Diario y Radio Universidad Chile

Año XV, 28 de enero de 2023

Escritorio

La lucha política y judicial de la madre de Antonia Garros para conseguir justicia por muerte de su hija

Distintos sectores políticos coordinados con la familia de Antonia, trabajan en un proyecto que tipifique la inducción al suicidio. Mientras tanto, Andrés Larraín, quien fuera pareja de joven, fue formalizado en una audiencia en que incluso pudo utilizar el estacionamiento de los jueces.

Maximiliano Alarcón

  Viernes 14 de abril 2017 19:10 hrs. 
antonia garros

Compartir en

El pasado 8 de febrero nuestro país nuevamente lamentó la muerte de una mujer víctima del machismo. En Concepción, Antonia Garros, joven que hoy viernes habría cumplido 24 años, saltó desde el piso doce de un edificio ubicado en el sector Pedro de Valdivia, dando fin a su vida, la que en sus últimos años estuvo marcada por la extrema violencia de parte de Andrés Larraín, quien era su pareja.

A diferencia de otros casos de violencia contra las mujeres que se han visto en los tribunales en nuestro país, el proceso tras la muerte de Antonia ha sido más engorroso, debido a que en Chile no está tipificado el delito de inducción al suicidio, por lo que acusar al agresor, en un principio, incluso se había descartado.

Desde la partida de Antonia, su madre, Consuelo Hermosilla, no ha cesado en la lucha por conseguir justicia, tanto en tribunales como a nivel político. La idea es poder realizar una modificación al Código Penal, arma que permitiría tipificar el delito de inducción al suicidio, abriendo un nuevo escenario para condenar el maltrato.

Ya se trabaja en un borrador legislativo. Alejandra Palacios, coordinadora zonal de Revolución Democrática, señaló que el proyecto busca evitar que casos como los ocurridos a Antonia Garros se repitan: “La iniciativa responde no sólo a la muerte de Antonia, que no se suicidó, sino que la mataron. Desde ahí queremos generar un cambio cultural que va de la mano con una ley que penaliza a los abusadores en lo más amplio del término, cualquier persona que lleva a otra persona a tomar la decisión del suicidio”.

Para eso se han inspirado en modelos internacionales, tales como el español; también en casos ocurridos en otros países de América Latina, en los que se va a juicio por inducir a otro a suicidarse. Actualmente, en nuestro país está reglado sólo el auxilio al suicidio en el Código Penal, por lo tanto, para condenar este tipo de actos se tiene que acudir a conductas omisivas del homicidio. Por lo tanto, al incluir la inducción o instigación al suicidio, se facilita la posibilidad de encontrar culpables.

La idea es que el texto sume más apoyos legislativos antes de ser presentado en Valparaíso. Por lo mismo, es que también se ha sumado Andrea Molina y Felipe Kast a la idea, trabajando paralelamente.

El peso de un Larraín

En otro frente, Consuelo Hermosilla también se encuentra en una lucha en tribunales. Presentó una querella en contra quienes resulten responsables por el delito de homicidio por omisión, que es la forma en que buscan probar que hubo participación de terceros que motivaron la acción de Antonia.

El pasado jueves Andrés Larraín fue formalizado en el Juzgado de Garantía de Chiguayante, en una audiencia que incluso llamó la atención de los periodistas del lugar por la cantidad de protección alrededor del imputado. Larraín, quien es hijo de un reconocido abogado penquista, (que entre sus clientes tiene al Banco de Chile) llegó al lugar con cinco defensores encabezados por Mario Rojas, abogado cercano a la UDI que ha defendido a Jacqueline Van Rysselberghe y que es hijo de Flora Sepúlveda, ex ministra de la Corte de Apelaciones de Concepción. Fuentes judiciales de la región, relatan que Rojas es un abogado de peso, expresando que incluso no habló durante la audiencia, porque su presencia ya dice mucho en el ambiente.

Una entrada especial y la posibilidad de ocupar los estacionamientos de los jueces fueron parte de los beneficios que tuvo Andrés Larraín, quien tras sentarse en la sala, no quitó la vista del horizonte, a metros de Consuelo Hermosilla, quien lo observó prolongadamente, buscando expresarle su repudio a través de la mirada.

El tribunal no aceptó la solicitud de prisión preventiva para Andrés Larraín, dejándolo sólo con arraigo nacional y la prohibición de acercarse a los padres de Antonia.

En conversación con Diario Universidad de Chile, la madre de Antonia contó que su sentir tras la audiencia es de frustración, criticando la actitud del tribunal.

“A mí parecer, el hecho de que no hayan aceptado las cosas que pidió nuestro abogado es una mala señal de cómo está la justicia. Siento que a una mujer se le puede maltratar, humillar, y eso no va a tener ningún castigo”, dijo Consuelo Hermosilla.

En tanto, Mario Rojas, abogado de Larraín, contactado por Diario Universidad de Chile, manifestó que no daría declaraciones sobre el caso.

 

Síguenos en