Browne focalizó su cuestionamiento en el diputado Cristián Monckeberg, ya que el parlamentario de RN, según su visión, se presenta como defensor de las libertades y la competencia en ámbitos como la economía, pero en el área política su actuar sería totalmente contrario a esos principios.

“Llama la atención, sobre todo el diputado Monckeberg, quien dice defender la libertad de emprendimiento, que le gusta la competencia y todas esas cosas que se le han escuchado tantas veces a él y a su partido, pero que no pierde oportunidad de evitar la competencia en la política. Es una contradicción total, para todo que haya competencia, porque quién se beneficia cuando hay competencia: el ciudadano, pero en política ojalá que no haya y por qué, porque va a perder su cuota de poder por un interés personal”.

En tanto, el diputado del PS y presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara, Leonardo Soto señaló que al resto de los parlamentarios de la comisión le hace sentido subir los requisitos para conformar nuevos partidos políticos, por lo que la iniciativa contaría con piso político para seguir su camino hacia el hemiciclo.