Diario y Radio U Chile

Año XI, 15 de octubre de 2019

Escritorio

Probidad y Transparencia: la esperanza del Gobierno para revertir su mala evaluación

Después de una mala semana, marcada por encuestas y nuevos antecedentes en los casos Caval y SQM, expertos y políticos aseguran que este el único camino que le queda La Moneda. Sin embargo, hasta el momento, esas leyes no son más que anuncios desarticulados.

Gonzalo Castillo

  Domingo 6 de septiembre 2015 10:29 hrs. 
cónclave

Luego del 79 por ciento de desaprobación que el Gobierno obtuvo en la última encuesta Admiark sobre su gestión, y el 24 por ciento de aprobación a la Presidenta Bachelet, así como la revelación de que fue el propio Sebastián Dávalos quien pidió que borraran información del computador que utilizaba en La Moneda, sumado al sostenido descrédito de la política en general, políticos y expertos analizaron las posibles formas de revertir este adverso escenario para el Ejecutivo.

Mejorar la gestión política del gobierno, preocuparse de temas como la seguridad ciudadana, salud, reactivación de la economía, y enfocarse particularmente en la Reforma Educacional, son algunos de los aspectos que el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco, ve como posibles salidas a la crisis que vive actualmente el Gobierno.

“Efectivamente hay que apurar el tranco, y no hay ninguna justificación como para no sacar adelante los 18 proyectos de ley que tienen que ver con probidad, transparencia y corrupción, pero también con perfeccionamiento democrático. Y yo lo que espero es que tanto el Gobierno le dé la urgencia que corresponde, así como los partidos y el Parlamento estemos a la altura de los desafíos del país. Por cierto que creo que deberíamos ir más rápido, y debemos ir más rápido, y dar una señal clara que de aquí a fin de año todo lo que tenga que ver con estas materias, por lo menos en lo que es una nueva institucionalidad que va a regir hacia el futuro, el tema debería estar despejado”.

El ministro de la Segpres, Nicolás Eyzaguirre -en entrevista con un matutino-, coincidió con Velasco en que los temas de salud y seguridad debieran ser prioritarios para revertir esta crisis de confianza, ya que calificó como “inaceptables” los problemas que existen en esas áreas y llamó a “mejorarlos sí o sí”.

No obstante, Eyzaguirre situó el inicio de esta crisis en la explosión del llamado caso Caval, el que considera, incluso, más grave que los casos Penta y Soquimich: “Lo de Caval es devastador, porque a pesar de que ella (la Presidenta) es completamente proba, aparece su hijo disfrutando de los privilegios que se trataba de desmontar. El país entonces se queda sin fe. Eso no puede ser más trágico”.

Finalmente el ex ministro de Educación manifestó que una de la formas de recuperar la confianza y “fe” es tanto gobierno como oposición se den cuenta que están “metidos todos en un mismo bote”, y que “la gente no nos cree”.

En relación con el actuar del hijo y la nuera de la Presidenta, el diputado de la DC, René Saffirio, emplazó a la Presidenta Bachelet a sincerar posiciones como una forma de dar un primer paso hacia revertir el proceso de baja en la popularidad de la Mandataria, ya que considera que “ni el señor Dávalos ni la señora Compagnon, y lo he reiterado en muchas ocasiones, no tienen la capacidad necesaria para percibir siquiera el daño que le han hecho a la Presidenta, al Gobierno, a la coalición, al Parlamento y al sistema político en general”.

“Yo creo que la Presidenta debería hacer dos cosas: primero, decir yo sabía antes de que estos hechos estaban ocurriendo, y segundo, pido perdón por no haber sido lo suficientemente clara frente al país cuando dije que me había enterado por la prensa, y no por otros medios”, agregó el diputado por La Araucanía.

Desde el mundo académico, el doctor en ciencia política, Carlos Huneeus, sostuvo que la Presidenta debería tomar el sartén por el mango y dar el golpe de timón necesario para revertir esta situación, como por ejemplo supervisar de manera directa los avances de las leyes de probidad que se están tramitando en el Congreso.

“El presidente en Estados Unidos está todo el día en el teléfono hablando con los senadores que no quieren votar. Esa es la labor que tiene que hacer la Presidenta Bachelet, tiene que sacar las leyes. Yo la veo que está preocupada por muchas cosas como pensando que hay un timón automático, que todo lo hace el Ministro del Interior o el Ministro de Hacienda, no, esta es una cosa del jefe. Ella tiene que monitorear esta cosa para que salga lo antes posible”.

Carlos Huneeus también hace énfasis en los problemas que aquejan a los partidos de la coalición oficialista, por ejemplo la investigación que se lleva en contra de los hijos del presidente de la DC, Jorge Pizarro, de Gutenberg Martínez y Marcelo Rozas, ambos integrantes de la Falange, así como las revelaciones sobre los vínculos del senador (PS) Fulvio Rossi con SQM, que darían cuenta de un problema generalizado en el sistema, por lo que hay que aprobar las leyes que pongan a los partidos bajo el control y regulación del Estado.

En tanto, el director de Adimark, Roberto Méndez, pone el acento en la incertidumbre con que ha actuado el Gobierno, por lo que emplazó a que se definan en sus objetivos, y señaló que debe mejorarse la coordinación del Gabinete, haciendo énfasis en el rol del Ministro del Interior y del Comité Político.

“El cónclave que se hizo a principios de agosto fue un intento en ese sentido, pero claramente fracasó, terminó en una declaración de realismo sin renuncia que, hasta el día de hoy no ha podido ser dilucidado qué significa exactamente. Yo creo que es un tema pendiente. En la medida que esas incertidumbres tan básicas se corrijan, yo veo que el Gobierno es posible que pueda remontar, al menos en parte, este deterioro tan grande”.

El senador del PS Alfonso de Urresti señaló que es necesario cumplir el Programa de Gobierno con convicción y explicar de mejor manera las reformas -teniendo en cuenta que se estaría enfrentando “un boicoteo de las reformas por parte de una derecha dura que se resiste a los cambios”-, por ejemplo, señaló el parlamentario, con la Reforma Educacional que se podría plantear a quienes va a favorecer por sobre a quienes perjudicaría.

En cuanto a las críticas que han emanado de los miembros de la Comisión Engel, el senador fue enfático al señalar que los tiempos legislativos tienen un ritmo más lento que el que quisiera la mayoría de la sociedad, pero no por eso quiere decir que no se esté avanzando, sostiene De Urresti, quien de paso fustigó al economista líder de esta comisión por sus últimos escritos sobre el Parlamento.

“Al parecer que la comisión lleve su nombre lo ha hecho nublar en algunos aspectos de sus análisis. Yo lo respeto mucho, y creo que la Comisión hizo un importante aporte, pero sus últimas intervenciones, claramente, denotan su falta de conocimiento del mundo político y también de un rigor de la tramitación de las distintas iniciativas que llevan adelante. Creo que se ha equivocado en el último tiempo”.

En donde coincidieron todos los consultados fue en la necesidad de que las leyes de financiamiento de la política y de transparencia en la función pública es uno de los pasos más importantes que tanto el Gobierno como el resto de los actores políticos deben enfatizar para lograr revertir, en parte, la crisis de confianza y legitimidad que viven en la actualidad.