Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 19 de septiembre de 2021

Escritorio MENÚ

Compra de camas: El “desangramiento” del sistema público de salud

Una denuncia acerca de presuntas irregularidades en la compra de camas por parte de Fonasa a la Clínica Ensenada, institución que se encuentra sin acreditación; reavivó la discusión acerca de la precariedad que enfrenta el sistema público de salud y la regulación de estos contratos.

Claudio Garrido

  Jueves 29 de septiembre 2016 19:49 hrs. 
sooootero


La compra de camas al sector privado por parte de Fonasa vuelve a ponerse sobre la mesa evidenciando la precariedad del sistema público y además, la falta de regulación en los procedimientos para la designación de las instituciones privadas donde se prestan los servicios que no logra suplir el sistema estatal.

La denuncia que realizaron los diputados Juan Luis Castro (PS) y Karla Rubilar (Amplitud), además del ex ministro de Salud Jaime Mañalich, sobre un centro clínico sin acreditación que atendía pacientes críticos derivados por Fonasa; motivó a que la cámara esté pronta a votar una comisión investigadora que revise los contratos que celebran Fonasa y los hospitales.

Se trata de la Clínica Ensenada, ubicada en la comuna de Independencia. Dicho recinto habría atendido a cerca de 500 pacientes críticos, derivados de distintos centros de salud. De acuerdo a la licitación que se suscribió en 2015, la clínica habría recibido por lo menos mil 900 millones de pesos sólo por las prestaciones del año pasado.

A esto se suma la denuncia realizada por trabajadores de los hospitales Dipreca y Militar, quienes aseguraron que existe una cantidad importante de equipamiento “ocioso” y que no es considerado para suplir la demanda, aunque sean instituciones, en rigor, del Estado.

Se trata de la insuficiencia del sistema público que, según explica la diputada y miembro de la comisión de Salud, Marcela Hernando (PRSD), está dada por la falta de camas, insumos y especialistas.

Dice que los hospitales “no dan abasto”, pero que esto a su vez se debe a un problema que es estructural, debido a la falta de recursos humanos, ya que los profesionales de la salud tienen mejores expectativas de renta en el sector privado y, además, a la negativa de Hacienda de aumentar las dotaciones.

Agregó que respecto al colapso del sistema de Salud, son varios los actores involucrados.

“Desde ese punto de vista, yo diría que son varios los actores que están involucrados. Por una parte, es la ciudadanía y la forma de consultar que tiene. Por otra parte es el servicio, que no es suficiente, la infraestructura que es pobre, los equipos que son pobres; y sobre todo hoy día, yo diría que más que el edificio y los equipamiento, es el recurso humano. O sea, el recurso humano en salud se encuentra absolutamente sobrepasado. No hay especialistas suficientes en todos los hospitales”, indicó la diputada.

La parlamentaria dice que la deuda de los hospitales se debe principalmente a este déficit de prestaciones que debe ser suplido con los servicios privados.

En tanto, la presidenta del Consejo de Santiago del Colegio Médico, Izkia Siches, mencionó que son entre 11 mil camas de brecha según estándar OMS y 39 mil según OCDE, lo que a su juicio, se trata “de un déficit institucional muy grande”.

La diputada Hernando explicó que la falta de camas se suple mediante licitación, con criterios técnicos que establece Fonasa. Izkia Sichhes se refirió a los parámetros que utiliza dicho servicio para seleccionar las instituciones donde se solicita el servicio.

“¿Porqué no se usan las camas institucionales, a pesar de que el hospital Militar recibe, por ejemplo, a privados? Porque cuando Fonasa compra camas en general rankean por unidades de costo y calidad para ver a qué institución le compran camas. Para que éstos sean de los menores costos, competitivos, y lo que sea por grupos de diagnósticos. Y por lo general, donde más compramos camas, es en pacientes críticos. Esto está estandarizado por una unidad de gestión de camas que traslada pacientes”, explicó la médico.

Sin embargo, la dirigenta estimó que mientras no haya una complejización del servicio público y se sigan comprando camas críticas a los privados, “se seguirán gastando recursos de manera poco inteligente”

En esa misma línea, el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud, Óscar Riveros, se refirió a que esta situación profundiza la deuda hospitalaria, estimando a que esto es un “desangramiento” de recursos fiscales.

“El problema no sería tanto, si al final de cuentas resuelve el problema de salud de miles de personas. El problema es que el valor cama y de los insumos de un hospital, comparados con el valor cama y los insumos de una clínica privada son sideralmente distintos. Y por lo tanto, lo que provoca es un desangramiento de recursos públcios uqe van a parar a los bolsillos del lucro que hacen las clínicas”, expresó el dirigente de los trabajadores.

Tanto la parlamentaria como los dirigentes coincidieron que es necesario reformular el modelo de salud del país, fortaleciendo las instituciones, modernizando los hospitales y creando mejores condiciones de trabajo para poder retener a los profesionales que se fugan al sector privado.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.