Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 25 de junio de 2024


Escritorio

Cecilia Albala: “Subir edad de jubilación femenina disminuiría la brecha de género”

La integrante de la denominada Comisión Bravo explicó en qué se basa la postura del sistema mixto propuesto en el grupo de expertos. Además, aseguró que elevar la edad de jubilación a 65 años, permitiría que las mujeres tuvieran mejores ingresos en la vejez.

Paula Campos

  Martes 29 de septiembre 2015 11:15 hrs. 
albala-620x330

Compartir en

51 medidas fueron redactadas por la Comisión Asesora Presidencial para el Sistema de Pensiones. Dos grandes propuestas conviven en ella: una mejora al sistema actual y el paso a un sistema mixto que permita un mayor aporte solidario a las jubilaciones de los chilenos.

Miembro del equipo de expertos y adherente al sistema mixto, la doctora Cecilia Albala insistió en la urgencia que reviste una modificación a las AFPs. Principalmente porque el alza en las expectativas de vida, que ubica a Chile por sobre el promedio de la región, no se condice con calidad, sobre todo, para quienes pertenecen a las capas más bajas de la sociedad.

En conversación con el programa Semáforo, la académica de la Universidad de Chile aseguró que las medidas propuestas están encaminadas a mejorar el sistema, las que se pueden hacer en cualquiera de las dos grandes propuestas elevadas por la Comisión. Sin embargo, en un recorrido histórico internacional, la profesional acotó que desde principios del 2000 las sociedades que se movieron a un sistema de capitalización individual, del que Chile fue faro y motor, están retornando a una posición mixta, principalmente porque es menos perjudicial para los estratos económicos más bajos.

Cecilia Albala explicó que en el documento elaborado por los comisionados, en el que plantearon el sistema mixto como una opción, contiene una pensión divida en tres tramos: Un fondo solidario que se universaliza, dejando fuera solo al veinte por ciento más rico de la población; un segundo apoyo solidario; y luego la capitalización individual. Suma que permitiría no solo elevar las jubilaciones de los más pobres, sino también de quienes están entre los 250.000 y 500.000 pesos de salario.

Otro de los problemas que se agudizan en el modelo actual es la diferencia de género. En ese sentido, reconoció que un alza en la edad de jubilación de las mujeres podría ayudar a disminuir esas brechas en las tasas de retorno.

A juicio de la académica del INTA los argumentos demográficos actuales hacen viable plantear el cambio a 2040. Algunos de ellos, por ejemplo, el menor número de hijos por mujer, también el aumento en la escolarización femenina, lo que eleva las tasas de auto cuidado y mejora la salud, enumeró.

“Los diferenciales de salud entre hombres y mujeres aparecen a partir de los sesenta y cinco años”, explicó. Por ello, aumentar la edad de jubilación no afectaría en la calidad de vida de las mujeres. Por el contrario, permitiría disminuir las brechas de ingreso con la que los adultos mayores envejecen.

Síguenos en