Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 8 de agosto de 2022

Escritorio

Permanencia de ministros políticos agudiza cuestionamientos al Gobierno

El cambio de gabinete causó sorpresa y desconcierto en todos los sectores. Mientras desde el Parlamento esperaban un gesto contundente frente a la crisis del Ejecutivo, la permanencia del comité político desechó esta idea. No obstante, diputados y expertos plantearon la posibilidad de un nuevo recambio después de las elecciones municipales.

Claudio Garrido

  Jueves 20 de octubre 2016 20:08 hrs. 
30 de Septiembre de 2014 /VALPARAêSO
El Ministro de Educaci—n, Nicol‡s Eyzaguirre, durante la Comisi—n de Educaci—n de la C‡mara de Diputados, donde se discute el proyecto de ley que regula la admisi—n de los y las estudiantes a los establecimientos educacionales, elimina el financiamiento compartido y proh’be el lucro en establecimientos educacionales que reciben aportes del Estado. 
FOTO: RAòL ZAMORA /AGENCIAUNO

Compartir en

El cambio de gabinete realizado este miércoles por la Presidenta Michelle Bachelet ha generado diversas reacciones, especialmente de sorpresa por la permanencia de los secretarios de Estado que componen el comité político.

La crisis que vive el gobierno vaticinaba que algunos personeros de aquel grupo, pudiesen abandonar el cargo. Pero la realidad distó de ser así.

A esto se sumó la renuncia de Máximo Pacheco al Ministerio de Energía, para integrarse a la campaña presidencial de Ricardo Lagos, hecho que fue motivo de desconcierto dentro de la Nueva Mayoría. En su lugar asumió Andrés Rebolledo.

Quien también dejó su cartera fue Javiera Blanco, quien fue relevada por Jaime Campos. La ex ministra de Justicia renunció en medio del escándalo de los errores en los padrones electorales, donde está involucrado el Registro Civil, organismo dependiente de ese ministerio; además de haber enfrentado las crisis del Sename y Gendarmería.

Sin embargo, reina en el Congreso una sensación de insuficiencia en los movimientos que realizó el Gobierno, específicamente por la permanencia en el cargo de Nicolás Eyzaguirre, dado su rol negociador entre el Gobierno y el Parlamento y la responsabilidad que le atribuyen en el entrampamiento de las iniciativas legislativas del Ejecutivo.

El diputado Pablo Lorenzini (DC) realizó su propia lectura de este blindaje de la presidenta a Eyzaguirre: “Siempre se tiene el equipo de confianza, el equipo de lealtad máxima, que viene de amistades anteriores. Entonces cuesta dejar aquello y de repente incorporar, porque tampoco hay muchos nombres. Por lo que vimos, los que se están incorporando, como Rebolledo de la Direcon, como Nivia Palma, tampoco son figuras políticas, más bien son figuras técnicas. Por lo tanto, el tema político no se tocó ayer, pero de aquí a pasadas las elecciones, si hay un análisis puede que tengamos algún cambio. Pero cuesta entender que no haya habido, por último, un movimiento”, expresó el demócratacristiano.

Por su parte, el diputado socialista Manuel Monsalve sostiene que los cambios al comité político son una tarea pendiente de parte del Ejecutivo, no obstante realizar estos cambios ad portas de una elección municipal puede resultar contraproducente, señaló.

“Hay un problema central que se tiene que resolver y que este cambio de gabinete no resuelve. Si eso va acompañado de una decisión para mejorar la relaciones del comité político con el Parlamento, y eso implica tocar al ministro Eyzaguirre, yo lo que puedo decir es que un Gobierno que le queda poco más de un año, que ha hecho cosas realmente importantes, pero que hoy día no tiene un correlato en términos de la percepción al interior de su coalición y en la percepción ciudadana, tiene que tomar decisiones importantes para recuperar adhesión ciudadana y recuperar la unidad con su coalición política”.

En tanto, el diputado independiente Gaspar Rivas dio cuenta de que el Gobierno pasó desde una agenda con un discurso “presuntamente revolucionario” a sólo administrar lo que queda del período presidencial de Michelle Bachelet.

“Cambió justamente el eje, cambió el rumbo, cambió la estrategia. Sencillamente se dedicó de hacer estos cambios que siempre fueron meramente cosméticos. Pasó derechamente a administrar lo que quedaba del vuelito del Gobierno. Es decir, en este minuto yo creo que estamos enfrentando a un Gobierno que lo único que quiere es que llegue el día de cambio de mando y pasarle los problemas, pasarle -en buen chileno- el ‘cacho’ en el que está metido al siguiente Gobierno”, opinó el parlamentario.

Por su parte, el diputado independiente Rojo Edwards señaló que la salida del ex ministro Máximo Pacheco, da cuenta de que “es más interesante para un ministro estar en una candidatura presidencial que estar finalmente en el Gobierno, y por lo tanto, demuestra que el Gobierno viene de capa caída y no toma decisiones porque la atención no está centrada en él”.

Para el director de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales, Claudio Fuentes, la Presidenta optó por la confianza al dejar a su comité político intacto, pero que a la luz de los tiempos para definir cartas parlamentarias, se podría esperar otro cambio de gabinete en el corto plazo y de esta forma enfrentar la crisis política del Ejecutivo, por lo que la puerta sigue entreabierta.

“Efectivamente creo que este cambio de gabinete quedó con la sensación de que pudo haber sido más profundo, quedó con una sensación instalada que fue demasiado acotado y que no resuelve los problemas políticos que tiene el Gobierno, y finalmente quedó la sensación que nuevamente un partido como la Democracia Cristiana fue el más afectado, dada la situación que se dio en el Ministerio de Justicia”.

Fuentes concluyó que existe un consenso político sobre que el cambio de gabinete fue “extraño”, no obstante precipitado por la crisis en el Ministerio de Justicia y la decisión del ex ministro Pacheco de participar en la campaña de Ricardo Lagos.

Síguenos en