Diario y Radio U Chile

Año XII, 23 de enero de 2020

Escritorio MENÚ

Errático e irrelevante: La evaluación del cambio de gabinete

Como un cambio acotado, errático e irrelevante calificaron parlamentarios y analistas el ajuste ministerial hecho por la Presidenta este miércoles. Todos coincidieron en criticar que se haya mantenido intacto el comité político en medio de los cuestionamientos por el fracaso de la ley corta que buscaba remediar los errores del padrón electoral.

Gonzalo Castillo

  Miércoles 19 de octubre 2016 19:20 hrs. 

Tanto desde el mundo político como analistas criticaron el cambio de gabinete llevado a cabo este miércoles, el consideran “acotado”, “sorpresivo” y “errático”, dado que se esperaba que fueran removidos de sus cargos algunos de los ministros del comité político, cosa que finalmente no ocurrió, y solamente la ministra de Justicia, Javiera Blanco, debió dejar su puesto luego de la crisis generada por los errores en el padrón electoral.

Como “un cambio acotado”  calificó la presidenta del Partido Socialista, senadora Isabel Allende, el cambio de gabinete realizado este miércoles por la Presidenta de la República, “se había pensado que iba a ser más amplio y más profundo”, agregó con evidente desencanto frente a la decisión de la Presidenta.

Este diagnóstico fue compartido por la presidenta de la DC, senadora Carolina Goic, quien señaló que “todavía permanece la necesidad de realizar un ajuste”, dejando abierta la puerta a que en lo que resta de gobierno se puedan llevar a cabo nuevos ajustes en el gabinete, a pesar que para otros personeros políticos, la Presidenta definió ya al equipo con el que llegará a terminar su mandato.

La presidenta de la Falange además señaló que el Gabinete notará la ausencia de Máximo Pacheco, haciendo alusión a la cercanía y aprobación que detentaba el ex ministro de Energía entre los parlamentarios por su capacidad de negociación al interior del Congreso.

En general, este fue el tenor de las declaraciones en el mundo político al conocer el cambio de gabinete que significó la salida de Javiera Blanco de Justicia, Máximo Pacheco de Energía y Víctor Osorio de Bienes Nacionales.

Desde la oposición, señalaron que con la Presidenta “dio por terminado el gobierno”, tal como lo señaló el diputado de Amplitud Pedro Browne: “La Presidenta Bachelet le acaba de confirmar al país que su gobierno se terminó, que ella simplemente está esperando que llegue el 11 de marzo de 2018 para entregar, de una vez por todas, algo que se ha convertido en una pesadilla. Un Gobierno donde tal como ella auguró, cada día puede ser peor, error tras error”.

Por su parte, el presidente de la UDI, senador Hernán Larraín, calificó de “irrelevante” el ajuste ministerial y que fue una “oportunidad perdida”. Agregó que fue sólo una manera de poder sacar a Javiera Blanco del gabinete, y así dar una señal de que se asumieron las responsabilidades por la crisis del padrón electoral.

“No cabe la menor duda que la Presidenta quiere seguir exactamente igual y ofrecer un sacrificio en los altares para terminar con las críticas. No es un cambio de gabinete, es un mero ajuste para cobrarle la cuenta a Javiera Blanco“.

El senador de la UDI Juan Antonio Coloma aseguró que el Gobierno “ya se entregó”, y que están actuando en función de la candidatura presidencial de Ricardo Lagos, siendo la salida del ex ministro Pacheco la comprobación de este escenario: “Este es un gobierno que ya se entregó, están jugando a lo que pueda hacer Lagos, tratando de volver a una suerte de raíces”.

Tanto Coloma como Larraín coincidieron en que la salida de Pacheco del gabinete demuestra, a su juicio, que “los mejores retirándose del gobierno porque perdieron la fe”.

Para el senador de Renovación Nacional Francisco Chahuán, el cambio de gabinete que se esperaba era “mucho más profundo y que pudiera abarcar el comité político”.

A juicio del parlamentario, el ajuste ministerial “no responde a la crisis política que está viviendo el país y yo no puedo entender que sean estas carteras y no otras en las cuales tenemos efectivamente agudizadas situaciones de mala gestión en las cuales no haya habido cambio de gabinete”.

Además, enumeró los desafíos que deberá enfrentar Jaime Campos (PR) en el Ministerio de Justicia, donde subrayó van a pesar las responsabilidades de la restructuración del SENAME, que espero sea prioridad número uno, como también velar para que no se sigan vulnerando por parte del Estado de Chile los derechos de los niños, niñas y adolescentes. Otro tema importante será Gendarmería, la reforma a la reforma procesal penal y la necesaria evaluación de la Ley de Responsabilidad Penal Juvenil”.

Analistas: “Es difícil entender la decisión de seguir protegiendo a Eyzaguirre”

El académico del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Alejandro Olivares calificó de “sorpresivo y errático” este cambio de gabinete, “sorpresivo porque uno esperaba que el cambio se realizara posterior a las elecciones municipales, para ver el desempeño de los candidatos, coaliciones y partidos. Y errático porque uno esperaba que se hicieran ajustes en el comité político, particularmente algunos pensaban en el ministro Nicolás Eyzaguirre”.

Sobre la salida de la ministra Javiera Blanco, el académico señaló que “era esperable” por todo lo que ha ocurrido con ella en el último tiempo, pero también era probable la salida de Eyzaguirre: “Ahí es difícil entender qué pasa con la organización política, qué pasa con Presidencia al tomar una decisión como esta de seguir protegiendo a Eyzaguirre y sacar a Javiera Blanco”.

“La apuesta del Gobierno es que el ministro Eyzaguirre, más allá de los problemas de la ley corta que vimos recién, o de algunos problemas muy puntuales, ha logrado avanzar con la agenda política del Gobierno, por lo tanto creo que el Gobierno no quiere cortar el funcionamiento de esta agenda, que a pesar de todo, ha andado. Me imagino que esa es la apuesta. Y en segundo lugar, pareciera que la Presidenta tiene pocos cercanos en el gabinete actualmente, o pocas personas en las que puede confiar, ciegamente”, plantea el profesor del INAP.

Para la cientista política Francisca Quiroga la permanencia de Nicolás Eyzaguirre en el gabinete obedece a la cercanía que tiene con la jefa de Estado, coincidiendo con el análisis de Olivares.

“Yo creo que Michelle Bachelet, fiel a su estilo, no va a sacar a Eyzaguirre. Yo creo que es al único que le tiene confianza a nivel personal, más allá de que es el más criticado. Porque si uno analiza el rol la Segpres, es el actor por naturaleza que tiene que negociar con el parlamento, esa es  su razón de ser”

En tanto, sobre el resto de los ministros integrantes del comité político, Francisca Quiroga sostuvo que, en el caso de Interior, haber sacado a Mario Fernández habría generado muchos problemas con la DC y la coalición en general, al igual que con el director del Registro Civil, Luis Acevedo, quien también es militante de la Falange.

“Bachelet no los tocará porque tampoco encuentra en los partidos las confianzas de cambiar a estas personas. Tenderá a quedarse hasta el final con los que están. Parece que hay poca capacidad de liderar grandes acuerdos y están más concentrados en salvarse los partidos o irse con Lagos”.

La cientista política señaló que el cambio de gabinete realizado este miércoles es irrelevante dado que, si bien la salida de Javiera Blanco se puede considerar simbólica, luego de las crisis del Sename y Gendarmería que la tuvieron fuertemente cuestionada desde distintos sectores políticos, el que no se haya hecho un cambio del equipo político refleja que no se altera ni el diseño ni la estrategia política del Ejecutivo.

“Respecto de la relevancia del cambio de gabinete, la salida de Blanco es un hecho simbólico después de la crisis del Sename. El daño a su imagen ha sido importante, pero este cambio en materia de diseño y estrategia política no es relevante, porque no hay un ajuste más estructural que se requiere frente a la falta de diseño y estrategia política”.

Haber sacado a Javiera Blanco fue por un tema de desgaste sistemático, mientras que el mantener a los directores de servicios –que tienen rol fundamental en las crisis detonadas-, tiene que ver con las redes personales e influencia, como por ejemplo del subsecretario Mahmud Aleuy, concluyó Francisca Quiroga.