Diario y Radio U Chile

Escritorio

Trece países latinoamericanos acusan violación de DD.HH. en Nicaragua

Gobiernos expresaron su preocupación y condenaron la violencia que sacude al país centroamericano, donde más de 300 personas han muerto producto de las manifestaciones contra el Presidente Daniel Ortega.

Diario Uchile

  Lunes 16 de julio 2018 21:12 hrs. 
nicaragua

El ministerio de Relaciones Exteriores dio a conocer este lunes una declaración en la que trece países latinoamericanos denuncian la “violación de los Derechos Humanos” en Nicaragua, país donde una ola de protestas ha provocado la muerte de más de 300 personas.

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay firmaron el comunicado conjunto.

El primer punto de la declaración manifiesta su preocupación “por la violación de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales y su más firme condena a los graves y reiterados hechos de violencia que se vienen produciendo en Nicaragua y que han provocado hasta la fecha la lamentable pérdida de más de 300 vidas humanas y centenares de heridos; la represión y violencia contra estudiantes y miembros de la sociedad civil, así como la tardanza en brindar asistencia médica urgente a los heridos”.

En esa línea, el comunicado exige el cese de los actos de violencia e intimidación hacia la sociedad nicaragüense y el desmantelamiento de los grupos paramilitares, además de pedir la reactivación del diálogo “dentro de un clima de respeto a las libertades fundamentales, que involucre a todas las partes”.

Los países que firman la declaración apoyan también a la Conferencia Episcopal de Nicaragua, para que continúe su labor “en pro de la búsqueda y promoción de soluciones del conflicto”, y destaca las visitas de representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Finalmente, la declaración llama al gobierno nicaragüense y los actores sociales para que “participen constructivamente en negociaciones pacíficas con resultados concretos que aborden los desafíos fundamentales del país, de forma pacífica, incluido el fortalecimiento de las instituciones democráticas, la implementación de las recomendaciones de la Misión de Observación Electoral de la OEA y la celebración de elecciones libres, justas y oportunas, en un ambiente libre de miedo, intimidación, amenazas o violencia”.