Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 5 de diciembre de 2022

Escritorio

Votación en distrito diez: la sobre representación de los sectores acomodados

La votación nuevamente se concentró en las comunas de sectores socioeconómicos altos y medios, lo que deja en evidencia mayor representación de los sectores acomodados. Para el analista político e investigador de la Universidad de Talca, Mario Herrera, este distrito es uno de los más heterogéneos, lo que obliga a generar estrategias segmentadas.

Karina Palma

  Lunes 20 de noviembre 2017 6:45 hrs. 
1508949931-auno813784

Compartir en

Uno de los distritos más codiciados en estas elecciones parlamentarias fue el número diez, que comprende Santiago, Providencia, Ñuñoa, Macul, San Joaquín y La Granja, que este domingo eligieron ocho diputados.

Fueron 46 los candidatos, de los cuales el gran ganador fue el actual diputado de Revolución Democrática, Giorgio Jackson, que fue reelegido con el 23,7 por ciento de los votos, arrastrando a sus compañeros de lista y partido Gonzalo Winter (1,2) y Natalia Castillo (1,02).

Por su parte, la derecha también aseguró escaños con la reelección de Marcela Sabat (12,5), quien consiguió que su compañero de Renovación Nacional, Sebastián Torrealba (2,33), también obtuviera un puesto en el Congreso.

El ex ministro de cultura, Luciano Cruz-Coke (8,73) de Evópoli también se suma a la nueva lista de parlamentarios de derecha junto a Jorge Alessandri (7,06), hermano del actual alcalde de Santiago.

Un poco más abajo la Nueva Mayoría solo logró la reelección de la socialista Maya Fernández (6,51), perdiendo al demócrata cristiano, Claudio Arriagada (4,12) y al militante del Partido por la Democracia, Ramón Farías (3,26). Estos actuales diputados del ex distrito 25 que agrupaba a La Granja, Macul y San Joaquín.

Otro que no consiguió un escaño, a pesar de obtener el 5,79 por ciento de los votos, fue el ex precandidato presidencial del Frente Amplio, Alberto Mayol.

Un distrito con grandes diferencias

El distrito diez surge de la unión de los distritos 21 (Providencia y Ñuñoa), 22 (Santiago) y 25 (La Granja, Macul y San Joaquín), donde eran elegidos dos diputados. Las diferencias entre cada una de las comunas que lo conforman, lo posicionan como uno de los territorio más heterogéneos.

Así lo confirmó el analista político e investigador de la Universidad de Talca, Mario Herrera, quien señaló que este tipo de composición obliga a las candidaturas a generar estrategias segmentadas de campaña, dependiendo del electorado al cual se apunte.

“Sin lugar a dudas el distrito diez tiene comunas muy disímiles. Esto fomenta la idea de tener estrategias segmentadas, una más programática para los sectores de mayores ingresos y una más clientelar para la parte más popular”, sostuvo.

La diferencia entre las comunas que conforman el distrito diez se manifiesta en la Encuesta Casen del año 2015, la cual mide tanto pobreza por ingresos como multidimensional. Esta última incluye cinco categorías: redes y cohesión social, vivienda y entorno, trabajo y seguridad social, salud y educación.

En cuanto a pobreza por ingreso Providencia presenta a penas un 0,7 por ciento, Ñuñoa un 2,7, Macul un 5,3, Santiago un 5,9 y La Granja un 7,2. Lo mismo ocurre con la pobreza multidimensional, donde mediante el mismo orden anterior cifras se ubican entre el 4,6 por ciento y el 24,5 por ciento.

En tanto, el Índice de Calidad de Vida Urbana 2017 (ICVU), desarrollado por la universidad Católica en conjunto con la Cámara Chilena de la Construcción. El estudio mide “las condiciones de vida de la población generadas a partir de las actuaciones y dinámicas de transformación del espacio urbano, inducidas por actores públicos, privados y la sociedad civil, mediadas y comparadas con información estadística provista por fuentes oficiales públicas y privadas”.

Además de ciudades y áreas metropolitanas, el ICVU se focaliza en comunas con más de 50 mil habitantes, es decir, 93 de un total de 342. En cada uno de estos territorios el índice se establece en relación a los siguientes factores: vivienda y entorno, conectividad y movilidad, salud y medio ambiente, condición laboral, condiciones socio culturales y ambiente de negocio.

De este modo, Providencia y Ñuñoa se encuentran entre las diez comunas con el índice más alto, alcanzando un 71,1 y 54,2 respectivamente. Santiago por su parte cuenta con un ICVU de 50,4. Estos tres lugares se encuentran con un rango superior respecto del resto de las comunas del país.

En el rango promedio, que va entre un índice de 37,9 y 47,9, está Macul con 47,8 y San Joaquín con 38,2. Mientras que La Granja posee un ICVU de apenas 33,9.

La votación

De acuerdo a un informe elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Chile ha experimentado una fuerte caída en la participación electoral llegando a un 36 por ciento en las pasadas elecciones municipales.

Si esta cifra es desmembrada por comuna, específicamente entre las comunas de la Región Metropolitana se evidencia una brecha socioeconómica, donde entre los jóvenes de 18 y 24 años, los mayores índices de participación se encuentran en Lo Barnechea, Vitacura, Providencia y La Reina, mientras que la abstención se concentra en comunas como La Pintana y La Granja.

Para el analista de la Universidad de Talca, “la cantidad de gente que vota por comuna puede servir como una aproximación. El candidato que apunte hacia San Joaquín o hacia La Granja probablemente tiene menos oportunidad que el que apuntó hacia Providencia”.

“Ahora los distritos son más grandes y hay mayor cantidad de candidatos, lo cual obliga a que se destine una mayor cantidad de recursos para alcanzar un territorio mayor tanto en extensión como en cantidad de electores”, agregó.

Ya sea porque son más grandes o porque más personas se acercaron a votar, finalmente la cantidad de electores que este domingo terminó escogiendo un diputado para el distrito diez se concentró en Santiago, Providencia y Ñuñoa, las comunas con más ingreso económico y calidad de vida del territorio, según los datos expuestos anteriormente.

Así, del total de votos emitidos en el distrito, solo Providencia (19,1) y Ñuñoa (24,1) concentran sobre el 43 por ciento, cifra superior a la obtenida si se suman los sufragios de La Granja (9,8), Macul (10,8) y San Joaquín (8,5), que representan a penas al 29 por ciento aproximadamente de los electores de la zona. Mientras que Santiago, una de las comunas con más mesas del país, concentró alrededor del 27,6 por ciento de los votos.

Esto explica que aunque Claudio Arriagada (DC) haya sido mayoría en La Granja, con el 26,62 por ciento y Ramón Farías (PPD) sea el segundo más votado en San Joaquín con el 11,27 por ciento de los votos, queden fuera del Congreso. No obstante, se debe reconocer que la votación más transversal fue la de Jackson, la cual superó el 17 por ciento en todas las comunas, obteniendo el máximo en Santiago, donde conquistó al 28,95 por ciento de los electores que sufragaron.

Síguenos en