Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Economistas destacan beneficios por arremetida comercial de China

Las políticas proteccionistas anunciadas por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, han alertado a China y se apresta a potenciar sus relaciones comerciales con sus socios del Pacífico. Un escenario que los economistas chilenos ven con atención, toda vez que el TPP cuenta con menos posibilidades de hacerse realidad.

Rodrigo Fuentes

  Lunes 21 de noviembre 2016 18:39 hrs. 





La visita que realizará este martes el presidente de China, Xi Jinping, tendrá un significado especial para Chile, que se ufana de tener un poderoso Tratado de Libre Comercio con el gigante asiático.

La victoria de Donald Trump podría poner fin al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, conocido como “TPP”, y reactivar al mismo tiempo las iniciativas de competencia con China.

De esta manera economistas coincidieron en su apreciación respecto a que el país asiático aprovechará la oportunidad para profundizar sus relaciones económicas con los países latinoamericanos del Pacífico, al constatar el viraje proteccionista anunciado por el presidente electo de los Estados Unidos.

El académico del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile Felipe Muñoz, indicó que a pesar de que nuestro país mantiene un tratado de libre comercio vigente con China desde el 2006, la idea es profundizar el acuerdo respecto a ítems tales como servicios e inversiones.

“Desde el acuerdo con China que ha sufrido cambios este proceso, que partió con un acuerdo sólo en bienes, después se le agregaron servicios. Entonces siempre ha estado en el espíritu sobre todo de Chile de buscar formas de profundizar el acuerdo y la posibilidad de China de volver a resituarse en la región, dado que Estados Unidos de alguna manera podría dejar no de lado, si no que el papel protagónico que Obama tenía”, argumentó.

El economista aclaró que China trabajará intensamente en la firma de acuerdos de libre comercio regionales para asegurar que conservará accesos competitivos a los mercados del hemisferio, alarmado ante el proteccionismo industrial de los Estados Unidos.

Felipe Muñoz aseveró que los resultados de un eventual acuerdo regional no se pueden constatar en un corto plazo, pero si recalcó que los principales beneficiados en nuestro país serán las empresas del sector privado.

“Lo importante es el sector privado, el empresariado, es el que en definitiva utiliza y saca provecho de los acuerdos. En ese sentido, creo yo que ha sido mejor aprovechado el de Estados Unidos, donde se han exportado productos de mucho mayor calidad, con una diversificación mayor. Si bien cobre sigue siendo el producto más importante, hay más empresas que han logrado entrar a ese mercado”, recalcó.

Para el economista fundador del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo, Hugo Fazio, una eventual profundización del tratado comercial entre Chile y China presenta muchas más ventajas que el virtualmente truncado Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica.

El especialista precisó que el TPP contiene elementos negativos para el país sobre gravámenes, precios y derechos monopólicos, en comparación con el país asiático que apuesta por una economía más global y con preceptos más igualitarios.

“Sería un hecho muy positivo que se abriera un tratado de ese tipo, que me imagino, podrá tratarse dejando al margen las exigencias que ponía Estados Unidos que estaba vinculado, sobre todo a la defensa de la inversión extranjera, a las medidas de protección intelectual, particularmente gravosa en el terreno de la industria farmacéutica. Una especie de monopolio en la práctica”, detalló.

Cabe señalar que durante la última cumbre de la APEC, en la ciudad de Lima, dominó la discusión un posible acuerdo regional con el país asiático.

China ha pasado a ser el segundo socio comercial más grande de la región, dominando un 13,7 por ciento del comercio latinoamericano el año pasado, según el Banco Interamericano de Desarrollo. En el año 2014, solo cuatro países, Brasil, Chile, Colombia y Perú, representaron más de la mitad de los 263 mil millones de dólares de comercio recíproco.

Dentro de las actividades más importantes en las que se involucra, Chile se encuentra la exportación de “commodities”-materias primas como cobre y madera-; mientras que China entrega productos manufacturados. Según han concluido los economistas, con la posibilidad de profundización de tratados, el país asiático ve en Chile la oportunidad para invertir en el área de la energía, infraestructura y explotación de minerales.