Diario y Radio U Chile

Año XII, 3 de julio de 2020

Escritorio MENÚ

Gobierno enfrenta nuevas presiones por “Operación Huracán”

Mientras siguen sumándose voces a la petición de salida del general director de Carabineros, La Moneda informó que realizarían nuevas pericias con el fin de evaluar el cierre de la investigación. Abogados critican la decisión, asegurando que lo mejor en el caso es respaldar al Ministerio Público en su decisión de cerrar el proceso.

N. Massai y P. Campos

  Lunes 29 de enero 2018 18:52 hrs. 





Mientras el nuevo presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito, calificaba de “grave” todo lo sucedido por el presunto montaje de la “Operación Huracán”, el Gobierno informaba que se revisará el cierre de la causa.

A través de un comunicado de prensa, desde La Moneda indicaron que solicitarán nuevas diligencias con el fin de estudiar el posible fin de la investigación, pese a que el Ministerio Público ya había anunciado su intención de cierre en una causa que desde octubre no se agiliza en el Poder Judicial.

Según indicaron desde el ministerio del Interior “no resultaría procedente el cierre” toda vez que quedarían trámites pendientes de resolución:
“Estas diligencias consideran el requerimiento de un conjunto de información a empresas de tecnología, además de la realización de una serie de peritajes”.

Hasta que ese procedimiento no culmine, las autoridades reiteraron su intención de mantener abiertas las indagatorias por las que en septiembre se detuvo a ocho comuneros mapuches acusados de asociación ilícita terrorista.

Los cuestionamientos a la decisión vinieron de inmediato, uno de ellos fue el del abogado Gonzalo Medina, el profesor de la Universidad de Chile piensa que la mejor opción que tiene el Gobierno es respaldar la decisión de la Fiscalía. El jurista explicó que la acción de no perseverar es inapelable” lo que le pone término a la investigación hasta que existan nuevos antecedentes que ameriten su reapertura. “El querellante (gobierno) lo que puede hacer es decidir forzar la acusación, esto es llevar el asunto a una audiencia de preparación de juicio sin la Fiscalía”, dijo por la prensa.

La experta en seguridad ciudadana Lucía Dammert afirma que aún se espera una reacción fuerte por parte del Gobierno. “Es evidente que el Ejecutivo está impactado con la noticia y que su respuesta ha sido poco contundente para el nivel de las problemáticas que se enfrentan”.

Según la socióloga, la decisión de la Fiscalía de hacer pública la investigación por supuestas irregularidades en las pruebas presentadas por la policía uniformada contra ocho comuneros mapuche en La Araucanía, generó un nuevo golpe al alto mando de la Institución.

Durante la tarde se confirmó que la fecha de audiencia donde se revisaría el posible cierre del caso sería trasladada para el 9 de febrero. La instancia estaba originalmente fijada para llevarse adelante este 31 de enero en el Tribunal Oral en lo Penal de Temuco.

Las críticas de Brito

“La situación merece la atención de todos. Es preocupante” esa fue la frase escogida por Haroldo Brito para referirse a las pruebas recogidas por la Dirección de Inteligencia de Carabineros (Dipolcar) con las que se afirmó la conexión entre los comuneros.

“Hay un problema de fiabilidad de la prueba” agregó explicando que esta situación está tensionando al sistema completo.

Para el Presidente de la Corte Suprema “si se llegan a confirmar las acusaciones, alguien tendrá que adoptar las medidas correspondientes”.

Diputados insisten en salida de Villalobos

Un día después de desatarse la polémica en medio de la cuestionada Operación Huracán, cuando la atmósfera no disminuía en su tensión, el general director de Carabineros, Bruno Villalobos, salió del país a unas vacaciones en Miami. Ese hecho provocó que el Ministerio del Interior publicara este martes un comunicado en el que se explicita que “se le ha indicado a la autoridad policial que suspenda su feriado legal y retome sus funciones a la brevedad”; tal cual como regresó el jefe de esa cartera este mismo lunes, Mario Fernández.

El comunicado de prensa emanado desde la secretaría de Estado marcaba, a su vez, el primer distanciamiento público de la administración de Michelle Bachelet con Villalobos, lazo inquebrantable incluso en los días más complejos de la investigación por malversación de caudales públicos al interior de la institución que dirige.

En tanto, el  mundo político reaccionó de forma contundente ante esta ausencia en medio de la crisis. Gonzalo Navarrete, presidente del PPD, fue tajante respecto de la actitud que tomó el general director de Carabineros. “Comete una grave equivocación. Revela que él no evalúa la gravedad de la situación que está viviendo la institución, y por lo tanto, la necesidad de que la persona que está a cargo conduzca la resolución del problema interno”, dijo, y agregó que Villalobos debería demostrar que esta situación le importa, “porque cuando uno tiene una responsabilidad del mando de esa envergadura, se debería hacer cargo de un problema que coloca en cuestión todo el sistema de protección ciudadana”.

Respecto de si el gobierno debiera solicitarle la renuncia, el hombre del PPD dijo que todavía no hay antecedentes para tomar una decisión así.

Leonardo Soto, diputado del Partido Socialista, tuvo una opinión distinta. El también miembro de la Comisión Investigadora de las irregularidades de Carabineros se atrevió incluso a decir que probablemente en el gobierno se esté tomando, en estos momentos, la decisión acerca de la continuidad del general director.

“Junto con volver al país, el pasó lógico es sin duda pedirle la renuncia. El primer párrafo del comunicado se señala que en algunas ocasiones tienen que hacerse efectivas las responsabilidades administrativas y políticas. Creo que Carabineros ya rebasó el vaso. Es muy probable que los días del general Villalobos estén contados. Eso espero yo, de verdad”, indicó.

Asimismo, el parlamentario añadió que le parece “un grave error el hecho de tomar vacaciones por cerca de un mes, en circunstancias que la institución requiere su presencia. Habla de una autoridad que no está en sintonía con las responsabilidades que tiene”.

Por su parte, Francisco Undurraga, presidente de Evópoli, se refirió a esta misma situación. “Creemos que lo que está pasando no solamente en Carabineros, sino que en la institucionalidad, con los fiscales y tribunales es muy grave para el país. La renuncia se le debe pedir en la medida que estemos seguros de que lo que sucedió es verdad. Lo primero que tenemos que hacer es aclarar la situación”, dijo.

Si bien desde La Moneda se descartó, por ahora, poner fin a la dirección de Villalobos, están a la espera de lo que diga la investigación que lidera Julio Pineda en Temuco.

El general ayer se reunió en la casa de Gobierno con el retornado ministro del Interior, tras la junta dijo brevemente que no se sienten cuestionados como institución. “Es una situación lamentable, pero que seguro llegará a una solución”, momento en el que agregó que todas las otras investigaciones que lleva adelante carabineros seguirán su curso normal.