Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Control de Dopaje: En busca del Alto Rendimiento sin sustancias prohibidas

Uno de los objetivos de la Comisión es disminuir el consumo de sustancias prohibidas. Además, el grupo trabaja fuertemente en la educación y prevención de estas conductas a nivel nacional. Uno de los procesos que se viven fuertemente es la formación de oficiales de control, una de las mayores deficiencias del sistema actual.

Paula Campos

  Lunes 21 de septiembre 2015 18:06 hrs. 
JDE2015_NATACION_100mts_Libre_Varones

Contra el tiempo y con rigurosidad, así trabajan desde hace seis meses quienes forman parte de la Comisión de Control de Dopaje Nacional. La institución, que está administrativamente adscrita al Ministerio del Deporte, cambió de rumbo a fines del 2014. Hoy, la profesionalización del trabajo es la herramienta principal para lograr el objetivo final: erradicar el dopaje del deporte chileno.

Entre la planificación, los controles, las acciones de educación y la gestión de los resultados analíticos transcurre el día a día de la Comisión Nacional. Conformada por representantes del Ministerio del Deporte, Ministerio de Salud, Comité Olímpico de Chile, Instituto Nacional del Deportes y la Sociedad Chilena de Medicina del Deporte, trabajan para imponer rigurosidad de la medición en las pruebas de dopaje.

***

Pablo Squella, corre. Siempre corre. A sus 52 años, el destacado ex atleta nacional cambió la pista de recortán por las oficinas del Coliseo Central en el Estadio Nacional, allí ocupa el cargo de presidente de la Comisión. Nombrado por la ministra del Deporte, Natalia Riffo, cuenta que su principal plan es avanzar en aplicación de las normas y procedimientos que regulan los controles de dopaje, contenidas en el Reglamento Nacional de Control de Dopaje. Todo esto, con el indispensable desarrollo paralelo del Programa de Prevención a través de la Educación fundada en valores, de la Información y la Difusión. Además, la Comisión Nacional debe suscribirse y practicar de manera irrestricta lo dispuesto en las normas internacionales y las convenciones que el Estado de Chile ha ratificado en materia de lucha antidopaje: el Código Mundial Antidopaje de la Agencia Mundial Antidopaje y la Convención Internacional Contra el Dopaje en el Deporte, aprobada por la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco, en París, el 19 de octubre de 2005.

Squella cuenta con orgullo su labor, pero mira con preocupación el actual escenario nacional: “Cuando relevamos el desafío (julio de 2014), había un determinado número de deportistas que registraban resultado adverso en los análisis de sus muestras. Ahora, un año después, esa cifra se han triplicado”. ¿La razón?, el cambio en las prioridades de control y en los protocolos de análisis de las muestras. En particular, al elevarse el número de controles, se ha permitido detectar la presencia de sustancias ilícitas en las muestras, sobre una mayor cantidad de ellas. “No es que antes hubiera menos consumo. Hoy los pesquisamos mejor”, explica.

Los cambios son evidentes. Desde enero de 2015 a la fecha, muchas cosas han evolucionado en materia de dopaje. Entre ellas, la aprobación de una estructura operativa para la Comisión. Además, en marzo de 2015, se termina de constituir el Tribunal de Expertos en Dopaje, única instancia resolutiva de casos de dopaje en el país, por ejemplo.

Las cifras también son categóricas. El objetivo es tomar 600 controles este año, más del triple de lo que antes se hacía. En ellos, el universo es nacional e internacional, toda vez que deben medir a quienes vienen a representar a otros países durante competencias que se desarrollen en el escenario local.

Pablo Squella insiste en la importancia de seguir ampliando en el país la capacidad de trabajo de la Comisión Nacional y de otras organizaciones antidopaje. Uno de los elementos altamente deseables, es que Chile tenga un laboratorio acreditado por la Agencia Mundial Antidopaje: “Es un proceso largo e implica una inversión significativa, pero sin duda debemos acreditar un laboratorio para ello, estamos en eso. De lograrlo, el país se pondría a la vanguardia latinoamericana en la materia y podría ayudar a abaratar el costo de los análisis tanto a federaciones deportivas chilenas,  como a federaciones de países vecinos”, comenta.

Los records son lo suyo, por 24 años mantuvo la marca absoluta en los 800 metros planos. Hoy, sueña con llevar a Chile a un nuevo triunfo: el desarrollo deportivo alejado de prácticas ilícitas. Se opone duramente contra quienes piensan que el éxito se alcanza innovando en sustancias que aún no han sido enlistadas entre los consumos prohibidos.

***

Roberto Dagnino cree firmemente en el trabajo que desempeña el nuevo equipo. Él, en su cargo de Secretario Ejecutivo, es uno de los “avances” alcanzados por la nueva Comisión que, hasta enero 2015, funcionaba sin una estructura operativa, más allá de los miembros del Consejo Superior designados por los organismos parte.

El biólogo y ex deportista ve con optimismo el futuro deportivo del país, desarrollado en un contexto de Juego Limpio. Existe la decisión y la voluntad de parte de las autoridades en este sentido, siendo las mejores pruebas de esto, la reestructuración de la propia Comisión Nacional y la asignación de recursos. También el apoyo del Gobierno a la candidatura del Laboratorio de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de la Universidad de Chile, a la acreditación de la Agencia Mundial Antidopaje. Sin embargo, es categórico en señalar que se avanzaría muchísimo más si se logra aumentar racionalmente y optimizar al máximo los recursos destinados a la lucha antidopaje en el país.

“Imagínate, nuestros Oficiales de Control de Dopaje viajan de un lado a otro sin parar. No dan abasto. Por eso estamos implementado cursos destinados a formar nuevos oficiales, lo cual permitirá realizar controles y prevención al dopaje en todo el territorio nacional. Es necesario ampliar el alcance de nuestra estructura operativa. Es la principal herramienta para lograr nuestros objetivos inmediatos: ejercer un mayor control y efectuar acciones prevención a través de la educación y la información. Estimamos que de esta forma se reducirían en el corto y mediano plazo  los casos de Resultados Adversos en el deporte nacional.”.

De inmediato recuerda los casos de los últimos deportistas nacionales que han tenido este tipo de resultados en los análisis de sus muestras. “Es una lástima. Para algunos deportistas, alcanzar medallas a veces se transforma en una obsesión que podría llevarlos a potenciar su rendimiento a través de químicos prohibidos. A veces, no es ni siquiera eso, sino una inmensa ignorancia respecto de la normativa antidopaje, la que los lleva a caer en Resultados Adversos. Por ello, hemos privilegiado la Prevención a través de la Educación basada en Valores y la Información, haciéndola nuestro caballo de batalla, junto al Control del Dopaje”.

El problema se podría agravar, cuentan. A mayor cantidad de controles, más casos van apareciendo, explican. Sin embargo, defienden su objetivo: “Nos hemos tenido que enfrentar contra quienes piensan que no queremos lo mejor para nuestros deportistas y nos presentan como un organismo “castigador”. Eso no es así. Soñamos con un país lleno de campeones, pero para eso es necesario trabajar mucho más. Por cierto, una de nuestras labores ineludibles es controlar, para preservar los contextos competitivos de juego limpio, protegiendo de esta forma a los verdaderos deportistas, de sus pares tramposos. La otra gran labor nuestra es prevenir, básicamente, a través de la educación basada en valores y de la información dirigida”.

No sería de extrañar que aparezcan nuevos nombres en la lista de los deportistas chilenos que den positivo. Entendiendo por positivo la calificación que se da al resultado del proceso de control de dopaje, después de haber arrojado un resultado analítico y de haber sido sometido a todas las etapas de la gestión de resultados, siendo la última de ellas la resolución final emitida por un tribunal antidopaje, respecto del deportista afectado. Septiembre y, principalmente, octubre, podrían entregar nuevos nombres de casos de dopaje confirmados, se lamentan.

***

Para Pablo Squella es fundamental seguir creciendo para lograr una implementación efectiva, como Comisión responsable,  del Control y de la  Prevención del Dopaje, las cuales son sus misiones fundamentales, por mandato legal.

¿Su sueño?, eliminar al dopaje del deporte chileno y desaparecer como organismo de control –por no ser ya necesario-, guardando sólo la misión de prevención. Squella opina que una herramienta que sin duda contribuiría a este gran logro, sería acreditar con norma de la Agencia Mundial Antidopaje, un laboratorio de análisis de orina en Chile. Además de la importancia a nivel nacional, esto permitiría que el país asuma un rol protagónico en la integración de la lucha antidopaje en el Cono Sur de América: “Probablemente, eso también nos permitiría tener una nueva fuente de inversión en la optimización de la calidad de nuestros procesos y de nuestros recursos humanos. Todos ganamos”.

La descentralización sería parte de dicha optimización. Para Pablo Squella este problema es transversal y trasciende las disparidades de la política dura nacional. Invertir los recursos en descentralizar permitiría tener Oficiales de Control a lo largo de Chile. “De dos oficiales a nivel nacional, queremos inicialmente pasar a dos por macro-región del país, y después seguir creciendo, hasta tener al menos dos Oficiales de Control en cada Región de Chile”. Con esto, la Comisión dispondría de una cobertura que nos permitiría alcanzar un número de controles y de acciones de prevención absolutamente representativa de la realidad nacional.

Finalmente, Squella señala que “entendemos que para erradicar las prácticas de consumo de sustancias ilícitas en los deportistas, la prevención es fundamental. Así, hemos diseñado una Estrategia de Prevención que se expresa diferentemente, según se trate de deportistas adultos confirmados o de jóvenes promesas.  “Con los deportistas confirmados mayores hemos privilegiado la prevención a través de la información, dirigida de manera precisa sobre sustancias y métodos prohibidos y sobre procedimientos antidopaje”. Sin embargo, el desafío está en los jóvenes con potencial deportivo y en los niños que sueñan con una carrera deportiva de alto nivel. Para ellos, hemos concebido la prevención a través de la educación basada en valores, como la mejor herramienta metodológica de la Comisión. A este grupo aún le puedes demostrar que se puede ser campeón sin infringir las reglas. De esta forma puedes crear en ellos una CONCIENCIA Y UN ESPÍRITU ANTIDOPAJE. Este blindaje conceptual y espiritual  sería, a nuestro entender, el arma mortal para la lacra que es el dopaje en el deporte en Chile y en el mundo”, finaliza.

*Foto principal: Instituto Nacional del Deporte