Diario y Radio U Chile

Año XI, 25 de agosto de 2019

Escritorio

Valparaíso se moviliza para exigir el fin de la zona de sacrificio

La región de Valparaíso dijo “No a la Termoeléctrica Los Rulos”. Una manifestación que se desarrolló este viernes frente a la Quinta Vergara, en Viña del Mar, para dar a conocer el grave conflicto socioambiental que amenaza a gran parte de las comunas de esta región.

Natalia Figueroa

  Sábado 25 de febrero 2017 18:26 hrs. 
viña 2

Previo a la penúltima jornada del Festival en Viña del Mar y por tercer año consecutivo la ciudadanía se manifestó a las afueras de la Quinta Vergara exigiendo que las autoridades se hagan cargo de los problemas socioambientales que afectan a la región de Valparaíso.

En el conocido Reloj de Flores, que durante estas fechas es un punto colmado de turistas que visitan la ciudad, se desplegó uno de los lienzos donde se leía “La Quinta nunca más zona de sacrificio”.Viña 1

Una frase que alude en particular a las termoeléctricas que se pretenden instalar en la región y a la carretera de alta tensión Cardones- Polpaico que pasaría por varias de sus comunas.

Actualmente, existen doce termoeléctricas instaladas en el territorio regional como la central de Ventanas y Campiche, en Puchuncaví. Sin embargo, se proyectan otras treinta y dos para los próximos años que abastecerán la carretera eléctrica que exportará parte de la energía a Argentina. “No queremos respirar níquel como los niños de Huasco y Tocopilla”, manifestaban en medio de la marcha.

El pasado 6 de febrero la comisión de evaluación ambiental de Valparaíso aprobó la termoeléctrica Los Rulos, que se ubicaría en Limache, pese a las irregularidades que presenta. Si bien los seremis se mostraron favorables a su funcionamiento otorgaron un plazo de seis meses para que la empresa IC Power entregue un plan de compensación que explique cómo se mitigarán los impactos ambientales para no superar la norma de material particulado establecida.

Joel González, vocero de la campaña Libres de Alta Tensión, explicó que el plan de mitigación de la empresa consideraba treinta toneladas de emanación del material particulado, pero se solicitó que alcanzara  noventa toneladas más un veinte por ciento extra.viña 4

Además, la compañía debe explicar cómo pretenden medir la calidad del aire si no mantienen estaciones de monitoreo en La Campana, Lliu Lliu, Los Laureles, Quilpué y Limache donde se instalaría la central. Esto, sumado a la sobreexplotación del agua en una región decretada en sequía en más del 60 por ciento de su territorio, según explicó el dirigente.

 “Esta fue una evaluación bastante cuestionada porque tiene muchos vacíos e irregularidades en su línea base. La empresa debe evaluar la calidad objetiva del aire pero no tiene estaciones de monitoreo en norma. Por lo mismo, se le solicitó medir este indicador durante cinco años además de revisar la gran cantidad de agua que implicaría, es decir, más de trecientos mil litros en una zona de escasez hídrica”, señaló.

 Según los antecedentes que entregó la empresa en la evaluación de impacto ambiental, la central funcionaria a base de gas natural y en ocasiones excepcionales – interrupciones en el suministro- utilizaría petróleo diésel.viña 3

 Sin embargo, esto no garantiza el cuidado del medioambiente porque la empresa perdió la concesión de gas natural por diez años, según aclaró José Vallejos, integrante de la Coordinadora Marga Marga.

Los intereses en las energías “contaminantes”

Un conflicto ambiental donde se cuestiona el cambio en el uso de las energías contaminantes por las energías limpias o no convencionales. Chile posee características climáticas privilegiadas para desarrollar tecnología sobre la base de energía solar y eólica en el norte del país que podría extenderse al resto de las regiones.

Sin embargo, existen grandes intereses económicos por mantener los proyectos del primer tipo de energía que ya han sido calificados de obsoletos por su daño medioambiental. Sobre este punto se refirió Matías Madariaza, integrante de la Agrupación Valle Consiente de Limache.

“Siempre hemos dicho que el único motivo por el cual no se quiere fortalecer el uso de energías no convencionales es el menor costo que implicaría para la ciudadanía. Por la energía solar y eólica pagaríamos mucho menos que por las cuentas de luz. Es decir, ellos van a dejar de vendernos la energía”, apuntó.

Desde la comuna de Villa Alemana, Guillermo Barra, integrante de la coordinadora contra la termoeléctrica Los Rulos, precisó que esta se ubicaría a pocoviña 5s kilómetros de los sectores céntricos de estas localidades.

En Quillota se mantienen en funcionamiento cinco termoeléctricas y de sumar esta central en el sector de Los Laureles, sin duda será un perjuicio en temas tan trascendentales como el abastecimiento de agua para la población, recalcó el manifestante.

Un proyecto energético que provoca cada vez más descontento ciudadano en la región pero que sin embargo cuenta con la aprobación de sus autoridades locales.

El intendente de la región Gabriel Aldoney ha asegurado que este es un proyecto que otorgará gran desarrollo a la región y sustentable desde el punto de vista ambiental. Por lo mismo, dio un voto favorable a la termoeléctrica el 6 de febrero pasado en la comisión ambiental.

En tanto, hace algunas semanas, las comunidades tomaron conocimiento de la instalación de la termoeléctrica Tapihue II en Llay Lay. El pasado martes 21 de febrero realizaron una consulta ciudadana para tener más información al respecto y comenzar a organizarse por esta nueva central que se suma a los conflictos que hasta ahora enfrentan toda la región.