Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Cuando Europa jugaba en el barro

I believe in miracles, disponible en Netflix, relata cómo el Nottingham Forest pasó de ser un club agonizante en la segunda división inglesa a reinar en el continente.

Rodrigo Alarcón

  Domingo 25 de febrero 2018 9:15 hrs. 
Forest v FC Koln 1979





“¡Ahí está la gente, ahí hay gente!”, grita un jugador del Nottingham Forest sobre un bus descubierto que lo traslada junto a todos sus compañeros. Vuelven a casa luego de ganar la Copa de Europa en Münich, en un juego de leyenda ante el Malmö FF sueco, pero todo parece una fantasía. Incluso para ellos, que hasta ese momento no estaban seguros si alguien saldría a saludarlos. “¡¿Hooolaaaa?!”, llamaba otro futbolista, luego de recorrer un par de kilómetros sin ver a nadie en las veredas.

De escenas entrañables y cómicas como aquella está plagado I believe in miracles, documental de Jonny Owen que se puede ver en Netflix y que relata la prodigiosa metamorfosis que el club inglés experimentó a fines de los años 70: de ser un cuadro moribundo, que deambulaba sin mayor éxito por la segunda división, a conseguir la liga inglesa, copas locales y un bicampeonato en la Copa de Europa, la actual Liga de Campeones. Todo eso en cuatro temporadas consecutivas.

Hacen milagros: Peter Taylor y Brian Clough.

Hacen milagros: Peter Taylor y Brian Clough.

El protagonista absoluto del documental es Brian Clough, un director técnico único en su especie: polémico, gracioso, carismático, insolente. Junto a Peter Taylor, fue el cerebro de un equipo que consiguió el ascenso y de inmediato comenzó a derribar obstáculos que parecían imposibles. ¿Debut en Primera frente al Everton en un repleto Goodison Park? Victoria 3-1, luego de un inicio de espanto. ¿Visita a Old Trafford? Goleada 4-0 y baile al Manchester United. ¿Estreno en Europa frente al todopoderoso Liverpool, el campeón defensor? Clasificación en el intimidante Anfield Road. ¿Ir a Atenas, Zurich, Colonia? El Nottingham Forest saltó cada una de esas vallas hasta conseguir la Copa de Europa y cada episodio está en el documental, que se da el lujo de apenas aludir al bicampeonato obtenido en Madrid, un año más tarde.

Brian Clough no solo es el protagonista por ser el líder de aquel equipo, sino por su carácter y labia. Owen rescató abundante material de archivo y entrevistas que dan cuenta de su ingenio, pero también otorga espacio a sus ex dirigidos para que lo retraten. En su extrema sencillez, por ejemplo: “Patea la pelota. Si la tienes un momento, se la das a alguien que sepa jugar”, era una instrucción que podía darle a uno de sus futbolistas. En su excéntrico relajo, también: “Si me entero que estás entrenando en tu día libre, te multo”, era una amenaza que podía llegarle a quien quisiera estirar las piernas en uno de los múltiples días libres que le daba al plantel.

Propulsado por una estupenda banda sonora, dominada por el soul, el funk y el disco de la época (Jackson Sisters, Gloria Gaynor, Edwin Starr y hasta los Velvet Underground), I believe in miracles es también una mirada algo nostálgica sobre el fútbol de los 70, un fútbol que hoy parece de tiempos remotos. Un fútbol todavía algo amateur, quizás más ingenuo, definitivamente más sobrio. Sin redes sociales, sin tatuajes, sin peinados extraños, sin festejos para las cámaras, sin butacas, sin VAR.

El Nottingham Forest de este documental es un equipo que celebra sin estridencia cuando gana su primera Copa de Europa, cuyos jugadores se ríen de sí mismos y parecen parroquianos de un pub antes que modelos publicitarios. Es un equipo que se entrena en un parque y que a mediodía parte a tomarse unas copas, en una expedición liderada por el propio Clough. Es un equipo cuyo espectáculo no era para las lustrosas canchas europeas de hoy, sino para partidos como el vibrante 3-3 frente al Colonia, por semifinales de la Copa de Europa. Un equipo para brillar en el barro.

Foto principal: 11 de abril de 1979: Archie Gemmill en la semifinal europea, 3-3 frente al Colonia  en el City Ground. Fuente: National Football Museum.