Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 24 de junio de 2024


Escritorio

Nolberto Díaz y denuncia de fraude en la CUT: “Llevaremos los antecedentes a la justicia”

En el marco de los comicios de la Central, el vicepresidente del gremio y candidato a la presidencia de la CUT, indicó que durante el proceso han existido distintas irregularidades, como la inscripción de sindicatos falsos. "Esto lo decimos con mucho dolor y con mucha tristeza, porque la CUT no puede ser patrimonio de un grupo de personas, o de un partido", dijo.

P. López y A. Becerra

  Jueves 25 de agosto 2016 12:19 hrs. 
Nolberto-Díaz

Compartir en

Durante este jueves se efectuarán las elecciones del Consejo Nacional de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT). En el proceso, se escogerán los 45 miembros que formarán parte del directorio del gremio en el período 2016-2020.

En esta ocasión, competirán seis listas, las que son lideradas por Andrés Giordano, presidente del sindicato de trabajadores de Starbucks; Fabián Caballero, presidente de la Federación Metropolitana de Funcionarios Municipales; Nolberto Díaz, militante DC y actual vicepresidente de la CUT; Edward Gallardo, director nacional de la Confederación de Trabajadores del Cobre; Bárbara Figueroa, actual timonel del gremio; y Arturo Martínez, ex presidente de la Central.

Los comicios se realizarán a lo largo de todo el país y participarán cerca de 600 trabajadores.

Sin embargo, hoy las elecciones enfrentan un difícil escenario. Esto, por la denuncia que realizó Confusam sobre un posible fraude en la organización de la votación.

En conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, Nolberto Díaz, candidato a la presidencia del gremio, señaló que entre los candidatos existen sindicatos que no tienen una participación activa. Asimismo, advirtió que hasta anoche, en Cauquenes y Ñuble, no había material para realizar el plebiscito.

Vamos a partir con un tema que ronda, la idea de que en las elecciones de la CUT se comente fraude. ¿Qué podría decir usted al respecto?

Nosotros como lista hemos presentado a lo menos 15 reclamaciones ante el Colegio Electoral, donde no todas han sido respondidas. También hemos solidarizado con la denuncia que hizo Esteban Maturana, en nombre de la Confusam, sobre el pago de cotizaciones que le permite a los trabajadores estar al día y, por consecuencia, votar. Sin duda alguna, este proceso ha presentado elementos que nosotros cuestionamos y vamos a pedir en la instancia que corresponda que sea investigado. Esto lo decimos con mucho dolor y con mucha tristeza, porque la CUT no puede ser patrimonio de un grupo de personas, o de un partido. La CUT es un instrumento precioso para defender a los trabajadores chilenos y no pueden ser manipuladas sus elecciones, ni puede haber gente que pretenda ganar haciendo trampa.

En elecciones anteriores, ¿ha habido indicios de fraude?

Sin lugar a dudas, el proceso y la forma cómo se eligen las autoridades tiene que revisarse, porque en el pasado también hubo irregularidades, por lo que se ha tenido que repetir elecciones. Hay lugares donde se debe votar una semana después, por ejemplo. Nosotros hemos recibido denuncias de diferentes lugares, entre ellas Ñuble y Cauquenes, en donde anoche no estaban los votos y no había llegado el material para ejercer la votación, o lugares donde los padrones electorales iban sin los nombres de los candidatos. Eso nos parece lamentable. Y hemos encontrado además organizaciones sindicales que no están vigentes, que están en receso y que, sin embargo, aparecen en el padrón, y eso nosotros no podemos tolerarlo, y eso aunque duela, hay que denunciarlo en todas las instancias que corresponda.

O sea, ¿en la CUT hay sindicatos de cartón que están inscritos y que aportan determinada cantidad de votos a una lista?  

Nosotros tenemos la sospecha que hay sindicatos que no representan lo que dicen representar y esperamos que esa gente hoy se inhiba de ir a votar.

¿Por ejemplo?

Nosotros vamos a entregar esos antecedentes a la Justicia y a las instancias que corresponda. No es pertinente que lo ventilemos aquí públicamente, porque primero se tienen que investigar. Podemos tener la sospecha sobre algo y después puede comprobarse que no es así, lo que no se puede hacer es pretender seguir manteniendo un sistema electoral en donde los padrones electorales no los maneja un tribunal independiente. Eso no lo podemos seguir aceptando, nosotros queremos que en el futuro las elecciones de la CUT sean un hombre un voto. Hoy hay la suficiente tecnología, voluntad e información que podría permitir a través del voto electrónico, a partir del ejercicio democrático, que los dirigentes sindicales sean elegidos por un hombre un voto, en la CUT, ¿por qué negarnos a esa posibilidad?

Ahora se lo pregunto porque entiendo que ya institucionalmente la CUT, a través de sus encuentros regulares, definió que se iba a avanzar hacia una modalidad electoral de una persona un voto, y que eso debió implementarse antes. ¿Existe ese compromiso y qué ocurrió con eso?

Antes había un acuerdo para avanzar hacia un proceso de un hombre un voto y elecciones universales como lo hace la ANEF. Este gremio, por ejemplo, hace elecciones cada dos años, es otra realidad, son menos, pero tiene tanta complejidad como una elección de la CUT, porque hay varias organizaciones, la ANEF recoge distintas organizaciones gremiales de distinto tipo, se vota de Arica a Magallanes, ahora nosotros queremos avanzar para que efectivamente se trabaje en la elección un hombre un voto. Ahora, perfectamente, la gente podría votar electrónicamente y podríamos tener un proceso mucho más participativo y mucho más motivante para todos.

Hay algunos que estiman que de las listas que están en competencia, hay algunas que podrían llamarse “las conservadoras”, una la que encabeza la actual presidenta Bárbara Figueroa, y otra, que la que encabeza el ex presidente Arturo Martínez. ¿Cómo se definiría usted a partir de esa premisa?

La lista nuestra es una lista sindical. Son 44 dirigentes sindicales de organizaciones conocidas, con trabajadores que cotizan y que existen. Nosotros tenemos una listas en donde van dirigentes sindicales del sector público, del sector privado, de la ANEF, de las empresas del comercio, de la minería pública y privada. Nosotros hemos conformado una lista para cambiar la CUT, por ende, yo no me ubicaría entre aquellos que quieren mantener las cosas como están. Nosotros queremos que las cosas cambien y tenemos el legítimo derecho para renovar la dirección de la CUT.

Si usted fue vicepresidente durante el último período, ¿cuál es la principal crítica que le haría a la presidencia de Bárbara Figueroa?

Nosotros actuamos con ingenuidad respecto de nuestra relación con el Gobierno. Tuvimos luces en lo que fue empujar o presionar a la Nueva Mayoría para que impulsara el proyecto de Reforma Laboral. Sin duda cometimos un error y no quisiera yo asumir sólo la crítica de Bárbara. Yo creo que nosotros asumimos con ingenuidad una relación con el Gobierno en donde efectivamente el diablo metió la cola, o sea, la influencia del empresariado en las autoridades de Gobierno, en el parlamento, en el Tribunal Constitucional es desmedida. En este país los empresarios han puesto plata en la política, en el parlamento, ha financiado campañas y como dice el dicho “el que pone la plata pone la música” y aquí los empresarios, las AFP, no pusieron plata para que el sistema cambiara, pusieron plata para que las leyes siguieran iguales, y ahí está la mejor demostración de que en 26 años no se ha tocado en nada el sistema de pensiones.

En las presidencias anteriores y en esta una de las cosas que se han dicho es que el presidente o presidenta de la CUT pertenezca a un partido de gobierno condiciona la independencia para dirigir la central. Usted también milita en un partido de Gobierno, ¿por qué sería distinta una eventual presidencia de Nolberto Díaz?

Yo creo que las cosas se prueban con testimonios, dando fe, la gente está cansada de discursos. Yo no creo que la militancia en un partido político termine coartando la independencia de la gente para ejercer un cargo. Las militancias de los partidos son un prisma para ver la realidad. Unos la miran a la luz del pensamiento marxista, otros la miran a través de un pensamiento liberal. En mi caso, que tengo una formación cristiana, veo la realidad a la luz de un pensamiento cristiano, pensando en la libertad, la igualdad  y la fraternidad entre los hombres. No creo que la militancia sea lo que te limite, yo creo que hay gente que mal entiende la militancia y cree que las organizaciones sindicales son un motín político que se pone al servicio de un partido. Y no es así, lo que los partidos deben hacer es poner a sus militantes al servicio de estas organizaciones pero para que esas personas sirvan a las organizaciones, y no a un gobierno de turno o a un partido. Yo he militado desde los 13, 14 años desde 1982 como dirigente secundario y nunca me he sentido coartado o he recibido orden alguna, por el contrario, a mí no me ha temblado la mano cuando se ha tratado de  enfrentar a cualquier gobierno o a cualquier parlamento o a los propios militantes del propio partido para combatirlos y luchar por la defensa de los Derechos Humanos. Nosotros le dimos dura batalla a Andrés Zaldívar en materia de la Reforma Laboral y en eso a nosotros jamás nos tembló la mano.

Y usted, ¿cómo se siente con este Gobierno que a partir de la militancia que usted ostenta, es suyo?

Yo le tengo personal afecto y cariño a la presidenta Michelle Bachelet, pero tengo muchas diferencias con el Gobierno que ha llevado adelante. A mí me parece que en materia económica la influencia del empresariado ha sido desmedida. No es posible que frente a las marchas multitudinarias contra las AFP haya dicho que este tema se iba a postergar para el próximo gobierno. Las emergencias se atienden de manera inmediata y hoy tenemos una emergencia gigante. Es un terremoto de personas que se están jubilando con pensiones miserables, mientras las AFP siguen teniendo utilidades escandalosas, cuando la empresa privada ha construido su riqueza con el préstamo que le hemos hecho los trabajadores, préstamo obligado además, porque este fue un sistema impuesto. Por tanto, yo con este Gobierno tengo hartas diferencias, porque creo que en algunas materias ha avanzado, pero en otras, claramente ha incorporado elementos que nunca estuvieron discutidos. Yo pongo un sólo ejemplo: la Reforma Laboral. Si bien se postergó la conversación ramal, en ninguna conversación con la CUT estuvo incorporada la decisión de aumentar el cuórum para la constitución de sindicatos, eso significó que el empresariado metió la cola, y la metió dentro del Gobierno y dentro del Senado, porque en algún momento se le puso apellido a la huelga y se pretendió, cosa que me parece grosera, desaforar a los dirigentes sindicales sobre la base de incorporar normas que criminalizan la acción sindical, es decir, lo que le combatimos con Piñera, lo terminó poniendo la Nueva Mayoría y eso me parece impresentable.

Si eventualmente ustedes tuvieran indicios de fraude,  ¿qué harían?

Nosotros impugnaríamos la elección e iríamos a los Tribunales Electorales para que la elección sea repetida e investigada. Nadie puede estar por sobre la ley, eso ocurre para los empresarios que hacen lamentablemente lo que quieren y eso debe correr para las organizaciones sindicales. Nosotros vivimos en estado de derecho. Aquí nadie puede pretender falsear una elección y hacer lo que quiere. O sea, en ese sentido nosotros vamos a ser bien rigurosos y reiteramos el llamado a esas personas que no representan a nadie que no son dirigentes sindicales de verdad, que no asistan a la votación.

Síguenos en